Jul 052018
 

Telemetrías para Silverstone

El mítico circuito de Silverstone, donde se celebra el Gran Premio de Gran Bretaña, está formado por 14 curvas (seis a izquierda y ocho a derecha) y largas rectas. Es uno de los circuitos más veloces del campeonato, con una velocidad máxima de 335 km/h. Además es un trazado largo de 5’89 km en el que se recorren 306,332 km totales (52 vueltas).

A la hora de hacer las paradas, en Silverstone se tarda más de medio minuto en recorrer la calle de boxes desde que se desvía de la pista hasta que se vuelve a incorporar. Esto, unido al tiempo que tarde cada equipo en cambiar neumáticos hace que sea una parada muy larga.

Un circuito muy rápido

En líneas generales declaramos el trazado de Silverstone como un circuito muy rápido. Sin embargo, podríamos separar en dos partes el circuito, con lo que destacaríamos una primera parte muy rápida, y una parte final lenta y difícil.

El circuito de Silverstone implica mucha potencia en el motor, sobre todo teniendo en cuenta que en casi el 66% de la vuelta se va con el gas a fondo. Los frenos apenas sufren, dado que en la primera parte del circuito apenas se tocan.

El periodo de aceleración máxima es de 12 segundos, unos 890 metros. El consumo por vuelta aproximado es Silverstone es de 2,4 Kilos.

Otro factor a tener en cuenta en Silverstone son las condiciones climatológicas. En este circuito el viento suele ser muy fuerte, y además hay que tener en cuenta que la lluvia puede hacer presencia en el trazado en cualquier momento, dado que se encuentra en una zona muy propensa a las precipitaciones.

Cómo adaptar el coche a Silverstone

Los equipos suelen quitar ala al llegar a Silverstone para afrontar la rapidez del circuito. Además es importante contar con un motor potente.

El circuito de Silverstone requiere una alta carga aerodinámica. El máximo rendimiento se consigue con un buen equilibrio entre la parte delantera (ha de ser dura) y la trasera (tiene que ser más blanda), dado que se necesita buen apoyo en la parte delantera para afrontar las curvas rápidas del circuito, y un buen agarre en la parte trasera para negociar las curvas lentas de la última parte del trazado.

Los neumáticos sufren mucho debido a las curvas muy rápidas que hay aquí. Como ya comentamos, los frenos no sufren mucho porque en la primera parte del trazado apenas se utilizan.

El coche tiene que tener mucha altura para que el piloto vea bien en las zonas de baches. En cuanto a las paradas, las posibilidades de lluvia hacen que las estrategias puedan cambiar.

Puntos para adelantar

Silverstone es un circuito realmente difícil para adelantar. El hecho de que se vaya gran parte de la vuelta a máximo régimen hace que sea casi imposible sobrepasar a otro coche por velocidad. Este año esto puede cambiar con las nuevas medidas impuestas, pero aún así seguirá siendo complicado.

En caso de que se puedan realizar adelantamientos los puntos más claros para ello son las zonas de Club, Vale y Stowe.

Vía Arpem.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)