Oct 282018
 

Hamilton alcanza al mito Fangio y sus cinco títulos

Acaba cuarto y Vettel segundo.

Seguramente si hubiera nacido en aquella época, no hubiera podido competir en la F1 por ser negro. Prefiero ésta que me ha tocado vivir”, comentaba Hamilton estos días en México, antes de igualar los cinco títulos de Juan Manuel Fangio. Sólo un abandono podía posponer esta vez la cita con la historia y el inglés devolvió el coche a casa sano y salvo, en la segunda posición. Ahora ya sólo tiene a Michael Schumacher y sus siete coronas por delante, objetivo que se ha marcado para las dos próximas temporadas.

 

Sólo Verstappen sostuvo el empuje de Lewis (partía tercero) en la salida y se agarró a la primera plaza, que ya no perdería hasta el final de la prueba. Como el año pasado, el holandés gana el día que el piloto de Stevenage se proclama campeón del mundo y también en el Hermanos Rodríguez, una pista a la que Red Bull se adapta de forma magistral y también el motor Renault.

Sebastian Vettel no tuvo ninguna opción de discutir un guión casi impreso de antemano. Tras la primera parada de Verstappen y Hamilton (vuelta 12 y 13), amagó con ir más largo y probar con la estrategia de la única parada, pero luego se tuvo que rendir a la evidencia. El ‘graining’ (granulado) masivo de los compuestos de Pirelli le llegó en la 17 y se vio obligado a imitar al resto.

A Hamilton le llegaron los problemas de neumáticos en su segundo juego, que perdieron la constancia a partir de la vuelta 30 y que permitió a Vettel y a Ricciardo adelantarles a falta de 25 vueltas para el final de la prueba. Todo estaba controlado, pues aún con el cuarto o el quinto le sobraban puntos para alcanzar el título con holgura. Su W09 sufrió de lo lindo en la carrera, pero a diferencia de otros, es capaz de salvar el día malo con el máximo que le permite su coche, sin errores ni tembleques. Sufrió menos que en 2017, pero logró el objetivo.

Seb estuvo ayer muy solvente con el segundo puesto, pero no ha perdido el campeonato en este escenario, sino en otros seis anteriores, con errores en los que dejó de ganar valiosos puntos y donde Lewis encontró unos regalos infantiles, que le hicieron tomar confianza en los momentos más delicados. Así sucedió en Bakú, Alemania, Hungría, Monza, Japón o Austin, la semana pasada. Hasta 91 puntos entre lo que Seb desperdició y lo que el nuevo pentacampeón fue barriendo hacia su patio tan pichi. El alemán quiso ser el primero en felicitarle.

Triste abandono de Alonso y Sainz

Fernando Alonso tuvo uno de los abandonos más tristes de los últimos tiempos, después de un baño de masas inolvidable, en el que México le hizo un hijo predilecto en lo deportivo. Hasta 30.000 aficionados se colocaron una careta con el rostro del asturiano en las gradas. En dos vueltas vuelta, tuvo que decir adiós, después de que un trozo de fibra de un Force India se metiera en la zona baja de su lateral derecho y le provocó una avería mecánica.

Brasil, el escenario de sus dos títulos (2005 y 2006) le espera ahora para seguir escenificando una despedida de la F1, en principio permanente, que podría cambiar a un retorno si se dieran las circunstancias en 2020. Sólo él tiene la decisión en su mano.

Por su parte, Carlos Sainz llegó hasta la vuelta 31 en la octava plaza, por delante de Nico Hülkenberg, al que rebasó de nuevo en la salida. El madrileño ha ganado 17 plazas en las últimas siete carreras en la primera vuelta, sin perder ninguna. Su motor dijo basta antes de la mitad de carrera, como el de Ricciardo al final. Qué curioso que suceda a los pilotos que se marchan de sus respectivos equipos y no al contrario.

via marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)