Abr 112012
 

Para parte de la parrilla, la temporada empieza ahora

La Fórmula 1 ha vuelto. Tras el descanso después de Malasia, es hora de encender los motores rumbo a China. Sin un líder bien definido y con gran parte de las incógnitas que teníamos a principio de la temporada todavía sin resolver, el gran circo aterriza en Shanghái, en el imponente trazado inaugurado en 2004. ¿Quién ha sido capaz de aprovechar mejor el tiempo y ponerse al día? Lo veremos este fin de semana.

Quince días después, la Fórmula 1 resucita. Un parón en el que cada uno ha intentado poner a punto máquina, cuerpo y cerebro para prepararlos para una carrera importante en la que se perfilarán los favoritos reales de 2012. Con un Fernando Alonso sorprendentemente líder del mundial, Jenson Button y Lewis Hamilton ansían arrebatarle su privilegiada posición, mientras que los chicos de Red Bull Racing no pararán hasta recuperar el ritmo perdido en Sepang. Mientras, otros pilotos tratarán de seguir dando sorpresas, como los de Mercedes en la clasificatoria y Sergio Pérez, Kimi Räikkönen, Kamui Kobayashi o Pastor Maldonado en la carrera. La reñida competencia obliga a todos los equipos a evolucionar, a revolucionar, a inventar, a trabajar, a adelantar las actualizaciones y, en definitiva, a ser la especie mejor adaptada a unas condiciones de competitividad difícilmente recordables.

 

FERRARI BUSCA CREDIBILIDAD

Ya decíamos en nuestro artículo de la carrera de Malasia que el liderazgo de Alonso en el mundial de pilotos parece tan extraño como un espejismo. No es la posición natural de un bólido como el F2012, tan carente de prestaciones que se le presuponía luchando por entrar en los puntos a principios de año. Pat Fry, director técnico de Ferrari, reconoce que se trata de una situación probablemente temporal, debido a “diversas circunstancias, como una buena salida en Australia o la lluvia de Malasia”. Pero Fry tampoco le quita mérito al propio piloto y a su máquina: “El coche funcionó bien, y Alonso aprovechó las oportunidades”, asegura. Además, la estrategia fue casi perfecta, aunque Alonso tuvo que luchar mano a mano contra Pérez en los últimos compases de la carrera, y un poco antes para ganarse el primer puesto sobre la pista con un soberbio adelantamiento que la retransmisión televisiva se perdió lamentablemente.

Pero China será otra historia: con una pista probablemente seca (según las primeras previsiones meteorológicas), la superioridad del F2012 se esfuma: “Estaremos a unas ocho décimas de los mejores”, augura Fry sobre la clasificatoria de Shanghái. La estrategia de Ferrari es poner a trabajar toda la maquinaria de Maranello para que fabrique una adaptación del monoplaza lo antes posible. Y es que Ferrari no es líder del mundial de constructores (lo es McLaren seguido de Red Bull), lo que da una mejor muestra de qué coches son los que marcan el ritmo. Las cinco actualizaciones que Ferrari llevará a China (adelantando algunas de las previstas para España) intentarán compensar el difícil rendimiento para el F2012 en un trazado como el de China, donde se mezclan curvas lentas de diferentes y cambiantes ángulos con rectas inmensas, como la de 1,4 kilómetros con zona de alerón móvil incluida.

 

MERCEDES TRABAJA EN LOS NEUMÁTICOS

Un numeroso grupo de aficionados recibió a Fernando Alonso en el mismo aeropuerto chino de Shanghái. En su cuenta de una conocida red social, el campeón español escribía sorprendido: “El calor de la afición china. ¿Cómo sabrán a qué hora llegamos?” Ferrari espera que 'la hora' de Ferrari sea en Montmeló, adonde no quiere llegar tarde con el primer gran paquete de actualizaciones que definitivamente debería relajar al ovetense, aunque en China ya habrá importantes novedades.

Pero también las habrá en las demás escuderías; Mercedes, por ejemplo, está adoleciendo graves problemas en la degradación de sus neumáticos, que les hacen perder todo lo ganado (que no es poco) en fantásticas sesiones clasificatorias y en sus fulgurantes salidas de carrera. Ross Brawn, jefe de la escudería, anticipa ilusionado: “Hemos trabajado muy duro, y esperamos ver recompensas este fin de semana en Shanghái”. Norbert Haug, jefe de Mercedes Motorsport, es consiente del problema que tienen en las largas tandas, iniciado ya el año pasado: “Nuestro rendimiento a una sola vuelta no ha repercutido en un rendimiento consistente en las carreras”, se lamente. Mercedes ha realizado análisis exhaustivos de la situación, y cree haber resuelto los problemas: “Hemos estudiado nuestro desgaste en los neumáticos y sabemos cómo podemos mejorarlo. China será una respuesta sobre nuestro progreso”.

 

RED BULL QUIERE VOLVER A GANAR

Y un buen progreso necesita Sebastian Vettel. El piloto alemán de Red Bull pasó por malas experiencias en Malasia, donde incluso perdió los papeles con Karthikeyan, y espera calmarse en China. Nadie le da por descartado; nadie cree que esté fuera de la lucha; nadie le ha perdido el respeto… Simplemente ha tenido una mala racha, y todos confían en que volverá a luchar por el primer lugar. Tras desconectar unos días, viajó hasta Milton Keynes para trabajar con el equipo en el coche. Él sabe que el mundial ha comenzado cuesta arriba, y no está acostumbrado: “Lo admito”, asegura. “Las dos primeras carreras no fueron perfecta, pero tampoco estuvieron tan mal. Tengo fe absoluta en el equipo, en el coche y en mí mismo. Podemos lograr cualquier cosa”. No es el único piloto (y equipo) que prácticamente considera que el mundial empieza realmente en China.

 

MÁS EMOCIÓN QUE NUNCA

Lo que está claro es que pocas veces tenemos tantos posibles ganadores en tantos equipos diferentes. A los 'clásicos' como los pilotos de RBR (Vettel y Webber), los de Ferrari (Alonso y Massa) y los de McLaren (Hamilton y Button), hay que añadir agradables sorpresas como el piloto de Williams Pastor Maldonado (“Shanghái es uno de mis circuitos favoritos”, asegura) o el de Sauber Sergio Pérez, sin olvidarnos de los chicos de Mercedes (Nico y Michael). Todos ellos se verán las caras en una pista muy agresiva con los neumáticos donde se comprobará la evolución de cada coche y de cada piloto a la hora de conservarlos. Pirelli llevará los neumáticos medios (blancos) y blandos (amarillos), todo un reto para los estrategas. Mientras que Shanghái ofrece una velocidad punta bastante elevada, el desgaste de los frenos no es tan exagerado, y la aparición media del coche de seguridad es de uno por carrera. Todos estos son los ingredientes para otro fin de semana de emoción y velocidad como sólo la Fórmula 1 nos puede ofrecer. Habrá sorpresas, seguro.

Vía cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)