Ene 112012
 

Grandes y pequeñas mentiras de la F1 en 2011

En la Fórmula 1 hay unas 40 horas al año de información y, el resto, es un juego donde el análisis, las especulaciones y las declaraciones rellenan el espacio deportivo en los medios de comunicación. En este último caso, las palabras de los protagonistas suelen estar cargadas de prudencia. Afortunadamente para el aficionado, hay veces que los protagonistas se aventuran a realizar una predicción que se aleja bastante de la realidad…

Un deseo, una apuesta, un resultado que un piloto o miembro de la escudería quiere completar. Una esperanza que, en ocasiones, llega a cumplirse aunque en otras, y después de la carrera o la temporada, parecía una quimera. Como cuando a Fernando Alonso se le preguntó en antes del primer gran premio por qué lucharía para 2011: "Volver a ser campeón Mundial". A lo largo del año, su discurso, irremediablemente, tuvo que ir cambiando. Tras ganar en Silverstone sentenció que "pensar en el Mundial en estas circunstancias es no entender de qué va la Fórmula 1"; aunque en Spa, en agosto, no se rendía: "Claro que puedo ganar el mundial". Ya en Suzuka, a principios de octubre, marcó su meta en "la segunda plaza de la clasificación de pilotos y 2012". Al final, terminó cuarto.

Resulta curioso que el "viernes más soso del año" para Alonso fuera, dos días más tarde, su mejor fin de semana, cuando ganó el GP de Inglaterra. Seguro que ese aburrimiento ahora le traerá buenos recuerdos.

Continuando con el de Oviedo, y a pesar de que se trataba de unos test de pretemporada, ya avisó en Montmeló, allá por febrero, que "Red Bull tiene el coche más fuerte". A día de hoy esto es una obviedad pero hace 10 meses todavía era una incógnita.

Si el bicampeón español fue bastante prudente a lo largo del año, cierta emoción se adueñó de él y de su equipo cuando dejaron caer, tras su victoria en Silverstone, que ya se podían codear con Red Bull (los dos pilotos con mejores tiempos a una vuelta fueron el asturiano y Massa): "Es algo que sentíamos en las últimas cuatro carreras, y yo estaba diciendo", contestó Alonso cuando le preguntaron si estaba sorprendido por su rendimiento.

Briatore, de loco a gurú

De haber sabido cómo iban las cosas durante el resto de la campaña, quizás hubiera sido tan pragmático como Flavio Briatore tras GP de Australia. El italiano se aventuró a comentar después del estreno lo siguiente: "Ferrari debería centrarse ya en 2012". Un par de horas le bastaron al ex jefe de equipo de Renault para afirmar contundentemente que el año estaba perdido para Ferrari. Muchos pensaron que estaba loco… ahora ha aumentado su fama de gurú de la F1 y ojo, para 2012 ha pronosticado que Ferrari aún estará media décima por debajo del RB8.

También estuvo acertado el equipo McLaren cuando, antes de correr en Montreal, estaba convencido de estar a la altura de Red Bull para lograr la victoria. "Tenemos un coche para ganar, lo que nos permite ser muy optimistas", argumentaba Button. En Canadá, el británico, consiguió su primera victoria del año.

En el lado opuesto de las predicciones está el 'jefe' de todo el tinglado. Bernie Ecclestone también saltó a las portadas de los medios de F1 al afirmar en marzo que se reubicaría el GP de Bahrein para 2011: "Sí, ahora ya no sale nada de ello en la tele". El magnate, en esa misma entrevista a BBC Sport, cayó en una contradicción puesto que al principio señaló preocupado que, "si hay paz, estaremos allí" y terminó desvelando que lo más importante para que se corriera es que no saliera ningún conflicto en la televisión. Hipocresía 'made in Ecclestone'.

"Sois estúpidos, pero os pido perdón si os ofendí"

En este apartado de contradicciones, quizás haya sido el temperamental Lewis Hamilton el que se lleve la palma. "Es ridículo, estos pilotos son ridículos, simplemente estúpidos". Así se despachaba, con la sangre todavía muy caliente, el británico sobre Pastor Maldonado y Felipe Massa. "Os pido perdón si os ofendí. Los dos sois fantásticos pilotos a los que admiro", fue la reacción a los dos días. Del odio al amor en 48 horas.

Bueno, con Felipe Massa ha tardado algo más en llegar, concretamente hasta la última carrera en Brasil. De hecho, Massa también ha cambiado de parecer a lo largo de la temporada sobre lo que él piensa de Hamilton: Del "debería ser castigado otra vez, y bien. Si no, no aprende" al "nunca he tenido nada en contra de él, yo siempre le he respetado". Eso de no tener "nada contra él" hay que ponerlo en tela de juicio porque en Singapur repitió sobre el británico que "se las dio de Supermán" y que "Hamilton no usó la cabeza… otra vez". Ambas sonaron con cierto 'rintintín'. En cualquier caso, pelillos a la mar.

"Sin duda, contar con Pedro de la Rosa para la próxima temporada será un pilar fundamental en el desarrollo de nuestro proyecto. Le doy la más sincera bienvenida. Estoy seguro de que se adaptará a la perfección y de que juntos lograremos grandes cosas". Colin Kolles no sabrá de primera mano si se "adaptará a la perfección" y, desde luego, "juntos" no lograrán grandes cosas en un "proyecto" que ya no es suyo. Veinte días después de recibir a De la Rosa, Kolles dejaba de formar parte de HRT.

Raikkonen: "Nunca me he planteado conducir para Renault"

Esta es buena: "En ningún momento me he planteado seriamente conducir para Renault". Se trata de unas declaraciones de Kimi Raikkonen, hoy en día piloto de Lotus Renault, en octubre del pasado año. Continuó y acusó a Renault de utilizar su nombre para fines comerciales, afirmando que está "muy decepcionado con la manera en que han explotado mi nombre para hacer márketing". Hace dos semanas ya no estaba decepcionado con ese equipo porque en las negociaciones "todo salió bien con Lotus Renault GP, ya que así queríamos".

El finlandés, en su presentación, también soltó alguna frase que, aunque la dijera en serio, resulta ser cómica. "No seguí mucho la Fórmula 1 en todo el año pasado. Este año la he seguido un poco más: vi las últimas 20 vueltas de la última carrera, el Gran Premio de Brasil". Una gran cobertura, sí señor.

Red Bull y su engaño

La última situación un tanto surrealista es la que han vivido Jaime Alguersuari y Sebastien Buemi. En el caso del suizo, estaba haciendo una prueba en el simulador de Red Bull y le bajaron para comunicarle que ya no hacía falta que siguiera trabajando porque habían cambiado de opinión: "No te vamos a renovar". En el caso del barcelonés y tras conocerse la noticia, la exposición de su monoplaza en la estación de servicio más grande de Cepsa reflejaba la extraña naturaleza de la decisión: de ser un motivo de fiesta a un recordatorio teñido de luto.

Por cierto, el piloto catalán afirmó en Brasil algo que no se tomó en demasiada consideración. "Si Red Bull no quiere continuar conmigo, dejo de correr y me buscaría otras cosas. Me gusta estar aquí y soy feliz, pero, si no es así, no creo que vaya a continuar en la Fórmula 1". Afortunadamente, su ilusión permanece intacta y seguirá luchando por el mismo sueño de siempre.

Vía elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)