Mar 192013
 

Crónica del primer fin de semana de la temporada 2013

articulo_australia_04[1]Primera carrera y primeras sorpresas: Lotus y Räikkönen son los vencedores frente a un equipo, Red Bull, que se ha desvanecido desde que se apagaron los semáforos rojos en Melbourne. Pese al podio de Vettel (tercero), la veteranía impone su ley: seis de los nueve primeros clasificados son treintañeros. Räikkönen es el segundo piloto de más edad en la parrilla y el más veterano de la Fórmula 1 actual. Aunque la fuerte lluvia del día anterior no estuvo presente en Melbourne, sí que lo estuvo la emoción y las estrategias clásicas de la Fórmula 1. Y es que el espectáculo ya está en marcha.

No podía empezar con más incertidumbre, polémica y emoción la temporada 2013: la lluvia inundaba el trazado el sábado. Si ya de por sí poca emoción le faltaba a la primera sesión oficial del Gran Premio de Australia, con todas las incógnitas de la primera clasificatoria del año, la lluvia se encargó de inundar los nervios al retrasar el inicio con una señora tormenta que encharcó el trazado de Albert Park.

Mientras las aves campaban a sus anchas gracias al silencio reinante de unos motores apagados, los voluntarios se ponían los impermeables para, con cepillos en mano, tratar de desaguar el asfalto cuya temperatura se igualaba a la del ambiente: 17 grados. Mientras quien más y quien menos repasaba las nuevas normas de la calificación (limitación del alerón móvil a las zonas demarcadas –como en carrera-, seis coches eliminados en las dos primeras tandas, etc.), la dirección decidía retrasar otros veinte minutos más la primera tanda.

Cuando se inició, Giedo van der Garde no tardaba en destrozar su alerón delantero. Poco después, Lewis Hamilton tenía que dar marcha atrás para reincorporarse a la pista tras un semitrompo en la primera curva que trastocó su alerón trasero. Nico Rosberg aprovechó ser el primero y tener la pista limpia por delante, mientras el resto tenía que barajarse para encontrar algún hueco.

Felipe Massa protagonizó un espectacular accidente que comprometió su alerón delantero, mientras Hamilton continuaba en la pista pese a un alerón trasero muy dañado. A sólo cinco minutos del final, varios equipos decidieron montar neumáticos intermedios, pero la lluvia decidió hacer de nuevo de las suyas cuando arreció al mismo tiempo que Jenson Button se hacía con la primera posición, poco antes de que lo hiciera Fernando Alonso. Los accidentes de Charles Pic y Esteban Gutiérrez (prácticamente idéntico al de Massa) pusieron punto y final a la primera tanda. Rosberg finalmente fue el más rápido, seguido de Alonso y Romain Grosjean.

La primera sesión dejó emociones demasiado fuertes, mucha acción dentro y fuera de la pista y los seis primeros eliminados: Pastor Maldonado (cuyo compañero de equipo, Valtteri Bottas, le ganó al conseguir la 14ª posición), Gutiérrez, Jules Bianchi, Max Chilton, Van der Garde y Pic. La lluvia volvía a aparecer en el primer descanso, retrasando de nuevo su inicio y suspendiendo finalmente las dos tandas restantes, que se disputaron el domingo por la mañana.

 

VETTEL NO SE ESCAPA

Tras la inédita clasificatoria del domingo, el apabullante dúo de Red Bull, Sebastian Vettel y Mark Webber, hacía de las suyas, y un contentísimo Hamilton lograba una importante tercera posición en la parrilla para su primera carrera con Mercedes; un inicio de relación prometedora. Mientras, Rosberg tenía que conformarse con el sexto lugar. Massa sorprendía superando a Alonso por la cuarta posición, mientras que Raikkonen lograba la séptima plaza. Pero todo iba a cambiar en la carrera.

Al darse la salida, Alonso pronto daría cuenta de Webber (que protagonizó una de sus típicas malas salidas en la que cayó al séptimo puesto, esta vez perjudicado por el KERS) y de Hamilton, más adelante, con un gran adelantamiento en la salida de la segunda frenada del circuito. Y aunque lograba emparejarse con su compañero de equipo en un duelo espectacular, no pudo con él.

Hamilton (que en principio iba a dos paradas) hacía de tapón sobre Raikkonen, y se vivieron momentos de gran tensión con ambos y aguerridos pilotos forzando al máximo las trazadas, hasta que el finlandés logró el cuarto lugar. Pese a todo, Hamilton mantenía esperanzas: “Conseguí que los superblandos nos duraran más que al resto”, aseguraba el inglés de Mercedes.

Al frente, Vettel no se escapó como se esperaba, y aquellas enormes diferencias respecto al pelotón (típicas imágenes en los últimos años de dominio de Vettel y RBR) no existieron: Massa se mantuvo siempre a menos de un segundo respecto del alemán en las primeras vueltas. El brasileño de Ferrari demostraba que no era tan lento como parecía, y marcaba la vuelta rápida en el segundo giro. Pero Alonso nunca se despegó de él y aprovechó la activación del alerón trasero móvil desde la cuarta vuelta para estar al acecho.

 

LOS BOXES ALTERAN LAS POSICIONES

Button iniciaba el baile de los repostajes en la quinta vuelta para poner neumáticos medios. Acto seguido le calcarían Webber, Grosjean, Gutiérrez, Bottas y Chilton. Los de cabeza se mantenían en la pista, con un trío importante formado por Vettel, Massa y Alonso, todos ellos separados entre sí por un segundo y medio. Mientras Vettel seguía siendo el más rápido, no conseguía separarse del todo, al ser solamente una décima más rápido que los Ferrari en el primer sector.

Finalmente paró en la octava vuelta, dejando a ambos F138 al frente. El español iba al límite para tratar de que su compañero no se despegara y, a sabiendas de que él iba a parar antes, trató de tirar al máximo, lo que le hizo forzar hasta rozar la salida de la pista en la rápida curva Hill. Alonso heredaba la primera posición con la parada de Massa, hasta que él mismo entró en boxes en la vuelta novena. Justo detrás Raikkonen hacía lo mismo.

Tras las primeras paradas, Vettel volvía a situarse por delante de ambos Ferrari, y Alonso no pudo adelantar a Massa en boxes. Maldonado perdía la concentración y se salía de la pista en la primera curva cuando Alonso se reincorporó saliendo de boxes: “Ha sido decepcionante”, declaraba el venezolano. “Perdí el tren trasero y acabé en la grava”.

Sin haber parado, ambos Mercedes se ponían al frente con el Force India de Adrian Sutil (en su regreso tras un año de ausencia en la F1) en la tercera posición con neumáticos medios, al contrario que la mayoría de los coches. “Fue la decisión correcta”, asegura el alemán. Hamilton paraba en la 13ª vuelta y se reincorporaba en la octava posición, mientras que poco más tarde lo hacía su compañero, Rosberg, que volvía a la pista justo por delante de Button, dejando a Sutil con el pseudo-liderato de la carrera: "Tenía un ritmo rápido y el coche iba muy bien con los medios, así que no tardé en ponerme primero cuando los primeros pararon", aseguró el alemán. "Ha sido la primera vez que lidero una carrera".

Tras el cambio de neumáticos, los Ferrari se mostraban más rápidos, con mejores tiempos en dos de los tres sectores respecto a Vettel en las primeras vueltas, hasta que los tiempos se estabilizaron con los alerones móviles. Sutil aguantaba el tipo sin parar (igual que Sergio Pérez, que finalmente paró antes que el Force India, en la vuelta 16ª), y lograba mantener a raya a los dos Ferrari e incluso a Vettel, que no lograba ni siquiera pegarse a él. En la cabeza de la carrera se formó un interesante pelotón de cinco pilotos separados por menos de cinco segundos, con coches y equipos a diferentes estrategias.

 

LOS NEUMÁTICOS MEDIOS MANDAN

La hazaña de Sutil se agigantaba cuando el alemán lograba despegarse más de un segundo respecto a Vettel en la 19ª vuelta, lo que le daba la ventaja de que el de Red Bull no podía activar su alerón trasero móvil. La parada en esos momentos de Webber despistaba a los expertos, pues hipotecaba su carrera con una 17ª posición al montar otro juego de neumáticos medios.

McLaren sospechaba que casi todos iban a ir a tres paradas, y parecía confirmarse cuando Alonso (por detrás de Massa) adelantó su estrategia y paró en la 20ª vuelta; montó otro juego de medios y salió en la séptima posición. El brasileño estaba confundido: el español se benefició de unos neumáticos más nuevos para adelantarle. Detrás de Alonso también pararon Button, Sutil (al fin) y Vettel, que perdió la posición respecto a Alonso.

Sutil logró permanecer por delante del asturiano y el alemán, pero el español pudo sobrepasarle con un gran adelantamiento en la segunda curva. Poco después, Vettel haría lo propio y al fin dejaba atrás al correoso piloto de Force India. Eso le mandaba directamente a enfrentarse al Ferrari del bicampeón justo cuando se anunciaba que la lluvia iba a hacer acto de presencia antes de que la carrera terminara.



MASSA ARREMETE CONTRA FERRARI

Hasta ese momento, la presión de Vettel sobre Alonso empezaba a preocupar a los de Maranello, mientras que el finlandés Bottas protagonizó su primer abandono al salirse de la pista en la primera curva. Webber, a pesar de no contar con el KERS en la primera parte de la carrera, iniciaba su remontada marcando el mejor tiempo y subiendo ocho posiciones. Finalmente se demostró que su estrategia no era ni tan extraña ni tan errónea; sin su mala salida en parrilla, el australiano podría haberse lucido delante de su público en posiciones más ventajosas. Por su parte, la retrasada y segunda parada de Massa comprometía su carrera al caer por detrás de Sutil en su reincorporación, perdiendo todo el trabajo conseguido hasta entonces, para pena de todos los brasileños, que estaban emocionados con la gran carrera protagonizada hasta entonces por el de Sao Paulo. Él se mostró muy enfadado con su propia escudería: "No estoy contento", declaraba Massa nada más bajarse del coche. "Estaba ahí, luchando en la segunda posición, cerca de Sebastian, y de repente Alonso paró antes de tiempo… Para ser honesto, fue un riesgo, pero funcionó".

 

 

RAIKKONEN ALCANZA EL LIDERAZGO

La carrera de Rosberg llegaba a su fin en la vuelta 27ª por una rotura, dejando a Hamilton en la segunda posición (a la espera de su segunda parada) como el único representante de Mercedes sobre la pista: “Un problema eléctrico acabó con mi carrera”, se lamentaba el alemán tras la prueba. “Una pena, porque tenía pensado ir a dos paradas y podía haber conseguido un buen resultado”.

Raikkonen, que tampoco había hecho todavía su segunda parada, heredaba la primera posición; parecía irreal, en un principio, pero su estrategia a sólo dos paradas la convertiría en muy real. Por detrás de Hamilton contenía a Alonso, seguido por Vettel, Sutil y Massa. La tortilla había dado la vuelta. Massa, enfadado con su propio equipo, inició un precioso duelo con el Force India de Sutil para tratar de remontar cuando las primeras y tímidas gotas parecían querer a empezar a caer. Sobre un complicado asfalto resbaladizo y con los neumáticos medios de seco, todo se volvía a complicar. Y todavía quedaba la mitad de la carrera por disputarse.

 

ALONSO LIDERA VIRTUALMENTE

Hamilton, que no había parado todavía, supuso un tapón importante para el español, que tuvo que esforzarse al máximo para tratar de sobrepasarlo. No fue fácil: el británico estaba empeñado en lucirse con su nuevo equipo y, pese a ir a estrategias diferentes, el duelo fue intenso y a punto estuvo de terminar con ambos fuera de la pista. En la curva Ascari, Alonso trató de adelantarlo por fuera, pero Hamilton se pasó de frenada defendiéndose.

Alonso, muy atento, se percató de que el Mercedes había perdido el control, y abortó el adelantamiento para evitar el toque. De esta manera se quedó detrás de él y, en la siguiente curva realizó sin problemas el adelantamiento. Hamilton paró justo en esa vuelta, con unos neumáticos ya en las últimas; con otro juego de medios salió de boxes séptimo por detrás de Di Resta.

El incidente, en cualquier caso, acercó a Vettel a Alonso, separados ahora por menos de un segundo. El buen ritmo de Alonso hizo que se despegara de nuevo, marcando la vuelta rápida en la trigésimo tercera. Con la parada, finalmente, de Raikkonen (en la 35ª vuelta, saliendo quinto por detrás de Massa), Alonso alcanzaba por fin la primera posición, liderando contundentemente la carrera al ser el más rápido sobre la pista. No duraría mucho.

 

DOS PARADAS DAN LA VICTORIA A RAIKKONEN

La estrategia de Lotus iba dando sus frutos poco a poco: Massa paró por tercera y última vez en la vuelta 37ª y se reincorporó con neumáticos medios en la sexta posición. Justo después lo hacía Vettel, cayendo al quinto lugar por detrás de Hamilton, a quien adelantaría al instante limpiamente en la primera curva (Massa también lo haría poco después).

Button y Grosjean paraban igualmente a la vez sin problemas. Finalmente, Alonso visitaba boxes dos vuelas después. De esta manera, el español de Ferrari dejaba el liderazgo para no volver a recuperarlo. Sutil era de nuevo el líder completando una estrategia de dos paradas; detrás, Raikkonen y Alonso. Todo estaba previsto por Lotus, pues el finlandés ya había completado todas sus paradas y no pensaba volver a visitar los boxes.

Así pues, si el español quería ganar la primera carrera de la temporada debería pasarlo en la pista. Una empresa nada fácil, pese al buen ritmo del F138 (vuelta rápida en la 41ª vuelta; repetiría dos vueltas más tarde).


RAIKKONEN LIDERA ADELANTANDO

La remontada de Webber en esos momentos, con un gran adelantamiento sobre Di Resta, le llevó a la octava posición (más tarde subiría a la séptima al adelantar a Vergne). Hamilton caía al sexto lugar con su última parada en boxes para montar, como no, neumáticos medios (la poca lluvia caída finalmente desapareció). Aunque todos sabían que Sutil tenía que realizar todavía su última parada y abandonar la primera posición, Raikkonen no quería esperar, y lo adelantó grácilmente para escaparse de Alonso.

Ya sólo quedaban diez vueltas para el final de la carrera y el finlandés imponía su ley claramente. Sutil ponía a prueba las dotes de Alonso como piloto y su paciencia al volante al quedarse sobre la pista con sólo una parada realizada, siendo mucho más lento que el Ferrari. Pero con pericia el español se libró de él en la llegada a la segunda frenada del circuito. Sutil paraba finalmente a continuación y al fin las primeras posiciones eran 'reales': Raikkonen, primero; Alonso, segundo; Vettel, tercero; Massa, cuarto; Sutil, quinto.

Más de seis segundos separaban a Alonso de Räikkönen. Una distancia insalvable. Vettel, contra todo pronóstico, estaba sufriendo con sus neumáticos, marcando pasadas de frenada y derrapadas que le pusieron al límite del asfalto, y no por tratar de ganar posiciones (como le ocurrió a Alonso algunas vueltas antes luchando por la primera posición), sino simplemente por mantenerse en la pista en la tercera plaza. El propio piloto alemán lo confirmaba tras la carrera: “Fuimos muy agresivos con los neumáticos mientras otros lo hacían mejor”.

 

SUTIL SE DESVANECE

La victoria de Raikkonen parecía segura cuando se comprobó que el ritmo del Lotus era incontestable: aumentando su ventaja sector tras sector, vuelta tras vuelta. Sólo la lluvia podría desbaratar ya un podio bastante sólido. Pero ésta sólo fue una amenaza en las previsiones hasta la bandera de cuadros. Sutil se encargó de animar las últimas vueltas, con un ritmo muy pobre, siendo presa fácil de Hamilton, primero, y entablando un pequeño duelo con Webber, después.

Tras haber sido protagonista en las primeras posiciones durante gran parte de la prueba, la carrera de Sutil se desvanecía a pocas vueltas del final, para lograr un (sin embargo) nada desdeñable séptimo lugar, por delante de su compañero de equipo, Di Resta: “Con los superblandos fue mucho más difícil con problemas de ampollas y perdí varios puestos”, declaró el germano.

 

ÚLTIMO SUSTO DE ALONSO

En cabeza quedaba claro que la buena gestión de los neumáticos de Raikkonen y Alonso fue la clave para el éxito, aunque Massa asegura que él habría podido hacer lo mismo con la estrategia del español. El susto para Alonso llegó a tres vueltas del final, cuando en la última curva estuvo a punto de llevarse por delante a Pic al tratar de doblarlo.

No fue así, y Alonso pudo completar una dura carrera llegando segundo, incapaz de acercarse a Raikkonen, muy sólido con sólo dos paradas realizadas y marcando la vuelta rápida final de la carrera en los últimos compases. Pérez quiso remendar su complicado fin de semana de estreno en McLaren tratando de adelantar a Grosjean para terminar décimo y poder puntuar. Pero finalmente le fue imposible y se quedó undécimo. El compañero del francés lo pasaba bastante mejor: cruzó primero la línea de meta para firmar su vigésima victoria en Fórmula 1, la primera de 2013.

Lotus estallaba en una fiesta merecida, mientras Alonso llegaba segundo a más de doce segundos de distancia. Vettel, Massa, Hamilton, Webber y los dos Force India completaban las primeras posiciones. Button, noveno, pasaba la línea de meta por delante de Grosjean, último de los pilotos en puntuar.

 - Salida del GP de Australia


LOS MAYORES, AL PODER

Dieciocho carreras consecutivas puntuando convierten a Raikkonen en el piloto más regular del momento y, lógicamente, en el primer líder de 2013. Hace doce años que el finlandés debutó precisamente aquí, en Melbourne, en 2001 a los mandos de un Sauber. En aquella carrera ya impresionó, con un gran sexto lugar. En esa carrera también debutó Alonso, aunque a él (con un vetusto Minardi) le fue bastante peor: fue 12º a dos vueltas del líder. Hoy ambos pisan los dos primeros lugares del podio; después de Button (que debutó en 2000), son los pilotos más veteranos de la parrilla.

Con 33 primaveras, Raikkonen además es el segundo de más edad (Webber tiene 36 años). A Alonso tampoco podría considerársele un chaval, pues con 31 años es el quinto de más edad de la parrilla de 2013. Pero, como hemos visto en Australia, está claro que en Fórmula 1 la experiencia es un grado. En el podio hemos visto a los pilotos con más títulos conseguidos: Vettel (tres), Alonso (dos) y Raikkonen (uno). Fuera del podio, sólo Button y Hamilton son campeones mundiales.

En nuestros ojos, después de la tormenta de agua y velocidad, permanece el brillo de la sed de carreras saciada, y la ilusión de repetir dentro de sólo una semana. Ese brillo de comprobar que este deporte sigue haciéndonos trasnochar, madrugar y pasar horas delante de la televisión, con litros de café y kilos de pasión.

Vía cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)