Ene 282014
 

El primero de la clase ya está aquí

BfDPL2BIYAAJ5jG[1]Con un aspecto imponente y con menos ruptura que sus competidores respecto al 2013, Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo han levantado la lona del nuevo coche con el que competirán. En lugar del morro tobogán de Ferrari, Newey opta por una nariz alta y aplastada, con un desviador de fibra triangular en la punta.

Red Bull apuesta por una continuidad de su exitoso concepto de los últimos años. Los pontones de aprecian algo más grandes en la boca y en la zona lateral, para desaparecer luego en la zona trasera. Siempre fue el más recogido en la zaga y mantiene esas formas.

Los deflectores laterales enganchan con la zona superior del pontón, como en 2013, un concepto que Ferrari ha imitado en su F14 T. En la parte trasera destaca también el pilar único de sujeción del alerón trasero, con una solución muy similar a la del nuevo McLaren.

En general es uno de los que menos riesgos ha tomado a la hora del diseño, pero que por ello parece más equilibrado que sus competidores. Newey ha seguido la máxima de «si algo funciona, ¿para que tocarlo?.

En la cuestión mecánica, En Milton Keynes deben afrontar el reto de encajar la nueva mecánica, compleja en cuanto a refrigeración, en un coche que ha tenido sus únicos puntos negros estos cuatro años en la fiabilidad del KERS y el sobrecalentamiento del alternador, que les costó varios abandonos, aunque sin consecuencias finales en la clasificación.

El primero de la clase

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)