Abr 162012
 

El heptacampeón podría haber ganado si sus mecánicos le hubieran ajustado bien la rueda que le hizo abandonar

Michael Schumacher podría ser el siguiente en llevar a Mercedes al escalón más alto del podio, después de que su compañero, Nico Rosberg, dominara el fin de semana en Shanghai y, en su carrera número 111 en la categoría, lograra finalmente la pole y la victoria.

Nico Rosberg se impuso a Michael Schumacher -de 43 años- en la batalla fraticida entre compañeros durante las últimas dos temporadas, después de que el siete veces Campeón del Mundo retornara a la Fórmula 1 en 2010 de la mano de Mercedes.

No obstante, el expiloto de Benetton y Ferrari parece estar mucho más cerca del ritmo de Rosberg esta temporada, y de hecho superó de manera sólida en calificación a su compañero de 26 años tanto en Australia como en Malasia.

"Es simple –explicó Michael Schumacher al diario brasileño O Estado de S.Paulo-, la forma en la que puedo pilotar este coche es mucho más parecida a como he pilotado un monoplaza durante toda mi vida. Si estudias mi pilotaje hoy y lo comparas con el de diez años atrás, no ha cambiado mucho", reconoció.

"Pero si miras en 2010 y 2011, mis brazos nunca paraban de trabajar. Ésa no era mi forma de pilotar", insistió Schumacher, antes de admitir sus dificultades para mantener el ritmo de Rosberg al inicio de la carrera de ayer, de la que tuvo que retirarse por un problema con una de sus ruedas tras un error del equipo en el pitstop.

No obstante, y a pesar de no haber subido al podio desde su regreso a la F1, Schumacher ya huele la presa de la victoria cerca. "Será la misma sensación que cuando subí al podio por primera vez con Benetton y Ferrari", predijo el campeón germano.

"Cuando comencé con esos equipos, estábamos lejos de poder pensar en ello. Pero después de mucho trabajo, diría que años -justo como ahora con Mercedes- hemos llegado a la etapa de poder pelear", indicó, al tiempo que recordó que "mucha gente no tiene ni idea de cuántas cosas se tienen que cambiar, cuánto esfuerzo e inversión se requiere".

En este sentido, el Kaiser, cuyo contrato con Mercedes expira al final de este año, reconoció que con 43 años está pasando por eso "otra vez", y que lo hace porque realmente le gusta. "Puede que no lo creas, pero estoy tan centrado en el desarrollo del coche que no pienso sobre ello", señaló al respecto, aunque concedió  que "más tarde será inevitable".

"Me provoca un gran placer que estemos empezando a ver los resultados de este gran trabajo. Todavía soy perfectamente capaz de ganar en Fórmula 1", insistió Schumacher.

Vía cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)