Nov 202016
 

¿Ha sido la exhibición de Max Verstappen en el GP de Brasil 2016 una de las mejores carreras de F1 en lluvia? Pues vamos a compararla con las míticas pruebas en mojado de la historia. Y así salimos de dudas

Resultado de imagen de Max Verstappen Brasil 2016Max Verstappen dio un recital de conducción en mojado en el GP de Brasil 2016. Se marcó un remontadón sobre el asfalto encharcado de Interlagos. Y subió al podio después de adelantar a once coches en las últimas quince vueltas. La lección fue soberbia y magistral.

Tras esa actuación, su jefe en Red Bull, Christian Horner, manifestó que había estado a la altura de Ayrton Senna y Michael Schumacher, dos de los mejores pilotos de la categoría reina. 

Ante esa afirmación, se nos ha ocurrido desempolvar las mejores carreras de F1 en lluvia. Queremos ver si el amigo Christian tiene razón o si se han pasado tres pueblos.

De lo que estamos seguros es de que te vas a quedar ojiplático con las actuaciones legendarias que te hemos seleccionado. Entre ellas, Alemania 1968 y Jackie Stewart; Japón 1976 con James Hunt; Canadá 1981 y la locura de Gilles Villeneuve; Mónaco 1984 donde Ayrton Senna se consagró como el mejor en mojado; España 1996 y Michael Schumacher; Hungría 2006 y la magia de Fernando Alonso; Monza 2008 y la primera victoria de Sebastian Vettel.

Todas estas gestas han pasado a la historia por la pericia y en algunos casos la temeridad de sus protas bajo unas condiciones climatológicas acongojantes.

Ponte el chubasquero o coge el paraguas que arrancamos y te vas a mojar.

Alemania 1968: Stewart, en el infierno verde

Cuando se repasan las secuencias de la proeza de Jackie Stewart y de sus rivales en el GP de Alemania 1968, no se comprende cómo alcanzaron vivos a la meta. El diluvio reinaba en el temible Nurburgring. Las condiciones en el llamado Infierno Verde eran terroríficas y la visibilidad, escasa.

Todos, desde el primero al último, fueron unos héroes que aquel día se jugaron la vida por practicar el deporte que amaban. El piloto escocés, que llegó el primero después de salir en sexto lugar, firmó una de las mejores carreras de F1 en lluvia de todos los tiempos.

¿Cómo pudieron mantenerse en pista con aquellos rudimentarios monoplazas? Fue gracias a las manos de esos maestros de la velocidad.

Japón 1976: Hunt reina en un tifón

 A lo largo de la historia del motor, muy pocos corredores han tenido las pe**tas que demostró James Hunt en su vida. Al ligón inglés, uno de los pilotos más fiesteros de la historia, no le paraba ni un tifón. Así lo demostró en el GP de Japón 1976. Las imágenes de la salida en el asfalto de Suzuka ponen los pelos de punta al más tranquilo. Cómo se jugó el tipo. No ganó la carrera. Pero ese día conquistó el Mundial de 1976 y el corazón de los aficionados. Por cierto, recientemente se han cumplido 40 años del Título de James Hunt en tierras niponas. ¡Cómo pasa el tiempo!

Canadá 1981: Villeneuve, lo nunca visto

Muy pocos valientes se han atrevido a pisar el acelerador a fondo o a apurar la frenada cuando arrecia un chaparrón. Pero lo que hizo el canadiense en el Gran Premio de su país en 1981, es un caso de polstergeist. ¿Cómo pudo correr ese hombre con el morro del coche roto y próximo a su casco y llegar tercero? No es una invención nuestra. Repasa las secuencias de la machada. Te quedarás con la boca abierta.

Mónaco 1984: Senna, el dios de la lluvia

Ayrton Senna está considerado como el mayor especialista en mojado. Sus actuaciones míticas así lo demuestran. Su leyenda cuando las nubes descargaban su líquido elemento comenzó en el GP de Mónaco 1984.

En su primera cita en Monte Carlo y con su modesto Toleman-Hurt, impartió una lección de dominio. Terminó segundo. Pero si no se hubiera suspendido la prueba, se habría comido al ganador, un tal Alain Prost, a quien le iba descontando 4 segundos por vuelta. Aquella fue una de las mejores carreras de F1 en lluvia. 

En la temporada siguiente, Senna logró su primera victoria en la categoría reina. Fue en el GP de Portugal 1985 disputado en el Circuito de Estoril y bajo unas condiciones climatológicas terribles. Aquel día el brasileño se convirtió en el dios de la lluvia.

Años después, durante la primera vuelta del GP de Gran Bretaña 1993, el astro carioca firmó en Donington Park la mejor vuelta sobre un trazado mojado que se recuerda. Una proeza difícil de repetir.

España 1996: Schumacher, rey del diluvio

Tras la muerte de Senna, Michael Schumacher tomó su testigo como el mejor de la parrilla. Y al igual que el mito carioca en su época, protagonizó las mejores carreras de F1 en lluvia. Una de las más recordadas tuvo lugar en el Autódromo de Montmeló en el GP de España 1996. La gesta del káiser fue tal que sobran las palabras. Te invitamos a que veas el vídeo y opines tú mismo.

Un año mas tarde, el káiser demostró que el GP de Bélgica era su favorito. ¿No te lo crees? Pues repasa las alucinantes imágenes de la carrera de 1997. Te quedarás con la boca abierta.

Hungría 2006: La magia de Alonso

Fernando Alonso dejó constancia de su clase en el GP de Hungría 2006. Allí se marcó unas vueltas espectaculares adelantando a todo el que se ponía por medio. Lástima que una tuerca mal fijada en una de sus ruedas, le privara de la gloria. Muchos han comparado aquella gesta con la de Senna En Donington Park 1993. No es para menos.

Monza 2008: Épica victoria de Vettel

Nada hacía presagiar que un joven alemán y su humilde Toro Rosso pudieran brillar en el GP de Italia 2008. Sin embargo, Sebastian Vettel consiguió la pole bajo una cortina de agua en Monza. Fue el primer aviso de sus intenciones para el día siguiente. Nuevamente con la pista encharcada cuajó una actuación sensacional y vio la bandera de cuadros el primero. La calidad del rubito teutón quedó al descubierto. Aquel día firmó una de las mejores carreras de F1 en lluvia.


F1 Italian GP Monza 2008 Start por Markbel

GP Alemania 1957: La mejor carrera de F1

El diabólico escenario, el antiguo Nürburgring, y el piloto protagonista de la hazaña en 1957, Juan Manuel Fangio, no dejan lugar a dudas. Cuando te pregunten en el Trivial sobre la mejor cita del Mundial, ya sabes lo que debes responder.

El mérito del campeón argentino fue brutal teniendo en cuenta que sufrió una parada en boxes al estilo Toro Ross. Perdió más de un minuto. Pero, los héroes se revelan contra su destino. Jamás pierden la fe en sí mismos. Aquel día Fangio corrió hasta abrazar la leyenda en forma de triunfo.

En aquella época competían con rudimentarios bólidos compuestos por los frenos, un volante, 4 ruedas y poco más. Superaban los 200 kms/hora sin dificultad. Son los tiempos de los gorros de cuero y las gafas de aviador. Secuencias épicas en blanco y negro. 

GP Francia 1979: Una gran carrera entre Villeneuve y Arnoux

Rene Arnoux y Jacques Villeneuve protagonizaron unas secuencias inolvidables en el GP de Francia en 1979. El duelo entre ellos dejó una sucesión de adelantamientos épicos. La emoción reinó hasta el final de la prueba. El combate entre los dos gladiadores del asfalto fue despiadado y hermoso a partes iguales.

Cuando llegaron a la meta en Dijon, sus directores de equipo aseguraron que los bólidos llegaron casi sin frenos ni neumáticos ni motor. Esas fueron las cicatrices de una de las más hermosas contiendas del motor.

Curiosamente, el Renault del francés y el Ferrari del canadiense compitieron por la segunda plaza del podio. La primera se la llevó un tal Jean Pierre Jabouille. Pero de él nadie se acuerda. Y no nos extraña.

Suzuka 1988 Ayrton Senna

GP de Mónaco 1984: Una de las mejores pruebas

Era un día lluvioso en la hermosa y pija Costa Azul donde se disputaba el GP de Mónaco 1984. En la salida, un novato y flacucho corredor iba a disputar su segundo gran premio, a los mandos de un humilde Toleman-Hart.

Se llamaba Ayrton Senna. Partió desde la 13ª plaza y terminó 2º en un recital memorable. No venció porque detuvieron la prueba para que no superara a Alain Prost. Había nacido una estrella que jamás se extinguiría. 

GP Canadá 2011: Una de las mejores carreras de los últimos años

Los aficionados que asistieron al GP de Canadá 2011 fueron testigos de una de las citas más emocionantes de los últimos lustros. En ella todo fue espectáculo y emoción. El diluvio universal que inundaba el Circuito Gilles Villeneuve obligó a dar la salida con los monoplazas detrás del coche de seguridad.

A partir de ahí, se desató la locura y el caos. Había llegado el momento del showtime. Por una vez, el Gran Circo estuvo a la altura de su apelativo. Multitud de incidentes en pista,con 6 apariciones del safety car. Además se batió el récord del número de adelantamientos, 136, y el de pit stops, con 76. Fue un hermoso regalo para el fiel y empapado público canadiense.

La carrera duró más de 4 horas, ya que estuvo interrumpida unos 120 minutos por la bendita lluvia. Y por si todo esto fuera poco, Jenson Button se puso líder en la última vuelta y le levantó el triunfo a un sorprendido Sebastian Vettel. 

¡Qué llueva, qué llueva, la Virgen de la Cueva! Esa es la cancioncilla que desde entonces tararea Ecclestone. Todo sea por el bien de su multimillonario negocio.

F1's Greatest Lap Ayrton Senna at Donington 1993 por pure-racing


F1 Italian GP Monza 2008 Start por Markbel

Las 5 mejores carreras de la Historia de la F1

Las mejores carreras de F1 en lluvia

Vía topgear.es, YouTube.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)