Jul 142015
 

Detrás de las cámaras, el gran circo de las cuatro ruedas esconde un reguero de secretos que solo unos pocos conocen

f1-2001-gen-tm-0444[1]Luca Mazzocco, actual jefe de gestión del equipo Lotus, lleva casi dos décadas dentro del itinerante circo de la Fórmula 1. Este trotamundos de aspecto desaliñado es todo un veterano de la parrilla, alguien que no solo conoce casi cualquier secreto al otro lado del telón, sino que también ha sido partícipe en muchos de ellos. Un tipo peculiar que no duda en envolver el relato con una perspicaz dosis de humor. «Entré en el 96 y durante todo este tiempo he podido hacer grandes amigos en casi todas las escuderías. Eso sí, en la hora y media que dura una carrera, la relación queda totalmente aparcada», cuenta sin perder la sonrisa.

Dos días después de celebrarse el Gran Premio de España a primeros del pasado mes de Mayo, ABC visitó el circuito de Montmeló para conocer a fondo como funciona la propia escudería Lotus. Es poco habitual que algunos pilotos continúen realizando pruebas tras la celebración de una carrera, pero en esta ocasión el venezolano Pastor Maldonado había decidido quedarse. Después de una sugerente comida en uno de los camiones que tiene el equipo en el «paddock», Luca hizo las veces de maestro de ceremonias para enseñar los rincones de la F1 que nunca muestran las cámaras. Desde el propio «paddock», accedimos al interior del garaje donde realizan los últimos ajustes al monoplaza. «Aquí por favor no hagáis fotos», advierte, quedando patente la confidencialidad del lugar.

Unos metros más adelante asoma el «pit lane», un enclave que a escasos metros de distancia multiplica por mil su grado de espectacularidad. Una parada, escasos segundos de vertiginoso trabajo de los mecánicos, y el coche se pierde en la inmensidad de la recta principal. El ruido, ensordecedor: «Los tapones de oídos vienen realmente bien», replica Luca, mientras lleva a cabo una disertación de todos los elementos clave para la buena marcha del equipo Lotus. El siguiente paso de la visita es toda una sorpresa: un par de vueltas por los viales de Montmeló. Dentro de una furgoneta, el circuito se achica en cada curva que trazamos. Y precisamente ahí, entre explicación y explicación, Luca empieza a dar rienda suelta a su particular anecdotario.

«He rodado tranquilo, si quieres ahora acelero y verás que tiempo hago»

Conviene recordar que Lotus es la prolongación del antiguo equipo Renault, donde Luca compartió la mejor época de Fernando Alonso como profesional. Multitud de ratos compartidos y un reguero de confidencias que el jefe de gestión de Lotus resume así: «Alonso es el mejor piloto de la parrilla». Para el recuerdo, un suceso que tuvo lugar cuando el asturiano iniciaba su carrera en la modesta escudería Minardi. «En un Gran Premio, Minardi no tenía medios ni presupuesto para arreglar el coche en caso de accidente. Un golpe y a casa. Así que mientras el compañero del español rodaba en las tandas de entrenamiento, su jefe de equipo le dice a Alonso: 'Cuidado, conduce tranquilo que no queremos contratiempos'. Acto seguido, el español sale, da una vuelta y baja casi en 3 segundos el tiempo de su compañero. Cuando vuelve a boxes, su jefe entra en cólera: ¡Qué haces, te dije que no apretaras!'. Impasible, Alonso replica: 'He rodado tranquilo, si quieres ahora le piso a fondo y verás que tiempo hago'».

Al hilo de la telemetría, Luca recuerda con cariño otra anécdota del doble campeón del mundo. «Si el piloto tiene un problema puede pulsar un botón en el volante que deja una señal en la telemetría, para su posterior análisis. Una vez, después de un entrenamiento, fue increíble un 'debriefing' de Alonso. Él entra a la sala, se sienta y les dice a los ingenieros: 'Vuelta 3, curva 12… pulsé el botón por esto… vuelta 17, curva 3, pulsé el botón por esto otro… y así sucesivamente. Lo recordaba todo». Cuestionado por la pasión de la Fórmula 1 en España, hace la siguiente disertación. «En este país el público cambia mucho con Fernando, si está él, todo entra en ebullición. En cambio en Italia hay mucha pasión, independientemente de quien esté».

«No se puede hacer a fondo»

En otra ocasión, Luca vivió un incidente con el mítico Jacques Villeneuve cuando estaba en las filas de Renault. «El expiloto canadiense se picó con su compañero para ver quien podía dar a fondo una vuelta al circuito. En una curva, Villenueve se sale y destroza el coche. Cuando llegan las asistencias le preguntan al piloto, aún con la cara blanca del susto: '¿Qué ha pasado?' A lo que contesta: 'No lo sé, pero este circuito no se puede hacer a fondo'».

Respecto a la escudería que hoy representa, la atractiva Carmen Jorda es la actual piloto suplente. «Cuando está Carmen en el garaje, todos los focos apuntan a ella. Las cámaras se quedan», relata de forma simpática. En la propia carrera de Montmeló, el francés Romain Grosjean protagonizó un momento de angustia durante una de sus entradas a la calle de garajes para cambiar neumáticos. El piloto de Lotus no fue capaz de detener a tiempo el monoplaza y le dio un revolcón al mecánico que sujetaba el gato para elevar el morro del coche. «20 segundos antes del siniestro, le dijeron a Grosejan por la radio: '¡Cuidado con tu parada!' 20 segundos después, se llevó al mecánico por delante».

Vía Abc.es

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)