Abr 292018
 

Hamilton gana en el caos de Bakú con un gran Sainz quinto

Camina con el cuerpo hacia delante y la mirada baja, se pone la gorra roja y habla con su ingeniero de pista Riccardo Adami. Sebastian Vettel. Concentración total. A su lado Lewis Hamilton cierra su Iphone antes de dárselo a su asistente Angela Cullen. Los dos se ponen el casco y miran al frente. Empieza una nueva batalla. Ahora se respetan. Dicen. Los dos tienen cuatro títulos, los dos (y solo ellos dos) posibilidades reales de ser campeones del mundo, los dos iban a luchar por la victoria en una carrera que se presumía caótica. Los dos campeones salían para intentar hacer lo que mejor saben. Vettel salir primero, no cometer errores, pilotar a la perfección, aprovechar su impresionante Ferrari y ganar la carrera. Un clásico. Hamilton intentar perseguir a su rival, meterle presión, hacer vueltas rápidas… Seb lo hizo o casi. Lewis no tanto. No encuentra su mejor versión este año el inglés. Eran líder y segundo virtuales con Bottas sin parar y pensaban en ganar. En eso estaban hasta que la lata de Red Bull estalló.

Vuelta 41. Fue cuando Newey miró la pantalla en el muro, cogió su cuaderno, movió la cabeza hacia un lado y otro y se fue. En la pista Ricciardo y Verstappen acababan de chocar a más de trescientos por hora en plena recta antes de la frenada.Llevaban toda la carrera luchando con el australiano con mejor ritmo y el holandés demostrando su ya legendaria agresividad. Y en el muro Horner mirando impasible. Pésima gestión. Y los dos fuera. Ese fue el momento que aprovechó Bottas, que era líder sin haber parado, para poner ultrablandos usados y seguir primero. Vettel y Hamilton tras el finlandés. Con el coche de seguridad en pista Grosejan se choca calentando neumáticos. ¿En qué pensaría el francés? Error de kárting. Sainz era sexto y Alonso noveno por detrás de Stroll y Leclerc. El astur gritando que empiece la carrera ya. Carlos en tensión. Ultrablandos. A por todas…

Antes de todo eso, mientras Vettel hablaba con su ingeniero y Hamilton con sus asistente, a Alonso le llevaban una desconocida Christina Aguilera tras su embarazo para hacerse una foto. La cantante dio un concierto ayer en Bakú y quería conocer al español. No se puede decir que su visita le diera suerte. El asturiano salió bien como suele, pero en la cuarta curva se vio envuelto en un incidente con Sirotkin y Hulkenberg, se quedó sin dos ruedas y llegó a boxes haciendo magia para volver a pista decimoséptimo y con el fondo plano del coche tocado. A partir de ahí intentar el imposible de puntuar.

Y en la misma estaba Sainz, aunque el madrileño en algún momento vio hasta el podio cerca, cuando luchó con los Red Bull, pasó a Ricciardo y hasta a Verstappen con mejores gomas. Después también a su maestro Alonso tras el primer coche de seguridad, el de la primera vuelta tras choque entre Raikkonen y Ocon. Magnífica carrera de Carlos. Sexto cuando faltaban cinco vueltas.

Sprint de cuatro vueltas. A por todas, decíamos… Y a por todas fue Vettel para ganar, pero se salió y le pasó Hamilton y hasta Raikkonen. Sainz pierde puesto con Leclerc, Alonso gana a Stroll. Séptimo y octavo. Bottas gana. ¿Verdad? No, nada es verdad en la F1 hasta el final. El finlandés pierde su rueda izquierda trasera y abandona a dos vueltas. Hamilton líder. Raikkonen, segundo. Vettel ¿tercero? Tampoco, le pasa Pérez. Y Sainz a Leclerc. Quinto. Alonso, séptimo final. Caos en Bakú. El viento nos lleva a Barcelona…

En breve desglosamos con imágenes y vídeos todo lo que ha sucedido en esta carrera que ha sido para no pestañear.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)