Dic 132011
 

Jaime retoma la actividad con sus patrocinadores concediendo una entrevista donde se deja entre ver los planes de futuro

Alguersuari es la nueva imagen de la petrolera española, quien, a su vez, patrocinará a Toro Rosso en 2012. Con este vínculo comercial y la gran temporada que ha hecho el piloto más joven de la parrilla (21 años) no hace falta mucho más para llegar a la conclusión de que Jaime conducirá el STR7 pero todavía no se puede decir.

Tras acabar la temporada, en España, cuando cierra los ojos por la noche, ¿qué es lo primero que le viene a la cabeza de 2011?

Pues un gran sabor de boca, sobre todo al final. Porque la temporada empezó muy difícil, con muchísimos problemas, sobre todo con los neumáticos. Pero se supo superar este problema y cambiar los resultados y el rendimiento. Mi mejor amigo este año ha sido la calma, porque si la hubiera perdido, ahora seguramente no estaría aquí. Empecé a sacrificar entrenamientos para apostar por la carrera. Era una situación complicada. Mi compañero y yo nunca hemos llevado la misma puesta a punto porque dividíamos la estrategia y este ha sido mi fuerte este año. He sido batido en entrenamientos por mi compañero más de diez veces, pero, después, era más competitivo en carrera gracias a las elecciones que hice.

¿Ha sido este el más duro de tu carrera?

No, el más duro fue el 2009, de aquí a Lima y volver (risas)

¿Cree  que por el hecho de no haber corrido con otro monoplaza se valora lo suficiente a los dos pilotos de Toro Rosso?

Hace poco me han comentado que Ross Brawn ha dicho que he hecho una buena temporada, pero que no se me puede juzgar porque solo he estado en un equipo. Pues, seguramente, que con diferentes coches y compañeros se vea tu nivel. Pero con un monoplaza no tan competitivo como para estar entre los ocho primeros es más complicado juzgar al piloto. De todas maneras, tengo 21 años y solo llevo dos y medio en la Fórmula  1. En mi  trayectoria profesional, pero también en la personal, tengo mucho que aprender.

Es curioso que en un contexto de presión como el de Red Bull se haya notado una complicidad entre Buemi y Alguersuari. A veces por sus declaraciones parecían ‘hermanos de sangre’

Sí, con Buemi he tenido muy buena relación desde que le conocí a los trece años en los karts. Aparte, le considero uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1. Creo que su juventud y la mía han marcado una diferencia, hemos estado en la cantera de Red Bull luchando con los mejores y al final hemos sido nosotros los que hemos llegado. Para mí es el mejor compañero que he tenido nunca, a una vuelta es sensacional y a mí me ha hecho mejor. Cuando tienes un compañero fuerte, mejoras en todos los aspectos.

¿Y cómo explicaría a los aficionados la presión de la que tanto se habla de Red Bull?

Aunque se hable de presión en Red Bull, es externa, porque al final la única presión que vale es la mía, nadie me pone más presión que yo. Sé dónde puedo llegar y dónde no. Pero no solo en las carreras, sino en todo. Nadie te puede decir lo que tú tienes que hacer. Tienes que ser tú el que sepa dónde y cómo, lo que puedes y no. Un ejemplo, Pep Guardiola, es un modelo a seguir, porque ha cambiado el fútbol, porque en el Barça sabe lo que le puede pedir a cada uno y lo que no. Por eso hay este compañerismo…

¿Pero, en su caso qué pasa cuando Helmut Marko le exige algo que no puede conseguir…?

¡Ah!, me río… porque sabe que no me vale la presión de fuera, no me vale que me digan que me van a echar en dos carreras, no tiene importancia. Lo que sí la tiene es lo que yo considero que pueda hacer. Lo que más duele  es pensar que puedes ser sexto o séptimo y, al final, no lo consigues. Esto es lo que más duele, no que alguien te diga desde fuera “consigue el podio” y no lo hayas logrado. La única presión que vale es la mía.

¿Cómo aprendió a ponerse esa capa encima para que no le afecte lo que le digan desde fuera?

No creo que haya una fecha en especial pero, la verdad es que para mí ha sido un lujo esta experiencia (con Red Bull) porque no solo me ha permitido forjarme como piloto, sino como persona. Ha sido un camino muy difícil. He tenido que sobrevivir. Me vino un tsunami de golpe y no sabía como sobrevivir, me agarré a una farola y conseguí salir. Una de las virtudes de estar en Red Bull y de tener este stress es que me ha obligado a saber gestionar mejor mi vida y ser autónomo en todos los sentidos. Esto es lo más importante. Yo no tengo veintiún años,  soy más mayor que veintiún años.

Jaime Alguersuari conversa con su mécanico en el box de su equipo (Efe).

 

Hablando de autonomía, Hamilton reconocía que envidiaba la burbuja emocional que tiene Button con la gente que le acompaña y que ofrece estabilidad para rendir, ¿Alguersuari necesita esa burbuja o no?

Creo que todos somos emocionales, tenemos nuestro punto, unos más y otros menos. Para mí es fundamental tener a mi familia al lado, si no la tienes, olvídate. Pero en todo en la vida, ¿eh? Y, también, tener un entorno de amigos con el que poder desconectar, tener otros intereses, evadirte. Esto me ayuda muchísimo para liberarme y volver con más ganas, no siempre estar pensando siempre en tu trabajo.

Vettel, sin embargo,  es famoso porque piensa veinticinco horas sobre veinticuatro en las carreras

Sí, supongo que cada uno tiene su manera de hacer las cosas, yo me muevo mucho por los sentimientos, soy muy emocional, por eso lo de la música, porque la siento con el corazón, y lo de los coches viene igual. Cada uno tiene sus cosas, Fernando no es igual que Michael, ni este es igual que Vettel. Cada campeón, como cada estilo de conducción, es distinto.

Para comprender la diferencia de monoplazas, como piloto, ¿ha habido un antes y un después de probar el RB7 en el simulador?

Siempre es lo mismo, ahora todo el mundo dice que Vettel es el mejor del mundo, y hace tres años era Fernando. Esto no funciona así. El mejor piloto va siempre con el mejor coche y al revés. Estos años han sido para Red Bull. Hemos tenido la oportunidad de  probar su coche y  nos hemos dado cuenta de lo que hay en un coche y otro. Hay mucha diferencia, aunque más todavía con un coche por detrás del nuestro. Pero, sobre todo, te das cuenta cuando compartes la pista con ellos, cuando vas detrás de Vettel y ves cómo toma las curvas, cómo sube por los pianos, dónde frena y cuando ves la vuelta de la pole desde la cámara subjetiva.

Qué es más difícil en la Fórmula 1… ¿Sacar partido a un monoplaza, manejar el entorno político o tratar con gente exigente?

Creo que no hay nada mejor ni peor. Cualquier trabajo es difícil, ninguno es fácil, y sí que hay cosas que te divierten más que otras. A mí me gusta mucho conducir mi coche, cuando me ato los cinturones, salgo a la pista, y me expreso como me gusta. Esto es lo mejor. Las otras cosas no es que sean peores, son distintas, y las tienes que gestionar de la mejor manera posible.

A pesar de la artificiosidad de la Fórmula 1 de la que tantas veces ha hablado, también habrá encontrado gente muy brillante. ¿Nos puede dar un ejemplo, al margen de los pilotos?

Giorgio Ascanelli (el director técnico de Toro Rosso) Es uno de los personajes que me ha marcado en mi vida. No solo por trabajar, sino por la filosofía de vivir. Es espectacular. Yo llegué sin la menor idea. Con Giorgio fue todavía más sorprendente. La convivencia con él me ha ayudado a mejorar, a progresar y, sobre todo a entender la Fórmula 1. Qué es lo de fuera y qué es lo de dentro. Me ha enseñado a cómo hacerme un espacio aquí, y no solo para mejorar en la pista.

¿Y cómo afecta 'lo de fuera' a la conducción?

La cabeza es el 90% en todos los deportes, y un ejemplo más claro es el golf. La presión que tiene esta gente cuando con un putt se juega millones de euros… La cabeza es la que marca la diferencia con lo demás, dentro y fuera de la pista.

¿Hasta qué punto es esotérica la Fórmula 1 hacia el exterior? Porque resulta difícil enterarse de lo que de verdad ocurre de puertas para dentro, con factores desconocidos que, sin embargo, determinan su rendimiento sin que lo sepamos

(Asiente) Supongo que todo funciona así. Por ejemplo, el fútbol, veo un partido de futbol y veo a un pobre chaval que falla una pelota complicada y todo el mundo le pone verde en el estadio… Al final es muy fácil ver que el que va primero es el mejor y el último es el peor, pero no es así.

Compite con una máquina de millones de euros, pero viaja a la India y ve su pobreza, luego también conoce una favela de San Paulo y después viene a España. ¿Le afecta o no tanto contraste, le resbala, le cambia la perspectiva?

Es una de las mejores experiencias de correr porque no todo son las carreras. Para mí sería un pecado ir a la India una semana antes de la carrera y no salir del hotel. Aunque sabes que has de ir con una serie de precauciones. Pero poder coger el coche, perderte por el país entre vacas y elefantes y llegar al Taj Mahal… pues es una experiencia en la vida que la mayoría de los pilotos no la hace. A mí me completan y me hacen sentir mejor.

Y con esa posibilidad de contrastar por el mundo, ¿cómo ve a España comparada con otros países? ¿Nos quejamos demasiado de la crisis y otros temas?

Si te digo la verdad, me gustaría conocer mejor España porque cuando estoy me quedo en casa. Pero el problema es que no tengo tiempo. Y en cuanto a la vida diaria, es difícil, depende de la política que hayamos tenido. Estamos todos en una situación complicada, todos, de la que estoy seguro que saldremos. De momento, estamos haciendo una serie de cambios que pueden ser decisivos para el país. Pero no quiero seguir hablando de esto, porque entramos mucho en política y no me gustaría crear una gran polémica (risas).

¿Qué le gusta más: una vuelta al límite como la de China, o meterse en su estudio con la música? Se dice que la velocidad extrema 'engancha'…

Son dos cosas distintas. Una te proporciona adrenalina y la música, a veces, también, no tanto cuando la produces, sino cuando estás en una sala. Pones un tema que no conoce la gente, ves su reacción y también te la crea, pero en otro paisaje. Aunque el hecho de sacar el máximo partido a un coche a una vuelta… buff… es indescriptible.

Pues intente describirla, ¿cómo le contaría al espectador, en casa, esa vuelta perfecta en un momento decisivo y que a lo mejor solo le ha supuesto un decimocuarto puesto?

No creo que haya nada que pueda igualar ese momento de concentración como ese minuto y medio. Sabes que solo tienes una oportunidad. Y en un Fórmula 1 todo pasa tan rápido, que si giras cinco milésimas de segundo antes o después la vuelta te puede cambiar dos décimas. Todo cambia una barbaridad. Creo que la vuelta la haces antes, la imaginas en tu cabeza y luego la reproduces. Aquí es donde creo que Vettel marca la diferencia.

¿Y para el próximo año? Ahora mismo, parece el mejor posicionado para ocupar el puesto de Webber en 2013.

Pues repito, mi mejor amigo ha sido la calma, mantener la tranquilidad. El año que viene volveremos a encontrar otros problemas y otras ventajas. Hay que trabajar como este año, creo que habré madurado, que seré mejor con veintidós años que con veintiuno y opino lo mismo que los demás pilotos. Por lo que creo hay que hacer  las cosas como hasta ahora, con calma y tranquilidad.

Para terminar, ¿se apostaría con los lectores de El Confidencial que a finales de 2013 puede haber logrado su primera victoria?

Buff,… es difícil de decir, me gustaría apostar. Nunca sabes lo que puede pasar en la Fórmula 1. Mi objetivo, como el de los demás pilotos, es ser campeón. Pero hace falta experiencia, amor propio y, sobre todo, una máquina que te lo deje hacer.

Vía elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)