Nov 112018
 

Verstappen dio un espectáculo pero Hamilton ganó en Brasil

El holandés adelantó y remontó hasta la primera plaza, pero Ocon le embistió cuando estaba siendo doblado. Max acabó 2º y Raikkonen, 3º. Sainz, 12º y Alonso, 16º. 

Cuando llegó Lewis Hamilton a la parrilla de salida andaba por allí Kaká con una rubia fabricada en algún sueño brasileño y la sonrisa puesta. “¿Cómo ve a Vinicius?”, le preguntó. “No, no, de fútbol no hablo”, responde. Lógic,o tratándose de un exfutbolista. Quien fue fichaje estrella madridista estuvo con el pentacampeón y con Fernando Alonso. Hacía fotos a los coches como un niño. l momento apareció por allí camino del himno un tal Max, mirada fija de psicópata de las carreras que casi se lleva por delante a Ricciardo. No estaba para juegos el holandés. Pretendía ganar. Y si no lo hizo fue porque Esteban Ocon, de repente en la vuelta 46, se lo llevó por delante cuando estaba siendo doblado. El francés debió pensar que se encontraban aún en la F3, cuando sí ganó a Verstappen, en vez de ahora, uno con Force India y el otro con un Red Bull que volaba en las colinas entre lagos de este circuito de leyenda.

Fue en ese momento, con Max líder destacado, cuando Hamilton se puso líder para no dejar ese puesto hasta la bandera a cuadros. Dicen que cuando eres feliz todo se pone de tu parte. Un amigo que adora al inglés envía entonces un pantallazo del directo, el típico ‘Hamilton líder, no importa cuándo leas esto’. Y tiene razón, el dominio actual del británico no es solo por talento, coche y genio, también ese intangible, esa energía de la que hablan los místicos es su aliada. Suerte lo llaman algunos. Décima victoria del año.

La carrera había empezado con una buena salida del pentacampeón y Bottas que dejaron a Vettel tercero. No tuvo su día el tetracampeón alemán que acabó sexto a más de medio minuto del que fuera su rival por el título y detrás de su compañero Raikkonen. Por detrás llegaba con una bala azul Verstappen, salía quinto y pronto se quitó a los dos Ferrari y después a Bottas a ritmo de vueltas rápidas hasta que en la 40 pasó a final de recta a Hamilton y se puso líder. Después llegó lo de Ocon y…

A partir de ahí, cambios de neumáticos, remontadas por uno y otro lado, Ricciardo pasando coches como en un videojuego para terminar a cuatro décimas de Raikkonen que acompañó a Hamilton y Verstappen en el podio y una de las peores carreras posibles para Alonso. El asturiano había ganado dos posiciones en la salida, estaba luchando por el grupo que perseguía puntos cuando entró a cambiar neumáticos y su equipo le sancionó. Nueve segundos de más con la rueda trasera derecha y mil problemas después para ser penúltimo solo delante de Stroll y a dos vueltas del líder. Triste para alguien que fue el más grande en este circuito, ahora en un mal equipo.

En cuanto a Sainz, acabó duodécimo y para la memoria quedará su lucha en las primeras vueltas con Hulkenberg, sucio en la batalla que ganó el madrileño. Todo terminó con Hamilton adorando a su Mercedes. Lógico. Queda Abu Dhabi, la carrera final…

Via As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)