Nov 232016
 

Explicación del Circuito

Los pilotos tendrán que dar 56 vueltas y completar 309 kilómetros.El trazado se puede dividir en dos circuitos: uno de 3,1km y otro de 2,4km que pueden operar simultáneamente.Las curvas, rectilíneas y más bien lentas son todo un reto.La recta principal no es demasiado extensa, la que le sigue es más larga y donde es posible el adelantamiento.Esta da paso a dos virajes a izquierdas seguidos con amplios pianos.

La siguiente una cerrada horquilla de la mitad, estará presidida por unas impresionantes gradas que envuelven la pista, donde se sentirá (más que en ningún otro lugar) el calor de la afición. Si de algo peca este trazado es de las pocas vías de escape que se le han instalado: si un piloto comete un error, acabará, probablemente, chocando contra el muro de protección.

La primera mitad de la vuelta, hasta la curva nueve, es típicamente el nuevo estilo de pista.Existe una sesión rápida al comienzo, desde la curva 1 hasta la curva 4, donde las tribunas están literalmente sobre la cabeza de los pilotos; esto permite darle al espectador una gran visión del lugar.

La sección trasera del circuito será para los pilotos como conducir en un circuito urbano.Hay que sortear una serie de curvas de noventa grados tanto para la izquierda como para la derecha.En el final de la vuelta hay una curva de media velocidad que lleva a la recta principal.

Las Cifras con las que se construyó el circuito de Yas Marina

El circuito es impresionante.Salida del pit lane subterránea, sentido de marcha contrario a las agujas del reloj.Velocidad máxima estimada de 317 km/h en la recta de atrás (la más larga del mundial con 1.173 metros), 21 curvas.Grandes oportunidades de adelantamiento.Hotel de cinco estrellas en el mismo circuito (donde estarán los pilotos).Todo gracias a dos años de trabajo intenso (trabajo realizado por filipinos, indios, pakistaníes…).Mas de 14.000 empleados,35 millones de horas laborables, 1,6 millones de metros cúbicos de tierra movidos, 720.000 metros de asfalto extendido y ni se sabe (no quieren decirlo) el dineral que ha costado.

Muchos os preguntaréis por qué un pequeño emirato invierte todo este potosí en un circuito de Fórmula 1. La respuesta es muy simple: el petróleo se acaba. Necesitan otra fuente de ingresos para un secarral que antes de 1958 (fecha en la que descubrieron que había petróleo bajo sus pies) vivía solo de la pesca, la cría de camellos y las perlas.

El objetivo es sustituir los ingresos del petróleo por el turismo y la F1 es un gran escaparate para lograr convertir Abu Dabi en un destino atractivo. Dubai, otro de los siete que forman los Emiratos Árabes Unidos (EAU), comenzó hace algunos años con esta apuesta y ahora es el destino de muchos ricos occidentales que han comprado propiedades allí.

Via /A.lobato

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)