Oct 032018
 

El fallo humano puede ser determinante

Resultado de imagen de Fórmula 1Cuatro cambios tendrán lugar en el próximo Mundial, en el que podría haber uno más si todas las partes lo aceptan: una Q4 que deje al piloto sin margen de error en clasificación. 

La Fórmula 1 sigue trabajando por recuperar el esplendor perdido en las últimas temporadas. La excesiva tecnificación de los monoplazas provoca un claro desnivel entre escuderías, una situación que termina por repercutir en el espectador, donde la emoción se dosifica a cuentagotas a lo largo de todo un curso. Es por eso que Chasey Carey, máximo responsable de la F1, ya trabaja en más cambios para mejorar la competición… entre ellos, la opción de meter una Q4.

Después de varias reuniones entre la F1 y el presidente de la FIA, Jean Todt, cuatro son los cambios que ya se encuentran aprobados de cara a la próxima temporada, además de otro que no se llevará a cabo hasta 2021. Pero hay otro que se ha empezado a barajar en las últimas semanas y con el que incluso se especula que podría entrar en práctica desde el próximo año, y es el relativo a la formación de la parrilla de salida para que el error gane peso.

La gran intención de Liberty Media desde que llegara a la F1 no es otro más que volver a tener un campeonato competitivo, en el que sean varias las escuderías capaces de pelear por el Mundial. Por ello se buscan soluciones que sirvan para que los equipos más potentes económicamente no se encuentren con una alfombra roja en cada carrera. Precisamente de ahí nació la idea que ahora se baraja poner en funcionamiento, aunque aún es solo una idea: que la tecnología no lo sea todo.

La intención no es otra más que meter una Q4 durante la clasificación, es decir, incluir una ronda más los sábados para determinar la parrilla de salida del gran premio. No se trata de eternizar las jornadas de clasificación, sino de conseguir que el factor suerte cobre algo más de importancia a la hora de conocer la posición desde la que se iniciará la carrera y no solo tenga que ver las capacidades del monoplaza, del piloto o de estrategia de la escudería.

El tiempo que duraría la clasificación sería el mismo, por lo que al introducir una ronda más, lo que se haría es reducir la duración de la Q1, Q2 y Q3. ¿Qué significa eso? Que los pilotos tendrán solo una o dos oportunidades de marcar su mejor tiempo en busca de la clasificación, por lo que que comenzará a cobrar más importancia el error de pilotaje o el tráfico que se pueda encontrar en pista. Que el caos sobre sentido para que los coches más fuertes no cuenten siempre con las mejores posiciones.

En los últimos años, la clasificación se ha confirmado como un punto fundamental a la hora de entender las carreras. Salir en posiciones cabeceras facilita enormemente el desarrollo de la prueba, algo que se quiere cambiar. ¿Cómo? Reduciendo el tiempo de cada una de las rondas de clasificación, diseñando una Q4 en la que se meterían los ocho mejores monoplazas y en la que se jugarán la ‘pole position’. Aún se está estudiando la propuesta, pero podría ponerse en marcha de cara a 2019.

Así podrían ser los monoplazas de la próxima temporada

Cuatro cambios confirmados (y habrá un quinto)

Será a partir de 2019 cuando los monoplazas cuenten con cinco kilos más de combustible, es decir, pasarán de 105 a 110 kg, lo que permitirá a los monoplazas poder utilizar el motor a máxima potencia durante un mayor número de vueltas. Otro de los cambios tiene que ver con el peso del piloto, que se contabilizará aparte del vehículo por lo que los deportistas más corpulentos no se verán en desventaja con respecto a otros pilotos más menudos de la parrilla.

Otra de los cambios importantes tiene que ver con la aerodinámica, donde se permitirán alerones delanteros y traseros más largos, pero se prohibirán que sean complejos en sus partes laterales así como que los conductos de freno cuenten con unos perfiles determinados. El cambio viene dado por la dificultad que conllevan actualmente los adelantamientos, especialmente en curva, donde el vehículo que sigue a otro puede incluso perder el control al quedarse sin carga aerodinámica.

El principal cambio con respecto a la seguridad del piloto tendrá que ver con laintroducción de los guantes biométricos, que se encargan de medir las constantes vitales del deportista en todo momento. El último cambio, pero previsto para 2021, tiene que ver con la posible eliminación del MGU-H, uno de los sistemas de recuperación de energía de la unidad de potencia, posiblemente el elemento que más complica la fiabilidad del motor, como se ha comprobado esta temporada.

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)