Jul 032019
 

Toyota tiene todo el programa listo a la espera de su decisión

Video thumbnailSólo falta la firma de Fernando Alonso. Toyota tiene todo, absolutamente todo, listo para preparar el desembarco del asturiano en el Rally Dakar, pero el ovetense no termina de firmar, pese a que hasta los japoneses confiaban en que después de concluir las 24 Horas de Le Mans y el Mundial de Resistencia, y estar libre de compromisos deportivos -no hará más test con McLaren- no tendría problema en confirmar su presencia en el raid.

Sin embargo, Alonso sigue teniendo un ojo en el Gran Circo. El bicampeón del mundo aún confía en un giro de acontecimientos que le permita acceder a un asiento de relumbrón en 2020, ya sea en Mercedes o en Ferrari. Sabe que está muy complicado, que las opciones son escasas, pero, igualmente, es conocedor, por conversaciones que ha tenido, que el retorno a la Fórmula 1 implicaría aparcar el proyecto dakariano.

A pesar de que, por fechas, ambos proyectos son compatibles, pues el Dakar termina el 17 de enero y los test de pretemporada de la F1 serán a finales de febrero y principios de marzo, su dedicación tendría que ser plena, sin otra distracción dado que, lógicamente, si regresa será para ser campeón ya en el primer año, con lo que necesitaría una readaptación vertiginosa.

Estos cantos de sirena del que fuera su mundo hasta hace poco hacen que Toyota tenga todo su proyecto en sus manos, pues su decisión también afecta a los otros pilotos y equipos. Esto no quiere decir que estén de brazos cruzados. Todo el programa de test y competiciones está ya diseñado al milímetro para empezar en julio y terminar en diciembre.

Como contó MARCA, ya le tienen un copiloto preparado, Álex Haro. Los nipones no tienen dudas sobre su futura competitividad en los rallies, pues el ensayo que realizó en Sudáfrica lo dejó claro. Ya el último día rodaba en los mismos tiempos que Giniel de Villiers, un más que experimentado competidor y ganador de la mítica prueba. Lógicamente, saben que sólo su desconocimiento del terreno que pisará más adelante le puede influir en su acoplamiento.

Pero el plan no es sólo a corto plazo. Si bien, los del país del Sol Naciente saben que una victoria el primer año sería una sorpresa, pero creen que con más kilómetros y experiencia sería un candidato al triunfo en poco tiempo.

Toyota, además, quiere asegurar un filón mediático. La experiencia en el WEC y Le Mans ha evidenciado que tener a Alonso en sus filas es garantía de éxito a nivel de márketing. La propia empresa japonesa ha realizado estudios sobre su presencia y los datos son abrumadores: nunca tuvieron tanta repercusión en sus actividades de motor a nivel mundial.

El hecho de conseguir que Fernando sea su imagen por los próximos años es un caramelo demasiado apetecible para una firma que no para de crecer en ventas. Por eso, el español tendrá lo que quiera… y por eso le esperan lo que haga falta por mucho que sepan que el tiempo se va agotando ya que si formaliza su participación en el Dakar 2020 tiene que ponerse manos a la obra cuanto antes.

Un coche aún más fiable

Si Alonso da el paso, se encontrará con un Toyota todavía mejor que el que ganó la edición de 2019. Los japoneses no han hecho revoluciones para la siguiente cita, pero sí han mejorado lo que tenían. Han solucionado sus problemas de motor y el coche es aún más fiable. Están a la espera de que la FIA dicte las últimas novedades en cuanto al reglamento en este sentido y las limitaciones a imponer a Mini, sus grandes rivales, pero se ven en condiciones de defender la corona.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)