Ago 292018
 

Monza

El circuito de Monza ha sufrido múltiples variaciones a lo largo de su historia desde su construcción. La pista tal y como se creó fue construida en 1922 y financiada por el Milan Automobile Club. Constaba de un circuito de 10 kilómetros de extensión sobre un terreno de casi 3’5 km2.

La primera carrera que albergó fue el Gran Premio de Italia el 10 de Septiembre de 1922. La inauguración se había realizado una semana antes, el 3 de Septiembre.

Siempre ha estado ligado a la Scuderia Ferrari, hasta tal punto que los aficionados ferraristas cuando llega el Gran Premio de Italia consideran que juegan en casa.

Únicamente seis años después de su construcción llegó la primera tragedia: el piloto italiano Emilio Materassi perdió la vida así como otros 27 aficionados que se encontraban viendo la carrera. Tras este accidente, que conmovió al país, los grandes premios venideros de Italia se realizarían en el Óvalo de Monza.

Sin embargo, en 1932 el GP de Italia volvió al circuito original, pero en 1933 la muerte volvió a azotar la carrera. Hasta tres fallecidos hubo en esta ocasión. Se volvieron a tomar medidas de seguridad: esta vez se crearon dos chicanes en el trazado y se redujeron las rectas más largas.

Posteriormente se crearon otras dos curvas y se remodeló el circuito, que constaba esta vez de algo más de 6 kilómetros, con nuevas tribunas y reasfaltado.

La Segunda Guerra Mundial provocó que se suspendieran los grandes premios hasta el año 48. Sin embargo no sería hasta cinco años después de la creación de la Fórmula 1, en 1955, cuando Monza sufriera el cambio total. Ya por entonces el circuito era de los actuales 5’7 kilómetros.

En 1955, 1956, 1960 y 1961, el GP de Italia se disputó en Monza. Pero en 1961 Wolfgang von Trips falleció en un accidente en el que también murieron once espectadores.

Tras estas muertes se reforzó la seguridad y se modificó el circuito en busca de reducir el riesgo. Las curvas peraltadas dieron lugar a nuevas chicanes y se añadieron más escapatorias.

Sin embargo algunas de las chicanes impuestas tuvieron que ser modificadas e incluso reemplazadas a lo largo de los años 70, con lo que la extensión del trazado pasó a ser de 5’8 kilómetros.

Monza no sólo albergó carreras de Fórmula 1. Otras modalidades de automóviles y de motocicletas han disputado carreras en el circuito italiano. En estas carreras la muerte también estuvo presente, aunque el accidente más espectacular se dio en la Fórmula 1 en el año 1978: Ronnie Peterson sufrió un accidente en el que su coche salió ardiendo produciendo la muerte del piloto.

Al año siguiente la pista fue nuevamente modificada. Las mejoras fueron dirigidas nuevamente a la seguridad, así como la infraestructura. Durante toda la década de los 80 podemos observar una amplia evolución sobre todo en lo que respecta a las tribunas, el paddock y la zona de boxes.

El circuito recuperaría en la década posterior la actual longitud, y en el 97 el aforo del circuito se incrementó hasta pasar los 50.000 espectadores.

Las últimas modificaciones se dieron en el año 2000, cuando las dos primeras chicanes fueron reemplazadas por una chicane única de derecha a izquierda y la Curva Grande pasó a llamarse Curva del Biassono.

También es Monza un lugar para los nostálgicos. Este Gran Premio fue elegido por Michael Schumacher para anunciar su retirada en 2006 una vez hubiera acabado esa temporada.

En 2009 la Pole Position se la llevo Lewis Hamilton. La jornada del domingo estuvo marcada por la estrategia: los tres primeros de la clasificación fueron a dos paradas, y el resto a una. De ello se aprovecharon los Brawn GP, que hicieron doblete con Barrichello primero y Button segundo. Este fue el debut de Fisichella en Ferrari, que no pudo pasar de la novena plaza. Además, ese fin de semana y con las gradas llenas de aficionados del ‘Cavallino’ se anuncio el acuerdo entre el equipo italiano y el banco Santander hasta 2014.

Fernando Alonso fue protagonista del Gran Premio 2010. Se llevó el ‘hattrick’, con la Pole Position de la jornada de calificación, la victoria en la carrera del domingo y además la vuelta rápida. Con ese gran resultado, el español se reenganchaba a la lucha por el título. Además, se favoreció por los malos resultados de los líderes, con Hamilton abandonando y Webber en la sexta plaza. La nota negativa fue para Pedro de la Rosa, que en la semana posterior al gran premio fue sustituido en Sauber por el piloto Nick Heidfeld, diciendo adiós a la Fórmula 1 como titular en la temporada 2010.

Monza ha sufrido muchas variaciones a lo largo de su historia, pero lo que es cierto es que siempre ha estado vinculado a la alta competición y es reconocido por su velocidad y sus amplias rectas como uno de los santuarios de la Fórmula 1.

Vía Arpem.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)