Ene 292014
 

Button, el más rápido, Rosberg impresiona con sus tandas largas

gutierrez-sauber-raikkonen-ferrari-jerez-2014[1]Un tiempo de 1'24"165 ha devuelto la calma al Gran Circo. Después de un primer día de pruebas caótico, este crono marcado hoy por Jenson Button certifica, al menos, que los Fórmula 1 Turbo de 2014 serán más rápidos que los GP2. Además, puede que incluso sean fiables, como puede deducirse de las 97 vueltas que Nico Rosberg ha logrado completar.

Jenson Button ha terminado su trabajo en el Circuito de Jerez con buenas sensaciones. Su McLaren MP4-29 ha sido el más rápido del día con un crono de 1'24"165, un bálsamo para el Campeón de 2009 y su equipo, ya que ayer no pudo dar ni una sola vuelta como consecuencia de una maraña de fallos eléctricos en su monoplaza que tuvo ocupados a los mecánicos plateados durante toda la tarde, hasta que lograron poner orden y dejar listo un coche capaz de completar hoy 43 vueltas sin mayores problemas. Fiabilidad, divino tesoro en un escenario técnico inexplorado.

Pero si el tiempo de Button tiene algo más de relevante no hay que buscarlo en la misma tabla de cronos, sino en la comparativa con los últimos tiempos logrados por la GP2 en esta misma pista hace unos meses. Por poco, pero Button ha superado los tiempos de Dillmann con el probadísimo Dallara de motor Renault atmosférico de 4.0 litros, signo inequívoco de que la Fórmula 1 Turbo será más veloz que la categoría de plata del automovilismo mundial. Evidentemente, los tiempos mejorarán sustancialmente en los próximos días en Jerez y todavía más cuando completen las ocho jornadas de pruebas en Baréin.

El sistema de propulsión y recuperación eléctrica está todavía en pañales, las pruebas aerodinámicas apenas han comenzado y ni siquiera han probado aún los compuestos de neumáticos de los Grandes Premios. De momento, sólo se empiezan a comprobar sistemas, se revisan hasta la saciedad las instalaciones eléctricas y se trabaja en la entrega de la 'potencia eléctrica' con neumáticos específicos de invierno para poder acumular vueltas sin destrozar la goma a pesar de que los coches no han alcanzado su comportamiento óptimo y, por tanto, es muy frecuente verlos de costado al salir de las curvas.

Así pues, el rendimiento de los coches será muy elevado en Australia, ampliamente por delante de los GP2 con los que hoy sólo pueden empatar. Será más difícil superarlos en el apartado acústico, donde flaquean con su tímido bramido, bronco pero muy por debajo del umbral del dolor en los oídos no sólo de los espectadores, sino incluso de quienes contemplan lo que ocurre desde el mismo muro de boxes. Pero desde estas páginas queremos mantener la necesaria cautela antes de lanzar nuestro juicio sobre unos coches que varios pilotos han definido como "desafiantes" o incluso "difíciles de conducir", palabras de aliento para una afición muy crítica con los coches que se conducían como si fueran sobre raíles y que, además, tenían una excesiva similitud en su aspecto merced a una normativa veterana y absolutamente restrictiva en las partes. Jenson Button lo ha resumido así: "Los vendedores de tapones para los oídos van a quebrar, pero el pilotaje es mejor que el de los últimos años".

Por su parte, Nico Rosberg ha terminado cuarto en la clasificación, pero su trabajo ha destacado por encima de todos por rozar el centenar de vueltas recorridas en tan sólo una jornada. Especialmente durante la tarde, el alemán ha encadenado una tanda tras otra, y en cada una ha sumado entre 10 y 15 vueltas. La fiabilidad del Mercedes W05, perfectamente reparado después del accidente sufrido ayer por Hamilton –destaca una soldadura 'casera' en el alerón delantero para reforzarlo y evitar otra rotura– ha sorprendido especialmente en el coche de Rosberg, mientras que Button, Bottas y Pérez han completado otras 115 vueltas para sumar un total de 212 giros. Es un balance esperanzador en comparación con los 99 giros de las unidades de potencia de Ferrari y, sobre todo, respecto a las 19 vueltas de los propulsores de Renault, 11 del Caterham de Marcus Ericsson y tan sólo ocho del tetracampeón mundial Sebastian Vettel. La marca del rombo no ha perdido la ocasión de aclarar que han detectado el problema capaz de mantener a tres equipos prácticamente en el dique seco –Toro Rosso no ha salido de boxes, de hecho– en las dos primeras jornadas de pruebas de pretemporada. Según Remi Taffin, director de operaciones de Renault F1, se trata de un problema de 'hardware', es decir, de alguna pieza física de los motores, y que mañana lo tendrán todo solucionado para que los equipos motorizados por la Régie salgan a pista "a las nueve de la mañana".

A lo largo de la tarde iremos actualizando con más noticias relacionadas con este segundo día de test en Jerez.

Vía Cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)