Nov 182018
 

Toyota no tuvo rival y dominó en Shanghái para firmar un nuevo doblete en el que Fernando Alonso no pudo llevarse la victoria por una controvertida estrategia que le dejó muy atrás

Ver imagen en Twitter¿Cómo se puede liderar con treinta segundos de ventaja, y en cuestión de pocos minutos ser segundo con medio minuto perdido? Es uno de los rasgos que definen las carreras de resistencia: en cualquier momento el factor más inesperado rompe los esquemas. En las 6 Horas de Shangai, la última prueba del WEC en 2018, le tocó a Fernando Alonso, Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima. El coche número 8 fue el más rápido en los diferentes segmentos de la carrera con sus tres pilotos. Y, sin embargo, perdió una victoria que tenía al alcance de la mano. Pero en este mundo, solo se canta la victoria cuando cae la bandera a cuadros.

Y no hubo conspiraciones de Toyota en beneficio de un coche sobre otro. Más en concreto, cuando los responsables del equipo rompieron la tónica de paradas en boxes de sus dos coches para aplicar una estrategia que acabó perjudicando al coche de Alonso. En el mundo de la resistencia, es el equipo el protagonista. Sus pilotos son subordinados a su estrategia. Toyota quiso asegurar el doblete ante las complicadas condiciones en las que tuvo lugar la carrera. Pero el tiro salió por la culata para Alonso y sus compañeros

El ritmo de Alonso bajo la lluvia

La lluvia fue compañera constante de la prueba china. Hasta en dos ocasiones se interrumpió su desarrollo por las condiciones atmosféricas y de la pista. En los primeros noventa minutos de carrera sólo hubo veinte bajo bandera verde. Fue entonces Buemi a los mandos del 8 mostró una gran superioridad sobre el numero 7, pilotado por Pechito López. El suizo superó al argentino, pero la bandera roja y los coches de seguridad impidieron lograr una amplia ventaja. Luego le tocaba el turno a Alonso.

El español rodaba por primera vez en condiciones de asfalto mojado en carrera, pero imprimió un ritmo espectacular. Tanto, que logró una vuelta rápida bajo una intensa lluvia cuyo registro no fue superado por sus compañeros hasta los compases finales de la prueba, cuando la lluvia amainó y el asfalto perdió agua. Alonso aumentó su ventaja hasta alcanzar medio minuto, tanto por su ritmo como por una primera parada más larga de sus rivales para modificar la puesta a punto del número 7. Con semejante ventaja la prueba parecía bien encarrillada, aunque siempre abierta a otro coche de seguridad por las condiciones metereológicas y los incidentes en pista. Llegó, pero en el peor de los escenarios para Alonso y sus compañeros.

A las 3 horas y 35 minutos de carrera, el ByKolles quedó parado en la recta de meta por un problema mecánico mientras que poco después se salió el DragonSpeed. La dirección de carrera sacó de nuevo al coche de seguridad, que evaporó gran parte de la ventaja del número 8. Aun así, Alonso mantenía el liderato. Toyota aprovechó la oportunidad para llamar al 7 a boxes. Hasta el momento los dos coches habían entrado a la vez, pero en esta ocasión el líder (Alonso), fue llamado después de su coche hermano, una decisión que resultaba a priori extraña. Fue cuando la suerte le volvió la cara al número 8.

Un error que arruinó la victoria

“Fue una situación muy triste. Normalmente, en este tipo de situaciones te preocupas por el equipo y por no tomar riesgos. El coche 8 (de Alonso) estaba por delante y el coche número 7 debía hacer una parada porque tenía muy poca gasolina, no podía seguir fuera”, explicaba después Rob Leupen, Director de Toyota. Por tanto, el coche que marchaba segundo “entro en boxes antes, y se benefició en comparación del coche número 8”. Pero cuando Alonso lo hacía en la vuelta siguiente, todo lo que podía salir mal, salió peor. Cuando el español se disponía a salir a pista se encontró con el semáforo de la calle de boxes en rojo porque, en ese momento, pasaba todo el pelotón que antes había cruzado por la calle de boxes mientras se retiraba de la recta al ByKolles. Cuando Alonso volvió a la pista había perdido medio medio minuto, además de tener coches más lentos entre el líder y su posición.

“Después, en perspectiva, vimos que cometimos un error y deberíamos haberlo hecho de otra manera”, explicaba Leupen, “pero en ese momento, decidimos dejar el número 8 al frente porque si hubiera habido una bandera roja (suspensión de la carrera), podía haber ocurrido que no hubiera estado un Toyota delante. Así que decidimos asegurarno y hacer entrar primero el coche 7 se puso delante y el 8 se cayó en la clasificación. Fue una triste decisión de carrera, pero en perspectiva, como equipo tenemos que optimizar la situación, por eso, como equipo teníamos que tomar los mínimos riesgos. No pudieron dar la vuelta a la situación, lo sentimos, pero tenemos que mantener a Toyota delante”.

“Se lo hemos explicado a los pilotos”

Cuando Alonso cedió los mandos a su compañero Nakajima no hubo opciones de recuperar el tiempo perdido a pesar de que el japonés también fue más rápido que Mike Conway, protagonista del relevo final en el número 7. La lluvia a veinte minutos de acabar la prueba y otro coche de seguridad permitieron reducir la diferencia a tan solo dos segundos en la meta, aunque Toyota ya había decidido en la última parada en boxes bloquear la clasificación para no correr riesgos.

“Por supuesto que se lo hemos explicado”, explicaba Leupen sobre la decepción de Alonso y sus compañeros, “todos los pilotos quieren ganar y hay que aceptar que no estén contentos con esta situación. Cuando tomamos la decisión pensábamos en el equipo, debíamos mantener nuestro coche en primera posición. Lo sentimos por el coche número 8, para el equipo ha sido bueno porque logramos un doblete, aunque para el coche 8 las cosas pudieron ir mejor”.

Alonso, Buemi y Nakajima siguen líderes del Mundial, pero ahora con solo cinco puntos de ventaja sobre sus rivales Conway, López y Kobayashi. “Para Toyota ha sido un triunfo, pero el coche 8 fue más rápido, pudimos verlo”. Ya, pero la victoria se había esfumado.

Vía Elconfidencial.com

Share

  3 Responses to “Toyota se equivoca con la estrategia de su coche 8 y le da la victoria al 7, en una carrera fantástica de Fernando Alonso”

  1. Esperemos que sea la ultima cagada que hace el equipo, ya llevan dos este año. De todas formas, mientras el numero 8 siga delante en la clasificación, estará bien y si gana otra vez las 24 horas de Le Mans, insuperable la temporada.

    • Ha sido muy cantoso. Un error que no sabemos si intencionado o no. Como tu bien dices esperemos sea el último. No faltaría más que después de lo que lleva conseguido otro error les costará perder lo que ya casi tienen ganado. En fin. Iremos viendo. Saludos amigo y gracias a miles…

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)