Nov 142018
 

Monoplaza sin ritmo, estrategia y parada en boxes errada, sancionado por no respetar banderas azules. La despedida de Alonso en la Fórmula 1 es toda una cruz a cuestas

Foto: Fernando Alonso vivió un desafortunado último Gran Premio de Brasil.“Fernando, ¿qué tal el equilibro del monoplaza?”. El tono en la respuesta de Fernando Alonso confirmaba hasta qué punto el piloto echaba humo dentro de su monoplaza. “¡¡No lo sé!!”. El ingeniero volvió a insistir con otro mensaje y cierta timidez. Pero la voz del español volvió a sonar como un trueno: “¡¡No más radio para el resto de la carrera!!”. El Gran Premio de Brasil fue otra estación más en el ‘vía crucis’ de Alonso hacia su retirada en la Fórmula 1. Y cada una de ellas parece superar a la anterior, a falta de una última carrera en Abu Dabi.

“Brasil ha sido un sitio muy feliz (para mí) con ocho podios y dos campeonatos del mundo. Listo para atacar y disfrutar la carrera hoy al máximo”, tuiteaba Alonso antes del gran premio, más como un acto de voluntad y optimismo que de realismo. Pero una de sus escenarios preferidos le ofreció su peor cara, dejando al lado el accidente de 2003. Porque todo lo que pudo salir mal, salió peor. Y aún queda una estación de este particular ‘vía crucis’ en que se ha convertido la retirada de Fernando Alonso.

“Bien, buen objetivo”

“Nunca se sabe lo que va a pasar, seguramente intentamos arriesgar con la estrategia para adelantar a los coches de delante y al final, por cómo se comportaron las (gomas) medias, paramos demasiado pronto”. El McLaren se detenía en boxes por primera vez para cambiar neumáticos cuando Alonso rodaba decimoquinto. Y lo hizo pronto para intentar ganar posiciones. Tras montarse las gomas, Alonso arrancó, pero solo se movió algo más de un metro. Los mecánicos levantaron las manos en señal de aviso de urgencia. Una de las ruedas traseras había quedado mal fijada. El piloto volvió a la pista en última posición. Desastre total. “En la parada, el ‘undercut’ que queríamos hacer nos lo hizo todo el mundo porque salimos detrás de ellos”. El último para ser más exactos, tras perder casi diez segundos por la maniobra en boxes. Si las opciones eran escasas, ahora eran cero con toda la carrera por delante.

Más tarde llegaría ese mensaje por la radio que confirmaba el monumental cabreo de Alonso. No quería saber nada más del muro de boxes. . El piloto español debió recapacitar, y volvió a comunicarse con el equipo. Llegó a preguntar por la vuelta rápida de carrera después de su segunda parada en boxes. “Próximo objetivo, Sirotkin, 6 segundos por delante” le informaba su ingeniero en los compases finales. “¿En qué posición va Sirotkin?”, preguntaba. “Posición 16”. “Bien, buen objetivo” ironizaba el español.

También, sancionado

Alonso volvió a vivir las experiencias propias de quien cuenta con un monoplaza que solo permite arrastrarse. Resultaba triste constatar cómo era adelantado, sin opciones para defenderse de un Ocon (aunque este con gomas frescas) o sin capacidad de atacar a los Sirotkin y compañía en la pista en la que se proclamó campeón del mundo. Fue doblado dos veces. E incluso fue sancionado con cinco segundos y dos puntos de carnet por no respetar las banderas azules, pendiente de los retrovisores como un recién llegado.

“Ni la estrategia ni la parada salieron bien hoy, pero aun así creo no teníamos ritmo para puntuar, así que no hemos perdido una gran oportunidad de puntos ni nada parecido”. A diferencia de otros campeones del mundo, no deja de sorprender cómo Alonso asume las humillaciones sufridas durante estas últimas carreras, inmerecida forma de poner punto y final a dieciocho años en la Fórmula 1. Dentro de un tiempo nadie se acordará de este calvario final, pero tampoco era necesario.

El conejo de la chistera

Tiempo habrá para analizar cómo y por qué Alonso ha sabido mantenerse en primer plano estos cuatro últimos años a pesar del lamentable rendimiento ofrecido por un equipo con el historial de McLaren. Estos días también lo ha logrado anunciando su retorno a las 500 Millas de Indianápolis, un evento que podría despertar más expectación que en 2017 ante la posibilidad de conseguir la Triple Corona. Dentro de dos semanas, se comprobará el impacto mediático de su intercambio de monturas con Jimmie Jonhson, una de las leyendas del campeonato Nascar americano. La semana que viene correrá en Sanghai, en el WEC, certamen en el que también ha ganado las 24 Horas de Le Mans. Alonso siempre ha sacado un conejo de la chistera en los peores momentos.

“¿Qué decir de la carrera, Fernando?” le preguntaban al terminar un patético Gran Premio de Brasil. “Nada, la normalidad…”, contestaba lacónicamente para sintetizar la tónica general que le ha acompañado en estos cuatro años con McLaren, y que llegarán a su fin dentro de dos semanas en Abu Dabi. Solo los desafíos que tiene por delante amortiguan la desazón que debe producir este vía crucis camino del adiós a la Fórmula 1, si el futuro no dice lo contrario. Y aún queda una última estación con esta cruz del MCL33 a cuestas. “Intentaremos disfrutar. Los resultados ya no importan, es más la parte emocional de Abu Dabi es lo que espero”. Qué lástima.

Vía Elconfidencial.com

Share

  6 Responses to “El vía crucis en el que se ha convertido la retirada de Fernando Alonso”

  1. Una cosa es que la F1 sea algo que puede premiar a quien no se lo merece con una buena carrera y un podio, asi como a quien se merece ese podio, pues justo lo contrario, y otra cosa es lo que le ha pasado a Alonso estos último años.
    Podrá decir que la escudería McLata le ha hecho perder el tiempo desde que decidió subirse al monoplaza en el 2007 y hasta que dejó la F1, creo que hasta asqueado.
    Teniendo en cuenta como se portan los directivos de este circo, mas bien como si fueran los payasos, lo raro es que los pilotos no se hayan rebelado todavia y quede todo en que “fue un pataleta”, como le ocurrió a Ricciardo hace dos carreras o poner a los mandos de un coche a gente poco o nada preparada para estar ahí, solo porque son familia de… o porque les dan dinero por correr. ¿eso es profesional? pues, con perdón por la expresión, mierda para ellos.

    • Pues si tienes toda la razón esto se a vuelto la mierda hablando mal y pronto mas enorme del deporte. Que un piloto de la calidad que tiene Alonso tenga que dejar la f1 manda cojones, está cansado ya lo dijo el pero cansado de esta muerda de f1 . Al igual que los que seguimos y hemos seguido todos estos años la f1 , pero una f1 que daba gusto ver que se veía ver a un pedazo de piloto llamado Fernando que se divertía, que corría y daba la vida por ser nueva mente campeón que hacía disfrutar al mundo entero … siempre serás el mejor piloto de las últimas décadas. Siempre magic . 😔

    • La verdad es que todo se resumen en mala suerte y lo que suele pasar, no estar en el sitio ni el momento adecuado. Da mucha rabia,pero es así. Nos alegraremos por lo que hemos vivido con él que ha sido muchas alegrías y dejaremos de un lado el resto porque da mucha frustración y no vamos a llegar a buen puerto recordándolo. Como siempre amigo muchas gracias por tus visitas y comentarios.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)