Nov 282011
 

Red Bull o cuando las apariencias engañan

"Si hubiera una situación en la última carrera donde una posición pudiera marcar diferencias, sería distinto. Pero por ahora, les dejaremos correr y que se arreglen como hemos hecho durante todo el año, para ser sinceros" ¿A qué se refería Christian Horner cuando fue preguntado por las órdenes de equipo con el título de Sebastian Vettel  ya en el bolsillo?

La victoria de Mark Webber en el Gran Premio de Brasil suscitó dudas sobre la 'sinceridad' de Red Bull: el australiano estaba "seco" desde Hungría 2010, pero ganaba la última prueba de la temporada en condiciones, er, digamos que 'inusuales'.  Por ejemplo ¿Hubiera 'sufrido'  Vettel  problemas de cambio de haber estado en condiciones de igualar en Interlagos el récord de victorias de Schumacher en 2004?

Un 'boomerang' contra Webber

"Creo que, desde la perspectiva del equipo, haremos todo lo que podamos para ayudar a Mark", explicaba Horner antes del Gran Premio de India. "Es una conversación que debemos tener con los pilotos, pero seguro que Mark querría conseguirla por sus propios méritos. No creo que quiera que le regalen nada, aunque estoy seguro que si se le preguntara, Sebastian estaría dispuesto a ello". Efectivamente, Webber  rechazó esta posibilidad antes del Gran Premio de India.

Porque, sin victorias en toda la temporada, una posible ayuda concedida por Vettel de manera ostensible  se habría convertido en una suerte de 'boomerang' que se hubiera vuelto en contra de Webber al amplificar  la imagen de inferioridad ya sufrida esta temporada. "Ha habido palabras por parte del equipo, pero no de mi parte", contestó Webber cuando se le preguntó al respecto, "no quiero ninguna posición cedida por Sebastian. Para el resto de la temporada, nada va a cambiar".

Grave ante Webber, controlable para el resto

Pero en ninguna de las dos carreras anteriores se planteó la posibilidad de aplicar unas hipotéticas órdenes en beneficio de  Webber porque este nunca se puso a tiro.  En India fue adelantado  por Button en la primera vuelta y terminó cuarto, la misma posición de Abu Dabi. En Interlagos, sin embargo, donde los RB7 mostraban la misma superioridad que en 2010, Webber sí  rodó a la estela de su compañero. Y hete aquí que al prodigio de fiabilidad que ha sido el RB7  esta temporada le falló el cambio. En el monoplaza de Vettel.

Tras la arrancada,  el alemán logró tres segundos de ventaja sobre su compañero en un par de vueltas. Iba camino de otra cabalgada en solitario cuando, de repente, Vettel comenzó a recibir mensajes por radio. Y si este tipo de problemas puede ser terminal o condiciona notablemente el ritmo de un monoplaza, en esta ocasión fue lo suficientemente grave como para que Webber alcanzara a su compañero, pero lo suficientemente controlable como  para quedar fuera del alcance de sus rivales. No hay espacio aquí para recuperar el curioso vuelta a vuelta comparativo entre Webber y su compañero, o con el mismo Fernando Alonso. Por ejemplo, en varios giros  el alemán rodó más rápido con sus problemas de cambio que Alonso con sus gomas duras  del último relevo. Y a pesar del aviso por radio del equipo a Button sobre los problemas del alemán, el británico tampoco pudo alcanzar Vettel.

 

 

¿Cómo Ayrton Senna en el 91?

 Efectivamente, seguro que las apariencias engañaban en el Gran Premio de Brasil. "De forma categórica, cualquiera que haya escuchado la conversación entre los ingenieros de carrera o hubiera visto al fondo del garaje la cantidad de actividad que había en torno a esa caja de cambios, hubiera comprobado que (el problema) era real. Desde luego, siempre habrá gente que tenga sus teorías pero, categóricamente, hubo un problema. Y que ese cambio llegara hasta el final es algo que me supera", declaraba Horner al final de la carrera. Sin duda, también a la mayoría.

Evidentemente, no teníamos razones ni antecedentes para cuestionar al equipo austríaco. Aunque, quién sabe, tal vez  al propio Sebastian Vettel  le traicionó el subconsciente con una suerte de 'excusatio non petita accusatio manifesta' al caer en la tentación de identificarse con Ayrton Senna en 1991, quizás para acentuar el hipotético dramatismo de su situación.  Aunque cabría recordarle que, en aquella ocasión, Senna se mantuvo en cabeza durante varias vueltas con la sexta velocidad bloqueada, sin dirección asistida, con gotas de lluvia cayendo al final de la prueba. Y ganó.

Vettel, de gran inteligencia natural y sentido común, comprendió que se había excedido e incluso matizó sus palabras al respecto después de la carrera. Aquel 24 de marzo de 1991, desde luego, las apariencias no engañaban.


 

Vía Javier Rubio en el Confidencial

Share

  4 Responses to “Ferrari sospecha que Vettel permitió a Webber adelantarle en Interlagos / Vídeo”

  1. primero que todo vamos por partes hay que recordar que los pilotos trabajan para equipo y estos equipo son mas importantes que ellos y cumplen ordenes igual que cualquier persona i debe imperar el bien del equipo como tal y si para ellos deben dejar pasar a su compañero lo haran sin chistar como ocurrio en alemania hace ya un año con ferrari donde tambien hubo protesta y soy fan de ferrari y de fernando ,y comparar a ayrton con sebastian es como comparar el dia de la noche son completamente diferentes y corren en diferentes epocas y tiene diferentes tipos de pilotaje haci que por favor sebastian sigue siendo un chico que solo ha vivido las alegrias de la formula 1 y no ha tenido que remar desde atras con un cohe que no de para mas hay veremos al verdadero piloto cuando tenga que aguantar las presiones y las criticas

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)