Oct 012016
 

Si no cristalizan las negociaciones

Frederic Vasseur (Renault) y Christian Horner (Red Bull), charlando...La paradoja del mercado de la F1 este año es que Renault no encuentra pilotos de garantías para liderar su proyecto. Hay pocos pilotos con experiencia y capacidad de poder llegar a ser campeones liderando un proyecto desde su inicio. Esa virtud la tuvo Alonso en su momento con la marca del rombo, o Schumacher con Ferrari, pero ahora no hay ninguno "libre" que pueda garantizar eso a un fabricante como Renault. Los dos candidatos idóneos para ello no están en disposición de sentarse en el coche amarillo. Carlos Sainz y Sergio Pérez eran las dos bazas que jugaba y aún juega en el caso del español, la marca francesa.

La opción Sainz sigue siendo prioritaria para la marca del rombo, y las voces de unos y otros son solo "postureo" de cara a marcar posiciones. Carlos y su gente, muy hábiles en estas lides, miran con atención los movimientos, pero no quieren mojarse en nada, especialmente cuando el destino no depende de ellos, y lanzan sus mensajes de halagos a los franceses, pero son los pasajeros de una nave que aún no saben en qué puerto va a desembarcar.

Vasseur, en ausencia de Abiteboul, que ya estará en Japón, se dejó ver por Red Bull más de lo normal, y charló a la vista de todos con Horner. Una charla que puede ser la de suministrador y cliente, pero con intereses contrapuestos en algunas cosas como es el caso de Carlos.

Renault estaría dispuesta a esperar a Sainz un año más si no queda otro remedio, y eso al madrileño tampoco le va mal, especialmente cuando el año que viene va a ser un año de adaptación para los equipos menos potentes, y para los del rombo un año claro de transición, esperando tiempos mejores. Ayer ya explicaba Carlos que los coches del 2017 serán muy diferentes y hay muchas incógnitas por despejar. El equipo que dé con el "truco" para aprovechar mejor los neumáticos, tendrá mucho terreno avanzado, por lo que el reparto de fuerzas en la zona media puede variar respecto a lo que vemos este año y convertirse Toro Rosso en un equipo más puntero de lo que es ahora.

Carlos conoce muy bien su estructura y una tercera temporada allí no es ninguna pena capital, sino quizás la ocasión de confirmarse como líder de una escudería.Eso incluso le podría abrir la puerta que Alonso ha comenzado a empujar en McLaren, pero eso aunque pueda parecer un sueño sería una posibilidad nueva que se abriría para Carlos, que sin duda luchará por el título a medio plazo en un equipo grande.

El gran problema para los amarillos es que no hay ningún otro piloto en el mercado que ofrezca lo que tiene Carlos, juventud, experiencia y calidad, pero no está libre. Si las negociaciones con Red Bull no llegan a buen puerto, la opción más viable sería cambiar a uno de sus pilotos (Palmer) por Nico Hulkenberg, que a pesar de tener contrato con Force India, no le desagradaría estar en un equipo como Renault.

El tiempo se echa encima y Suzuka será escenario de confirmaciones de pilotos, y es que en estos momentos doce pilotos no tienen claro su futuro ni saben en qué equipo estarán, una situación que no se veía hace años, pero que un equipo oficial no encuentre pilotos para crear un proyecto y probablemente tenga que esperar un año más para ver como evoluciona el mercado es cuando menos sorprendente.

CHECO, CON LA VISTA PUESTA EN FERRARI

El mexicano tiene en su mente, y cuenta con muchas posibilidades para ello, llegar a sustituir a Kimi Raikkonen en Ferrari en 2018. El sueño del mexicano, como el de muchos otros pilotos, y el de sus patrocinadores también, es que "Checo" sea piloto oficial del equipo de Maranello, como en su día lo fue Ricardo Rodríguez. Las marcas Claro y Telcel son la avanzadilla mejicana en Ferrari, que llegaron junto a Gutierrez, como piloto de pruebas, el año pasado a Maranello. Para Carlos Slim ver a Checo al volante de un Ferrari sería la culminación de un proyecto deportivo que arrancó hace muchos años, para devolver a México al primer plano de la actualidad automovilística. Con esas preferencias y existiendo la posibilidad real de poder alcanzar ese objetivo, es comprensible que Pérez tenga sus miras puestas en los italianos y que Renault sea una posibilidad muy remota en este momento, todo lo contrario que para Carlos Sainz, que con sus 22 años sería el perfecto líder de un proyecto que crecería con él.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)