El calvario en Mclaren

 

2007: Tercero en un año lleno de polémicas

En la temporada 2007, Alonso afrontó un cambio de equipo, dejó Renault para pasar a McLaren. La temporada se reveló muy complicadda por la lucha interna contra su compañero de equipo y contra las decisiones de los dirigentes de McLaren que no actuaron con determinación contra la insubordinación y declaraciones dañinas que Hamilton profirió en contra de la actuación de los dirigentes de su equipo en Mónaco y Hungría que llevarón a la FIA a, en el primer caso a abrir una investigación y en el segundo a sancionar a Alonso que la pérdida de plazas en la parrilla de salida de este Gran Premio y la imposibilidad de McLaren de sumar puntos para el campeonato de constructores.

El ambiente interno degeneró hasta el punto de que McLaren se decantó por dar su apoyo a Hamilton en detrimento de Alonso que, a pesar de las trabas que recibió por parte de los dirigentes de McLaren luchó hasta la última carrera por el campeonato de pilotos, empatando a puntos con Hamilton y clasificándose finalmente en tercera posición de la clasificación general del campeonato mundial de este año.

El MP4/22, nuevo coche de Alonso, se presentó el día 15 de enero en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, con una gran puesta en escena. En su primera carrera con McLaren, el GP de Australia, es segundo por detrás del finés Kimi Räikkönen y delante de Lewis Hamilton. El 8 de abril logra su primera victoria con la escudería anglogermana en el Gran Premio de Malasia de 2007, por delante de Hamilton y Räikkönen. En Bahréin queda quinto tras una difícil carrera, quedando así igualado con Lewis Hamilton y Kimi Räikkönen a veintidós puntos.

En el Gran Premio de España de 2007, Alonso acabó tercero por detrás de Massa y Hamilton tras un toque con el brasileño en la salida. El 27 de mayo, Alonso y Hamilton logran el segundo doblete para McLaren en el Gran Premio de Mónaco, siendo el ovetense primero, el británico segundo y Massa tercero, mientras que Räikkönen acabó octavo. Tras la carrera, la FIA inspeccionó a la escudería McLaren por presuntas órdenes de equipo para favorecer a Alonso en perjuicio de Hamilton, pero no se tomó ninguna medida contra la escudería o el piloto.

En el Gran Premio de Canadá de 2007, el asturiano quedó séptimo tras una accidentada carrera, en la que tuvo que repostar con el coche de seguridad en pista, por lo fue penalizado con 10 segundos de stop & go, debido a la nueva prohibición de no repostar con el safety car en pista. Tras la penalización remontó varias posiciones para acabar finalmente en la séptima plaza. Así, Alonso perdía el liderato en favor de Lewis Hamilton, vencedor de la carrera. En Indianápolis, quedó segundo por detrás de Hamilton. El 22 de julio, en el Gran Premio de Europa de 2007, logró una nueva victoria por delante de Felipe Massa. Räikkönen y Hamilton no lograban puntuar. Así, el asturiano logró recortar la distancia con el británico de doce a dos puntos.

En Hungría fue sancionado con la pérdida de cinco posiciones en parrilla por haber bloqueado a Lewis Hamilton en el pit-lane durante la clasificación para evitar que diese una vuelta más y pudiera lograr la pole. Así, Hamilton volvió a ganar, mientras que Alonso sólo fue cuarto. El español logró un tercer puesto en Turquía, por detrás de Felipe Massa y Kimi Räikkönen, siendo el británico cuarto. En el Gran Premio de Italia lograba una tripleta (pole, vuelta rápida y victoria), por delante de Hamilton y Räikkönen.

En Bélgica, terminó tercero, de nuevo delante de su compañero de equipo, quedándose a dos puntos de éste. En el Gran Premio de Japón, Alonso se vio obligado a retirarse tras un violento choque contra el muro que dejó inservible su bólido, debido a la lluvia y la niebla constantes; en China fue su compañero de equipo quien se vio obligado a abandonar, tras haberse salido de la pista en la entrada al pit-lane, y verse encallado en la gravilla. Alonso terminó segundo, por detrás de Kimi Räikkönen, a sólo cuatro puntos del inglés para la última carrera de la temporada.

En el Gran Premio de Brasil de 2007, última cita del campeonato, pudo adelantar a Lewis Hamilton en la salida, quien había sido adelantado también por Räikkönen. Al intentar el inglés recuperar la tercera posición, se salió de pista, perdiendo varias posiciones, y posteriormente, con un problema en su transmisión, fue relegado a la última posición. Tras el adelantamiento de Kimi Räikkönen a Felipe Massa, el finlandés se coronó campeón del mundo con 110 puntos, siendo Alonso tercero y Hamilton finalmente séptimo. Esto dejaba a Alonso y Hamilton empatados a 109 puntos, con el británico por delante, ya que sumaba un segundo puesto más que el español. El 2 de noviembre, el representante del piloto hizo pública la rescisión de su contrato con la escudería angloalemana, y que ello no le supondría pagar ninguna indemnización.

Un año lleno de zancadillas para Alonso

La Fórmula 1 cada vez sorprende más, mientras que el Domingo 7 de Octubre se esperaba por muchos la casi asegurada victoria del inglés Lewis Hamilton, un “descuido” por parte de los de McLaren obligó a que el representante mas cercano de la escudería abandonara su posibilidad mas cercana de convertirse en campeón mundial de la Fórmula 1 cediendo un poco de terreno a sus más cercanos contrincantes, Fernando Alonso (McLaren) y Kimi Raikkonen (Ferrari).

Sin embargo el presente artículo no solo quiere dejar patente el hecho de que la última carrera de Shanghai haya sido especial por haber conseguido un meritorio segundo puesto el español Fernando Alonso, sino porque definitivamente algo muy extraño esta ocurriendo con uno de los deportes automovilísticos mas vistos, al parecer esta es una historia que podría tener una trama mas profunda y oscura de lo que se imagino en un comienzo con los primeros escándalos.

A muchos les parecería “loco” pensar que McLaren podría pensar en contratar a un Bicampeón del mundo, como Fernando Alonso, para literalmente desprestigiarlo y mantenerlo “controlado” por decirlo de alguna manera, sin embargo haciendo un compendio de las declaraciones realizadas por los encargados de la escudería Britanico-Alemana McLaren hay una clara señal de las intenciones que tienen para el desenlace, ahora mas cercano que nunca, del campeonato mundial de la Fórmula 1, Hamilton “debe” a toda costa ser el vencedor y un nuevo exponente de los coches monoplaza de alta velocidad.

La historia se asoma oscura porque analizando las participaciones de cada uno, Alonso posee un historial impresionante, que lo define como un corredor de aptitudes innatas para el manejo de alta velocidad, realizando maniobras dignas de un campeón de clase mundial, ello incluso ratificado por los últimos dos títulos que ha obtenido, y en la otra parte de la historia una jóven promesa que desde muy pequeño fue “patrocinado” por Ron Dennis y que claramente perfilaba para ser un piloto estrella en la escudería del ya referido Dennis, de ahí que por primera vez aparecía en el horizonte de la Fórmula 1 un “DreamTeam” como “Alonso-Hamilton” que hacía soñar a todos con una muestra de clase pocas veces vista que hacía vibrar a los seguidores tanto de McLaren como los de Alonso, que tenía mas público que el novato Hamilton.

Las cosas no se dieron como “aparentemente” deberían haberse dado, ello originado por la delicada y tramada estrategia que se tenia entre las manos, desde una pulcritud excepcional en el comienzo para referirse a ambos pilotos, hasta finalmente permitir que le llamen “perro” a Fernando Alonso, que se supone es el piloto número 1 en McLaren Mercedes. Para muchos españoles el hecho de que se trate de esta manera a un excelente y profesional piloto como Fernando Alonso es un insulto que no debe tolerarse, tanto como que debiera simplemente dejársele carta blanca para que opte por otra escudería si fuera necesario, y es que ¿para qué quieren a un campeón del mundo si en el fondo ellos votan descaradamente por un novato que es una promesa? es algo inexplicable en la prensa, pero si en la lógica.

Parece de perogrullo pensar que alguien contratara a un Fernando Alonso exitoso y muy talentoso para dejarlo guardado y contenido bajo extrañas circunstancias que no le permitieran competir con naturalidad y libertad, la necesaria como para que haga gala de sus dones tras el volante, sin embargo basta con recordar que a su lado tiene a un joven compañero que ha sido toda la vida tutelado por el mismo encargado de la escudería y que además comparte la misma nacionalidad ¿no suena algo raro en el relato? obviamente Alonso fue “utilizado” para potenciar a un novato y de paso asegurarse el campeonato mundial de constructores con la carta “española” bajo la manga, y para argumentar semejante conclusión basta con señalar que el piloto asturiano es el número 1 y que el inglés figura como segunda opción, algo que no se condice con la realidad que muestra a todo un equipo desilusionado cuando pasa alguna cosa en el coche del inglés, mientras que Fernando Alonso… !ah si! Fernando tiene que seguir corriendo solamente…

Otro argumento valido y compartido por casi todos los pilotos de la fórmula 1 es que Hamilton debió ser penalizado por lo que hizo con el Safety Car y además por provocar un accidente entre dos pilotos que de ninguna manera podrían haber colisionado si no fuera por la maniobra ridícula y sin sentido de un cada vez mas capricho Lewis Hamilton, la explicación de aquello… ninguna, por si fuera poco al piloto alemán Sebastian Vettel se le había sancionado por el incidente y luego se le perdono… ¿y ello por qué? porque de alguna manera se entendió la arbitrariedad que se cometía y entonces como dicen “ley pareja no es dura”, sí no castigamos a Hamilton… sería un abuso castigar a Vettel por algo en que no tuvo culpa.

Finalmente, algunos otros detalles en la telenovela “McLaren y compañía”, son que el mismísimo Fernando Alonso tras una conferencia se mostro muy sorprendido por las extrañas diferencias con que cerro la carrera de clasificación puesto que corriendo muy bien en 100 vueltas justo en aquellas terminó en cuarta posición… al parecer habría algunos litros de combustible de más en su monoplaza… ¿casualidad?

Por otra parte Ron Dennis ya señaló como sin darse cuenta “nosotros no competíamos contra Kimi, competíamos contra Alonso“.. ¿y eso por qué? será que Fernando Alonso puede arruinar los planes de convertir a Hamilton en una estrella como quería hacerlo McLaren en desmedro del piloto español? ésta y otras preguntas se sumarán a las muchas cosas que sólo quedaran para una nueva temporada de “los archivos secretos X”, pues a eso nadie tiene respuesta.

“La victoria de Kimi y el segundo puesto de Lewis era idóneo. Pero al final no sucedió así”. Ron Dennis dijo esto después de la carrera de Shanghai, y al parecer ya no quedan fundamentos para no creer que están absolutamente desesperados por un Fernando Alonso que contra viento y marea desborda calidad versus un muy competitivo Lewis Hamilton que lamentablemente siendo novato y teniendo un promisorio futuro se vio involucrado en una sucia y vil maquinación para posicionarle en el medio, dirán muchos que con la calidad de Lewis no era necesario hacer todo esto… pero la respuesta sería ¿de verdad creen que podría haberse asegurado el campeonato del mundo si Alonso hubiera corrido en Ferrari o continuara en Renault?, como dice el dicho “ten cerca a tus amigos, pero aún mas cerca a tus enemigos” no lo dijo Ron Dennis, pero seguramente es su frase del año. 

 

Fernando Alonso compitió en un coche McLaren, pero con el corazón en su público, en su país y en su futuro, los ingleses pasarón a ser historia en el 2008.



Bicampeón del mundo << página anterior     página siguiente >> La vuelta a Renault

Share