Oct 062018
 

Bravo Samurái

Si hay un lugar en que la despedida es especial, ese es SuzukaFernando Alonso va cumpliendo un ritual similar en cada trazado por el que pasa, sobre todo desde que anunció su retirada a mediados de agosto. En Japón, la multitud de seguidores que siempre ha tenido el asturiano, cuya admiración por la cultura Samurái es bien conocida, le rindió el penúltimo homenaje. Y el piloto vestía para la ocasión una gorra especial de Kimoa con la bandera nipona como motivo principal. Su actitud es la de quien no va a volver, pero en el entorno del piloto no se cierra la puerta de forma definitiva, por si las moscas.

Es un país muy bonito, donde siempre me ha gustado correr. Los fans son siempre muy especiales. Va a ser una semana y media (junto a las 6 Horas de Fuji) de mucha intensidad, con dos carreras en dos circuitos que me encantan y donde espero tener dos buenos resultados”, comentaba el piloto asturiano sobre la jornada en la que se despidió firmando autógrafos en la recta de meta de varios cientos de aficionados, mientras un par de miles le jaleaban desde la grada principal.

La victoria sobre Schumacher

Los recuerdos de Suzuka son muchos, pero Fernando se queda con el de 2006 y su victoria frente a Schumacher, que le valió la segunda corona de campeón. “Ganar la carrera en un circuito tan especial era algo que deseaba mucho. Y luego, las circunstancias de la carrera, con el abandono de Michael Schumacher y lo que suponía para el campeonato, con esos 10 puntos de ventaja netos, comparados con su cero. Al adelantarle y ver que él se retiraba fue uno de los momentos de más justicia que recuerdo en 2006, porque hasta ese momento habían pasado muchas cosas por detrás. Veníamos de la sanción de Monza y de unas cosas tan injustas, que la victoria en Suzuka fue uno de los momentos más felices que recuerdo“, rememora.

Ha sido en Suzuka dónde se han visto más aficionados ataviados con elementos para despedir a Fernando. La mayor aficionada japonesa y seguidora de Alonso allí donde va, sea F1, Indy 500, Daytona o Le Mans, ha recibido del asturiano un regalo que nunca imaginó. Unas vueltas en uno de los McLaren que se utilizan para las Hot Laps de Pirelli. El premio a una devoción inquebrantable, que le ha llevado por todo el mundo, pagando las entradas a precio de oro.

En Le Mans lucía un pase que costaba 735, pero todo estaba bien empleado por ver de cerca a su ídolo. Seguramente será una de esas aficionadas que volverá a ver al español en IndyCar, WEC, Nascar o incluso en el Dakar, si el asturiano decide correr dentro de unos cuantos años en la clásica de los desiertos.

Fernando fue el más venerado de todos los pilotos. El que más vítores despertó, el que tuvo la entrevista más larga de cara al público, el que firmó más autógrafos… En definitiva fue el héroe del día y lo será también el domingo si logra puntuar, algo que no descartó el asturiano que ocurra.

Su propia línea de ropa

Como curiosidad, es el único piloto que tuvo en su día una línea de ropa con su azul Samurái, con tiendas en la zona de aficionados que congregaban más gente que la de Ferrari, equipo con el que corría entonces el asturiano. Fernando era el único piloto con tienda propia, saltándose las reglas del juego de la escuadra transalpina, donde siempre han sido extremadamente celosos a la hora de que sus pilotos hagan cosas fuera de la Scudería. Alonso podía permitirse ese lujo y, a pesar de que su triunfo en Suzuka data de hace 12 años, sigue siendo el piloto preferido de los aficionados nipones.

Aficionados de Alonso

Fernando Alonso firmando autógrafos

Aficionados apoyando a Fernando Alonso

Fernando Alonso saludando a los aficionados

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)