Sebastian Vettel

 

vettel.png

Alemania Alemania
Heppenheim
03-07-1987
64 kg
174 cm
2007
BMW Sauber
5
Web oficial

 

MÁS DATOS

179
4
42
28
2108

 

 Últimas noticias de Sebastian Vettel

Trayectoria F1

Año Dorsal Equipo Motor Neumáticos Chasis Pos. Vic. Poles V.R. Ptos. GPs
2016 5 Ferrari Ferrari Pirelli SF16-H 4 3 212 21
2015 5 Ferrari Ferrari Pirelli SF15-T 3 3 1 1 278 19
2014 1 Red Bull Renault Pirelli RB10 5 2 167 19
2013 1 Red Bull Renault PIrelli RB9 1 13 9 7 397 19
2012 1 Red Bull Renault Pirelli RB8 1 5 6 6 281 20
2011 1 Red Bull Renault Pirelli RB7 1 11 15 3 392 19
2010 5 Red Bull Renault Bridgestone RB6 1 5 10 3 256 19
2009 15 Red Bull Renault Bridgestone RB5 2 4 4 3 84 17
2008 15 Toro Rosso Ferrari Bridgestone STR3 8 1 1 35 18
2007 19 Toro Rosso Ferrari Bridgestone STR2 14 5 7
2007 10 BMW Sauber BMW Bridgestone F1.07 1 1

 

Historia

2015 (Ferrari, 3º, 278 puntos)

Tras una brillante etapa en Red Bull, en la que consigue cuatro campeonatos del mundo de pilotos, Sebastian Vettel llega a las filas de Ferrari para reemplazar a Fernando Alonso. El alemán tiene que asumir un reto complicado, para poder volver a luchar por objetivos importantes, después de una mediocre temporada de los de Maranello.

Los test de pretemporada dejan buenas sensaciones en Ferrari y buen reflejo de ello es el podio obtenido por Sebastian en la cita inaugural en Australia. Ya en clasificación puede meterse en cuarta posición, para demostrar que el SF15-T evoluciona notablemente en comparación con su predecesor. En Malasia llega su primera victoria con el equipo rojo, después de romper la primera línea de Mercedes durante la clasificación del sábado; algo que no sucede desde hace nueve GPs. En Bahréin no puede ser más que quinto.

En China y en España suma otros dos terceros puestos, mientras que en Mónaco se queda a las puertas de la victoria, después de que le supere Nico Rosberg, tras un error estratégico de Lewis Hamilton. La temporada arranca bien para Ferrari y poco a poco, se postulan como una 'alternativa' a Mercedes, aunque realmente no ponen en jaque en demasiadas ocasiones a los alemanes.

Sebastian acumula un nuevo podio en Gran Bretaña y en Hungría, consigue su segunda victoria del año y la primera en este circuito, después de un fin de semana muy consistente y en el que los Mercedes presentan más problemas de los habituales.

Llegados al ecuador de la temporada, el cuatro veces campeón del mundo es claramente el líder del equipo italiano, sólo le supera Kimi Raikkonen en dos de las diez carreras disputadas hasta el momento. Tras el parón veraniego, en Bélgica, Vettel abandona a falta de una vuelta, tras el reventón de uno de sus neumáticos en el momento en que pelea por la tercera posición, aunque unos días después, regala un segundo puesto a todos los tiffosi en Italia.

Se queda a las puertas de una de las victorias que más ansían los pilotos de la parrilla, sobre todo si pilotas para Ferrari, pero su trabajo se ve recompensado en Singapur, prueba en la que logra su tercer y último triunfo del año. Una vez más, Mercedes se muestra débil y el alemán aprovecha hábilmente la circunstancia.

Así, encadena cinco podios consecutivos, con la posterior tercera posición en Japón y la segunda de Rusia. En México, sin embargo, se ve la faceta más nerviosa del alemán. Su carrera está marcada por los errores y finalmente acaba contra el muro. Posiblemente, el único fallo grave que se ve en Sebastian en todo el año.

En Brasil regresa a las posiciones de privilegio con un tercer puesto, mientras que en la prueba de clausura, en Abu Dhabi, se queda a la puertas, después de que le superara su compañero de equipo. En definitiva, el piloto de Heppenheim cumple con creces lo que se esperaba de su primera temporada en Ferrari, tras el mal año de los italianos en 2014.

Tres victorias en un año completamente dominado por Mercedes, siendo un habitual del podio, en hasta 13 ocasiones termina entres los tres primeros y suma un total de 278 puntos. De hecho, llega a pelearle la segunda posición del Campeonato a Nico Rosberglogro que se ve frustrado finalmente por el resurgir del de Mercedes a final de año.

2014 (Red Bull, 5º, 167 puntos)

Lo que se dibujaba como otro año exitoso para Sebastian Vettel terminó en forma de garabato. El piloto que llevó el número uno en el morro de su RB10 no supo, sin embargo, mantenerlo. La temporada ya comenzó con estragos, las nuevas reglas hacían mella y casi no se vio rodar a Red Bull durante los entrenamientos de pretemporada por los problemas que tardó en solventar Renault y que estaban relegando a varias escuderías justo en los pasos iniciales del año. Melbourne sólo pudo disfrutar tres vueltas del alemán antes de contemplar su decepcionante abandono por problemas de software en su monoplaza.

Con las graves carencias del grupo propulsor francés y la superioridad que empezaba a trazar Mercedes, visible a partir de Bahréin, la cosa se ponía cuesta arriba para el campeón del año anterior. La debilidad de las armas de los de Horner se podía ver tanto en rectas como en curvas. Sin embargo, Barcelona y Malasia volvieron a acercar al tetracampeón al podio con un cuarto y un tercer puesto respectivamente.

Mientras que Canadá, GP en el que sólo 14 pilotos cruzaron la meta, supuso otra oportunidad de ascenso para Red Bull, en Mónaco la situación se torció por problemas en el turbo de Seb y un problema eléctrico en la unidad de potencia determinó el fin a la carrera de Vettel en Spielberg. La diferencia con respecto a los Mercedes en esta primera parte del año y hasta con respecto a su compañero, al que tuvo que ver coronándose primero en Montecarlo, era más que visible.

Siempre permanecerá en nuestra memoria el polémico intercambio dialéctico que compartieron el germano y Fernando Alonso en Silverstone. Ambos acusaban al otro de rebasar los límites de la pista, algo que no gustó en absoluto a Niki Lauda, que calificó de "gritos de niño pequeño asustado" las frases de Sebastian por radio en aquella carrera.

En Alemania ya comenzaban a vislumbrarse otros nuevos enemigos en pista, los Williams, que terminaron finalmente terceros en el Mundial de Constructores, 85 puntos por detrás de Red Bull. No era sólo eso, Sebastian tenía al diablo en casa y en Hungría pudo contemplar desde la séptima posición como su compañero, Daniel Ricciardo, volvía a ganar una carrera.

Singapur supuso quizás su recuperación, ya que la brillante gestión de neumáticos que realizó durante toda esta prueba le colocó en el segundo peldaño del podio de Marina Bay, en la primera vez que los de Horner unían sus fuerzas para acabar sumando más puntos en un domingo que Mercedes. En Japón, el alemán no lo hizo nada mal, acabando tercero, pero no fue suficiente ya que a la siguiente cita, en Rusia, Red Bull se despedía matemáticamente de ser los mejores fabricantes de este año. La de EE.UU. se puede calificar como su mejor remontada, saliendo desde el pitlane, cruzó la meta en séptimo lugar. Además, sus puntos de Brasil fueron los responsables de que los de Horner le quitaran el subcampeonato a Williams.

Pero claro, el año no podía terminar sin algo de polémica y los dos RB10 tuvieron que partir desde boxes, el domingo de Abu Dhabi, al encontrar la FIA demasiada flexibilidad en sus alerones delanteros, aspecto que iba en contra de las reglas. Cuando el monoplaza pisó el emotivo  “Danke Seb” que se podía leer en el suelo del garaje, al regresar con un octavo puesto de la cita en Yas Marina, Vettel sabía que sus seis años con Red Bull habían concluido, después de atravesar el primer año en el que un compañero de equipo le supera en resultados.

El 20 de noviembre se anunciaba que Sebastian Vettel pilotaría en Ferrari en 2015 junto a Kimi Raikkonen. Se conoció el mismo día en el que se confirmó que Fernando Alonso abandonaría la Scudería. Tras un año en el que falló la adaptación del alemán a su nuevo monoplaza y en el que algunas críticas apuntaban que el tetracampeón "se había olvidado de pilotar sin el mejor coche", el número 1 de la parrilla, pese a los continuos cambios de chasis que ejercieron desde Red Bull, necesitaba cambiar de aires.

Pese a la noticia del movimiento de pilotos, Red Bull le mantuvo con ellos incluso en los test post-GP de Abu Dhabi, en los que no le dejó probar con Ferrari. No obstante, el alemán no dudo en 'jugar' con la legalidad visitando el box de la Scuderia durante estos días de pruebas para conocer a sus nuevos compañeros. No fue hasta el 29 de noviembre, sin embargo, cuando el alemán tuvo la suerte de subirse al F2012 en Fiorano, ya de rojo, en una experiencia que él mismo describió como un “cuento de hadas” y en la que completó cerca de un centenar de vueltas.

2013 (Red Bull; campeón, 397 puntos)

Sebastian Vettel portó por tercer año consecutivo el número uno en el morro de su RB9 y, una vez más, todas las miradas estaban puestas en él y en su equipo, Red Bull. La temporada no pudo comenzar de mejor forma consiguiendo la Pole en Melbourne pero, la extraña falta de ritmo del monoplaza austríaco a consecuencia de unos Pirelli que no se adaptaron del todo al monoplaza, le relegaron al tercer puesto en la carrera inaugural de 2013.

El alemán tuvo que esperar a la siguiente carrera, Malasia, para lograr su primera victoria del año con polémica de por medio tras hacer caso omiso a las órdenes de su equipo para que se mantuviese por detrás de Mark Webber, que iba camino de la victoria y así asegurar el doblete. Sin embargo, Vettel hizo gala de su innato gen ganador y superó al australiano para llevarse los 25 puntos en Sepang.

Repetiría victoria en Canadá y Alemania con podios en Mónaco y Hungría antes del parón veraniego, punto de inflexión en el campeonato. Con Mercedes y Ferrari acechando a un equipo Red Bull titubeante a consecuencia de los neumáticos, Sebastian Vettel veía peligrar su reinado.

Pero los cambios necesarios en las gomas Pirelli para preservar la seguridad de los pilotos hizo que el regreso a la construcción de 2012 le viniese como anillo al dedo al RB9, que dominó de la mano de Vettel en las nueve carreras que conformaron la segunda parte del campeonato.

El alemán rompió el récord de victorias consecutivas de Alberto Ascari dejándolo en nueve, por el momento, e igualó las 13 victorias en una misma temporada de Michael Schumacher. Con estos números, sumados a sus 9 poles y 7 vueltas rápidas, Vettel volvió a proclamarse campeón del mundo tras ganar el Gran Premio de la India y no dejó de pisar el acelerador hasta Brasil, para finalizar el campeonato con 155 puntos de ventaja sobre Fernando Alonso, subcampeón.

2012 

Si en 2010 se coronó el campeón más joven de la historia de la Fórmula 1 y en 2011 se proclamó el más joven bicampeón, la temporada 2012 vio como Sebastian Vettel ingresaba en los libros de historia al convertirse en el piloto más joven en lograr tres títulos mundiales consecutivos. Hasta el momento, solo Michael Schumacher y Juan Manuel Fangio habían ganado tres coronas de forma consecutiva.

Sin embargo, el germano no brilló a principios de temporada como si lo había hecho un año anterior y tuvo que esperar hasta el Gran Premio de Bahréin, cuarta prueba del calendario, para lograr su primera Pole Position y victoria de 2012. Pese a su ‘tardanza’ en subir a lo más alto del podio, el de Red Bull fue el piloto más asiduo al primer cajón, en un total de cinco ocasiones.

EL RB8 no fue tan competitivo como en 2011 y en las siete primeras carreras, siete fueron los pilotos diferentes en ganar un Gran Premio. Situación que reflejaba la igualdad entre monoplazas y escuderías. No obstante, después del parón veraniego, el coche creado por Adrian Newey y pilotado por Vettel logró cuatro victorias consecutivas.

La rotura del alternador del motor Renault en Valencia y Monza preocuparon al alemán respecto a sus opciones de luchar por el Título. Pero la fortuna también le sonrió; tras el abandono de Fernando Alonso en Japón y la victoria del germano en Suzuka y Corea le dejaron al frente de la Clasificación. Liderato que vio peligrar en Abu Dhabi cuando después de la calificación, el RB8 solo tenía 850 mililitros de gasolina en su depósito. Tal contratiempo le llevó a salir el último aunque Red Bull decidió arrancar la carrera desde el pitlane para cambiar reglajes del monoplaza, situación que favoreció su remontada ya que cruzó la recta de meta en la tercera plaza.

En Estados Unidos, Red Bull celebró el Mundial de Constructores, festejo que una semana más tarde continuarían con la consecución del tricampeonato de Vettel en una temporada que, pese a no mostrar un ritmo tan competitivo y dominador como en 2011, el monoplaza de Adrian Newey y el pilotaje del alemán volvieron a lo más alto.

2011

El año perfecto, del invierno al otoño. Sebastian Vettel rescató de la memoria este 2011 las bondades de la invencible asociación Jim Clark-Colin Chapman en la Lotus de finales de los sesenta para establecer la suya propia con Adrian Newey en Red Bull. Este dúo no dio opción a la competencia en toda la temporada, arrinconando para el olvido la frenética recta final del mundial 2010 y los desacuerdos internos con Mark Webber. Con el australiano desaparecido del mapa por sus problemas de adaptación a los nuevos neumáticos Pirelli, Vettel cogió el timón del equipo dejando como testimonio histórico un año plagado de puntos álgidos.

Ayudado por el RB7, el mejor coche de la temporada y uno de los estadísticamente más exitosos de todos los tiempos, el alemán, a sus 23 años, se convirtió en el bicampeón más joven de la historia, superando en casi dos años al mismísimo Fernando Alonso. Lo logró en la 15ª carrera puntuable, en Suzuka, tres carreras antes de la conclusión del campeonato.

Tan apabullante dominio queda reflejado en el resumen estadístico de 2011, que el teutón cierra con un casillero impresionante: 11 victorias, 15 pole positions, 17 podios, 3 vueltas rápidas, 392 puntos y 739 vueltas en primera posición, equivalentes a 3.795 km. Nota importante: el segundo clasificado esta última estadística es Lewis Hamilton, con apenas 150 giros al frente del pelotón y 766 km. La temporada triunfal de Vettel apenas muestra dos borrones: su actuación en el Gran Premio de casa, celebrado en Nürburgring, donde un trompo tras pisar la raya blanca acabó costándole el podio, y el abandono en Abu Dhabi al pinchar un neumático pocos metros después de la salida.

2010
Si 2009 fue el año de la consagración de Sebastian, 2010 sería el año de la confirmación y así fue, todas las miradas apuntaban  a él como máximo rival del Ferrari de Alonso y de los McLaren. Su primera victoria de la temporada vino en el Gran Premio de Malasia, tercera prueba del año y no volvería a ganar hasta casi tres meses después, en el GP de Europa. El inicio de temporada fue un tanto irregular marcado por varias averías y alguna que otra polémica con su compañero de equipo, Mark Webber, como el incidente en Turquía en el que chocaron los dos pilotos del equipo quedando fuera Sebastian. Pero mediada la temporada el joven alemán con una gran regularidad en sus resultados acabando en los puntos todas las carreras salvo el GP de Bélgica y el de Corea y logrando la victoria en tres de las cuatro ultimas carreras consiguió alzarse con el titulo mundial en la ultima carrera quedando cuatro puntos por delante de Fernando Alonso y catorce de su compañero de equipo Mark Webber.

2009
Primer año en el equipo Red Bull en 2009. Con cuatro victorias esta temporada, a pesar de una salida en Australia y Malasia fue capaz de luchar en la carrera en Interlagos por el título del Campeonato del Mundo y fue finalista. La experiencia de su pelea por el título le preparó para el año siguiente.

2008 
El año anterior dejó un buen sabor de boca en su participación en algunas carreras de la temporada, y en 2008 no defraudó a quienes apostaron por él como un buen piloto capaz de ganar muchos puntos y conseguir alguna victoria. Acabó la temporada en octava posición en el Campeonato de Pilotos y demostró que la lluvia es un elemento que le gusta y del cual es capaz de sacar mucho partido, aunque sea con cuatro gotas. Su fin de semana histórico: Monza, en septiembre. Allí se hizo con su primera Pole y victoria. Y batió los récords de Fernando Alonso como piloto más joven en lograr estas dos hazañas.

Pero parece mentira que hablemos del mismo piloto cuando tenemos que decir que en las cuatro primeras carreras debe abandonar, casi todas por accidentes en la primera vuelta. La mala suerte se hizo compañera del piloto en el principio de temporada: los toques y rotura de motor le impidieron demostrar que es un piloto más que digno para la F1. Se nota algo desesperado en sus declaraciones durante estos meses, ya que no puede evitar los nulos resultados. Por si fuera poco, en la primera carrera que logra terminar es último. Y sus tiempos en las sesiones de clasificación tampoco ayudan, pues no logra zafarse del pelotón de las últimas posiciones. 
Algunos apuntes sobre los comentados incidentes: en la sangría de abandonos de Australia es tocado por Fisichella nada más empezar la carrera. En Australia abandona esta vez por rotura de motor y en Bahrein, más toques y embestida de otro piloto. En España golpea a Sutil y los dos abandonan.

Pero por fin llega Mónaco, su glamour, su estrecho trazado, la lluvia… y un estupendo quinto puesto final tras una progresión espectacular y buena estrategia en boxes: salió penúltimo. Vettel domina la lluvia y el túnel por fin termina. En Canadá consigue un punto tras salir desde la línea de boxes. Es capaz de mantener a raya a Kovalainen y presionar a Barrichello durante la carrera.

En Francia hace un papel muy discreto, muy al contrario que la clasificación del Gran Premio de Gran Bretaña, donde por fin es capaz de colocarse entre los ocho primeros. Sin embargo, que domine la lluvia no significa que los demás pilotos lo hagan tan bien, así que en la primera vuelta debe abandonar tras un 'toque-trompo' con Coulthard en la curva Bridge.

En Alemania se clasifica noveno, lo que confirma su progresión en los entrenamientos. Y en esta carrera vuelve a arañar otro punto. Lástima que le perjudicase la salida del Coche de Seguridad y tuviese que remontar alguna posición por el tráfico que le 'regaló' el Mercedes de calle.

Las cosas empeoran bastante en Hungría: desde la vuelta 1, en la que hace un trimpo y pierde posiciones, hasta la 24, cuando abandona otra vez por fallo mecánico, provocado en esta ocasión por su pit-stop de la vuelta anterior. Parece que todo le pasa a él. 
En Valencia mejora su clasificación con la sexta plaza en parrilla, donde la escudería lo da todo y sorprende en estas sesiones. De esta forma, tal y como empieza, termina.

El alemán vuelve a sentirse animado y eso lo hace palpable en SPA, donde termina quinto por detrás de Alonso. Remontó estupendamente durante las vueltas 10 y 20. Es el mejor preludio para su primera victoria en Fórmula 1. Nada menos que Monza es el circuito que le corona como vencedor de un Gran Premio. Pero antes, en los entrenamientos, ya muestra su carta ganadora: consigue la Pole con récord incluido: es el piloto más joven en conseguirlo (marca ostenta por Alonso hasta el momento). Nace la nueva estrella Vettel. Una estrella que se mueve como pez en el agua sobre el asfalto mojado de Italia. Lo tiene todo a favor y lidera la carrera con contundencia para subirse al primer puesto del cajón. Es el fin de semana perfecto para el piloto, que entra en la lista de récords de este deporte. Además, lleva a un Toro-Rosso por primera vez a la victoria.


En Singapur acaba quinto tras un pequeño error de conducción y el entorpecimiento del Coche de Seguridad otra vez para el piloto. En Japón termina séptimo y continúa así su racha de puntos, que se trunca por muy poco en China, donde tiene problemas en una parada en boxes. 
Pero como estamos hablando de un gran piloto de la categoría reina del automovilismo, qué mejor que terminar con buenos resultados en Brasil, donde sale séptimo y casi acaba en podio. Termina cuarto por delante de Hamilton, a quien adelanta a pocas vueltas del final cuando el inglés se jugaba el título mundial. La lluvia que cae en la última parte de la prueba le viene como anillo al dedo durante los últimos giros. En el último adelanta junto con el inglés a un Timo Glock casi 'parado' al principio de la recta de meta. El alemán fue otro de los protagonistas-espectadores del final de infarto de la temporada.

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que esta temporada 2008 es el nacimiento de una nueva estrella de las carreras. En 2009 conduce un monoplaza de la escudería hermana Red Bull. Dará mucha guerra.

2007 
Debuta en Fórmula 1 como piloto oficial con el equipo BMW Sauber en el GP de Estados Unidos. El alemán sustituye a Robert Kubica tras su accidente en el GP de Canadá. Campeonato FIA de Fórmula 1, con el equipo Toro Rosso, 14º con 6 puntos, habiendo participado en 8 Grandes Premios solamente.

BIO


Sebastian Vettel afronta su primera temporada completa en la Fórmula 1 después de haber conseguido puntos para los dos equipos en los que participó en 2007. Tanto para BMW-Sauber como para Toro Rosso, el joven talento alemán entregó resultados tangibles que, en el caso de Toro Rosso, se concretaron en un cuarto puesto conseguidos en el Gran Premio de China. Un resultado realmente notable para un equipo con medios limitados.

Sebastian Vettel representa una bocanada de aire fresco para la Fórmula Uno. Cuando compitió en su primera sesión como piloto oficial de los viernes con el BMW Sauber F1 Team en el Grand Prix de Turquía del 2006 tenía tan sólo 19 años, entrando así en el libro de los récords de la F1 como el piloto más joven que jamás haya participado en un fin de semana de Grand Prix.  

A los siete, Sebastian debutó como piloto de carreras, y pronto celebró sus primeros éxitos compitiendo en karts. En 1997, a los diez años de edad, se alzó con su primer título de Alemania. Pronto dominó a sus adversarios. Como consecuencia, pasó a competir en los circuitos europeos en 1999, adaptándose con rapidez al nuevo reto. Sólo dos años después de su debut internacional, Sebastian logró el título europeo de karts.



Sebastian recorrió sus primeros kilómetros con un coche de Fórmula Racing al volante de un BMW. En 2003, su primera temporada en Fórmula BMW, ganó el título de Rookie, y en la siguiente temporada arrasó a sus adversarios al ganar 18 de las 20 carreras de la temporada. En 2005. dio el siguiente paso, subiendo a las Fórmula 3 Euro Series. De nuevo se llevó el título de Rookie en su primera temporada. Después de sus victorias de ese año en Hockenheim y Nürburgring, Sebastian consiguió el segundo puesto en el campeonato 2006. 

Pero este récord no es la única razón por la que el alemán es un personaje solicitado por los periodistas del mundo entero. Con su personalidad abierta y su ingenio, Sebastian, siempre dispuesto a bromear, consigue hechizar a sus oyentes. El joven piloto transmite la impresión de que no se necesita nada especial para adaptarse rápidamente al reto que representa la cima de las carreras de motor. 



En su primer día como piloto de Fórmula 1 se marchó del Grand Prix de Turquía siendo el piloto más rápido del día. “Es normal pensar que el piloto rápido sea el mejor”, ha dicho, “pero una parte importante del programa del viernes es llevar poco combustible y neumáticos nuevos. Es muy poco frecuente que un piloto del viernes sea el piloto más rápido del día, así que esto debería hablar por sí solo".

 A Sebastian ya se le consideraba prometedor incluso antes de su impresionante debut en la Fórmula 1. En su segundo año como piloto de Fórmula BMW marcó récords sensacionales en su camino hacia el título: 18 victorias en 20 carreras, 15 poles, 16 vueltas rápidas y 387 puntos en su haber de un máximo de 400 en juego. También ha mostrado sus habilidades en las Formula 3 Euro Series y en algunas competiociones de las Renault World Series. Demostraba así que estaba preparado para retos mayores. Mario Theissen le brindó la oportunidad de dar un paso más al ofrecerle el puesto de piloto de pruebas de los viernes en el BMW Sauber F1 Team en los cinco últimos premios de la temporada 2006. 

Sebastian cumplió con las expectativas y convenció a Theissen y al equipo para que le ficharan para dicha tarea en la temporada 2007, cuando volverá a proporcionar al equipo una información imprescindible acerca de la elección de neumáticos y ajustes del coche. Al mismo tiempo, luchará por el título en las Renault World Series 2007.

Palmarés previo a la F1


2007: World Series By Renault 3.5.

2006: World Series By Renault 3.5, 13º (Carlin, algunas carreras) 
Formula 3 Euroseries, 2º (ASM).

2005: Formula 3 Española, 15º (RE, una carrera) Formula 3 Euroseries, 5º (Mücke).

2004: German Formula BMW, Campeón.
 
2003: German Formula BMW, 2º.
 
1995-2002: Karting

¿Sabías que…?

  • Le gusta el Mountain Bike, la natación y el Snowboard.
  • Su comida favorita es la pasta.
  • Sus circuitos favoritos son los más complicados: Spa y Mónaco.
  • Es el piloto más joven en conseguir una Pole y en ganar una carrera, con 21 años y 73 días.
  • Admira a Michael Schumacher y Roger Federer.
  • Tiene miedo a los ratones y es muy supersticioso.
  • Tiene dos hermanas: Melanie y Stephanie; y un hermano: Fabian. Sus padres son Norbert y Heike.
  • Su actor favorito es Jim Carrey. Y la película que más le gusta es 'La vida de Brian', de los Monthy Phyton
  • Su novia se llama Hanna.

  
Premios

  • 2008: Confartiginiato Motori.
  • 2008: DMV Motorsportler des Jahres.
  • 2008: Premio Bandini
  • 2008: Piloto del Año por Crash.net.
  • 2008: Debutante del Año por AutoSport.
  • 2007: Premio Red-Bull Best Race Performance.
  • 2006: DMSB Junior-Adward.
  • 2005: Mejor debutante F3.
  • 2004: ADAC Junior Motorsportler der Jahres.
  • 2001: DMV Junior Motorsportler der Jahres.

Vía Marca.com, Lasexta.com, C/DThef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)

*