Oct 122018
 

Cinco años sin la expiloto de Fórmula 1

Foto: María de Villota en una fotografía de archivo. (I.C.)Este jueves se cumplieron cinco años del fallecimiento de la piloto de Fórmula 1 María de Villota. La madrileña sigue presente, a través de su legado, en múltiples actividades.

 

 

 

El viernes 11 de octubre de 2013, María de Villota no regresó a su casa desde Sevilla, donde tenía un congreso. Físicamente se marchó para dejar espacio a una filosofía que ha propiciado desde carreras con su nombre a premios, pabellones, calles, plazas o parques. María no murió, se transformó en diferentes dibujos multicolor y con infinidad de formas. El último ha sido ‘El Regalo de María’, un cuento que su hermana, Isabel, ha escrito… por culpa de María.

“Me he adelantado a ti. Isabel, tú eres periodista, aquí te dejo un libro en blanco para que tú hagas el tuyo“. Emilio de Villota cuenta en El Confidencial uno de los ‘deberes’ que María dejó, en este caso a su amiga y hermana. “A Isael se le quedó siempre ahí, y se ha cristalizado ahora”, y el día 18 se presentará este cuento infantil al público, cuyos fondos irán para la fisioterapia de los pequeños (la mayoría terminales) dentro del programa de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, una de las obsesiones de María desde que sufrió el fatídico golpe en junio de 2012, el que le obligó a iniciar una nueva vida.

Tapa del libro de Isabel de Villota, 'El Regalo de María'.“La primera vez que María salió a la calle tras su accidente, con las cicatrices en la cara y todavía sin estar bien recuperada, fue al entierro de un sobrino de 3 años, que falleció por una enfermedad neuromuscular. Se quedó destrozada y le comentó al padre y director de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou su interés por colaborar. Es ahí cuando decide centrar su vida en poder ayudar a estos niños”, explica el expiloto de Fórmula 1, dejando claro el origen de todas las iniciativas que tuvo en su día María y que ahora continúa su entorno en forma de ‘El Legado María de Villota’.

Los deberes que dejó María

“Son deberes que nos dejó María”, comenta su padre, Emilio, quien recuerda que “cuando María se nos va, el tema se quedó parado y ahí tomó las riendas la asociación ‘Deporte Joven’ (María había sido nombrada vicepresidenta de dicha asociación 48 horas antes de irse a Sevilla). Y junto con Miguel Cardenal (por aquel entonces presidente del CSD), entendimos que María había dejado unos deberes. En los primeros meses, nosotros, la familia, estábamos para poca cosa. Pero tres o cuatro meses después empezamos a asimilar la situación y lo primero que hicimos fue recuperar el congreso que se canceló por su fallecimiento y se llevó a Santander, ciudad muy importante en la segunda vida de María. Durante tres días se promovió todo tipo de deporte -también inclusivo- en la sintonía del espíritu de superación y esfuerzo ante situaciones límites y, cómo no, se hicieron actividades deportivas con niños”.

“Ese año también hicimos la Primera Milla de María (en Santander). En principio no se hizo con idea de continuidad, pero así fue finalmente con el programa Primera Estrella (que había puesto en marcha María para recaudar fondos de cara a esos niños con poca esperanza de vida, con la finalidad de que el tiempo que estuvieran aquí lo pasasen con la mayor calidad de vida posible). Se llamó a la puerta de los patrocinadores de María y todos se subieron al proyecto… y todo el dinero recaudado se metía en la Fundación”.

Rafa NadalÁngel Nieto a título póstumo, Ruth BeitiaCarolina MarínAlberto ContadorAmaya Valdemoro o Jorge Garbajosa han sido algunos de los que tienen en posesión el Premio María de Villota, que resalta los valores de esfuerzo y superación que caracterizaban a María. Este reconocimiento es un altavoz más para dar protagonismo a las actividades que sirven para recaudar fondos, porque aunque “el Legado no es una fundación, no es una ONG, detrás de ello no hay una administración de fondos, sino que todo va a los beneficiados, la Fundación Ana Carolina Díez Mahou”.

75 conferencias ‘de’ María

En los últimos tres años se han dado unas 75 conferencias de El Legado de María en colegios, institutos y empresas; y desde 2013 se hace la ‘Fórmula 1 Kilo’, cuyo objetivo es recaudar alimentos para repartirlo en comedores sociales. “En Navidad de 2013 nace Fórmula 1 Kilo con la San Silvestre Vallecana. Aprovechando que María está enterrada en una parroquia del Puente Vallecas, hablamos con la organización para solicitar esta iniciativa de carácter voluntario y se recaudaron 10.000 kilos de comida. Desde entonces estamos presentes también en la Maratón de Madrid, la Carrera del Jarama, en unos torneos de tenis (IBP) por España y en los conciertos que se celebran en julio en la Ciudad de la Raqueta (en Madrid). Normalmente lo recogido se distribuye en el pueblo de Vallecas y en la Cañada Real”, comenta Emilio de Villota.

Emilio hablando delante de María. (EFE)

La última iniciativa, la Residencia de María de Villota, -en Puente de Vallecas-, se ha creado para alojar a mujeres en dificultad, maltratadas o pasando situaciones duras. María, en su etapa como piloto, defendió el papel de la mujer en la sociedad, concretamente dentro del complejo mundo del automovilismo. Le dijeron 100 veces que no conseguiría llegar a la Fórmula 1… ¡Ja!

“Creo que María estará feliz con todo”, comenta Emilio, cuando se le pregunta de qué es de lo que podría sentir más orgullosa María, una figura que es inspiración para personas ajenas a ella o la familia… De ahí que haya surgido un parque infantil María de Villota en Villaverde y otro en Alcobendas, un pabellón con su nombre en Torrelodones, una plaza en Valdebebas, una calle junto al circuito de Jerez… “Mucha gente que no tiene que ver nada con nosotros ha puesto su grano de arena. Yo ya he dejado de ser Emilio de Villota y hora soy el padre de María de Villota“, añade con orgullo el expiloto.

Dicen que la hija de mayor de Isabel de Villota tiene muchas cosas de María, y la última pequeña de la familia (de Emilio hijo) se llama María… La vitalidad que irradiba María -con pelo largo y corto, con o sin parche-, continúa muy presente en su familia. Sin embargo, era tan grande esa fuerza que de manera espontánea se ha ido propagando a otras personas y familias para asentarse en la sociedad española como un valor y espíritu al que agarrarse para saber que, en circunstancias normales, la vida es un regalo, y hay que disfrutarlo cada día. Así, al menos, es como vio la vida María tras su accidente, cuando comenzó todo.

via elconfidencial.com

Share

  One Response to “El regalo de María de Villota a su hermana antes de irse”

  1. Pues yo creo que el viernes 11 de octubre de 2013, María sí volvio a su casa, porque, al menos para mi, era un ángel que nos prestaron y que, una vez cumplido su cometido, volvieron a darle las alas.
    Suena moñas, pero me gusta mas esto a que por culpa del mal posicionamiento de un camion, hecho por un gilipollas, ella ya no está con nosotros.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)