Ene 282014
 

El finlandés fue el más rápido en su retorno a Ferrari, a pesar de que su coche se paró en la primera vuelta de los test

1010987_601390786621689_375174076_n[1]Decenas de periodistas y curiosos apostados frente al box de Ferrari cuando el coche rojo sale con Kimi Raikkonen a los mandos. El finlandés empieza fuerte, acelera y muestra el sonido de un monoplaza rojo algo más fino que el de sus rivales, primera curva, segunda y… Bandera roja. Ooohhh, se escucha en el paddock. Minutos después un Renault Megane blanco recoge a los mecánicos que se ocuparán de tapar el coche de Maranello y devolverlo al garaje en la grúa.

Algunos incluso reían, otro se echaban las manos a la cabeza, los de más allá maldecían y sólo unos pocos analizaban con cautela que el coche estaba en su génesis, que podría tratase de cualquier fallo de fácil solución o que ni siquiera hubiera error alguno. A las cinco de la tarde, Kimi terminaba con su Ferrari F14 T como el piloto más rápido de la jornada inaugural de los test de Jerez y el que más vueltas había completado al circuito, un total de 31. Así son las cosas en esto de la Fórmula 1.

Mientras, el campeón del mundo, Sebastian Vettel, seguía la actividad casi todo el día desde la caseta de Red Bull. Su nuevo RB10, un precioso monoplaza que había despertado admiración por la mañana en su presentación, no había sido montado como exige la puesta en marcha de un coche de F-1 y no podía salir. Finalmente, a 13 minutos del final de la jornada, solucionaban el problema y salía a pista para dar tres vueltas. Problema, probablemente sea la palabra más repetida en esta crónica.

Y es que, de momento, está nueva F-1 es un auténtico caos. Vamos por partes. O por equipos. Ya hemos hablado de lo que le pasó al Ferrari nada más salir, de que en Red Bull un resorte de la suspensión delantera no cuadraba y no pudieron poner en marcha el coche hasta el final; McLaren no pudo participar en este día por fallos eléctricos e hidráulicos en el coche; Toro Rosso tampoco completó el programa; Sauber otro tanto, como Force India… Sólo a Mercedes pareció no sucederle nada hasta que el alerón delantero de Hamilton se salió y el inglés acabó contra las protecciones con dolores y aturdido, pero nada más. Ahí se acabó su día. Cosas que pasan.

Y es que estamos en los inicios del inicio y queda mucho aún por recorrer. Por tanto escasamente representativo es el mejor tiempo de Kimi, aunque da moral a la tropa. Algo más haber completado más de treinta vueltas sin más contratiempos y eso que era la primera vez que el coche estaba en pista. Eso sí, esas 31 vueltas poco tienen que ver con las 89 de Paul Di Resta en el Force India del pasado año. Esta pretemporada entre todos sólo han dado cuatro más que el británico, ahora camino del DTM. Mañana, que dicen lloverá, más. ¿Y mejor?

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)