Oct 042016
 

Marejada en Mercedes tras Malasia

Cuando vienen mal dadas no se suele atender a razones. Lewis Hamilton tuvo que abandonar, de forma inesperada, por una rotura de motor en su Mercedes, cuando se encaminaba hacia su séptima victoria de la temporada y acariciaba de nuevo el liderato del Mundial. A pesar de comparecer ante los medios ya cambiado y duchado y de haber tenido muchos minutos para medir sus palabras, prefirió atacar de pleno a su propio equipo y montar el cisma.

"Hay que pedir respuestas a Mercedes, porque tiene muchos motores en pista, 43 a lo largo de este año y sólo se rompen los míos. No es aceptable", embistió Hamilton sin mesura. Un poco más allá, dejó en el aire la idea de que es una estrategia interna del equipo. "El Mundial parece caminar en una única dirección y no hay mucho que yo pueda hacer. Parece que hay alguien que no quiere que gane", acusó de forma velada.

Pero las caras de Toto Wolff, jefe ejecutivo de Mercedes, y de Niki Lauda, asesor deportivo, no eran precisamente las de alguien que se alegra de la desgracia de Lewis cuando su victoria se perdió entre el humo. Todo lo contrario. Incluso negaban cuando vieron el posterior adelantamiento al límite de Rosberg sobre Raikkonen, que escaló al podio con angustia para recoger 23 puntos de ventaja al frente del campeonato.

'Extintores Lauda'

Niki Lauda se apresuró a intentar apagar el incendio avivado por su piloto dentro del box para que aquello no se convirtiera en un comité federal incontrolable de los que están en boga. "Pido disculpas a Hamilton, pero trabajamos igual par ambos pilotos. Hablar de sabotaje es una estupidez", contaba a los periodistas. "¿Pero ha escuchado lo que acaba de decir?", le inquirían. "No, pero hablaré con él de camino a Japón para que no tenga nada que temer", dijo el austriaco.

Wolff quiso también bajar la temperatura. "La situación es muy frustrante y como no se puede explicar esto, hay un montón de cosas que te vienen a la mente. Las palabras que tenía Lewis para el equipo en la reunión eran impresionantes y puedo entender la frustración inmediata que se tiene después de la rotura. Debemos tener una reunión para darle una explicación sobre lo que sucede", concedió comprensivo.

Y luego, desde el propio equipo, se emitió un comunicado, seguramente dirigido por el propio Wolff, en el que Hamilton esbozaba de disculpas. "Tengo confianza al 100% en mi equipo. Han trabajado muy duro en pista y la fábrica y quiero darles unas enormes gracias. Sé que he tenido todos estos problemas, pero no consiste en cómo te caes, sino en cómo te levantas", rezaba el texto servido a la prensa por Mercedes.

Pero Lewis no pierde nunca la ocasión de meter presión para sacar tajada. Lo hizo en 2007 con Alonso y no ha cambiado nada. Mercedes tiene que lidiar con el inglés para que su imagen no salga deteriorada, pese a que su dominio en lo deportivo es el mayor desde que regresó a la Fórmula 1 en 2010.

Vía Marca.com

Share

  2 Responses to “El Mundial de Fórmula 1 se pone al rojo vivo”

  1. Lo que tendrían que hacer es mandar a hamilton a correr en bici, seguro que ahí también la armaba con el equipo porque le habrían puesto una rueda una pulgada mas grande o pequeña.

    • Jejeje…Vamos a ver donde acaba todo esto. Más le valía callarse porque gracias al coche que le han dado ha ganado mucho y ahora para una vez que pierde…Se ha mal acostumbrado y me está recordando a otro que con un buen coche gano mucho y luego se desesperaba y no daba ni una en cuanto el coche dejo de ser el mejor…Gracias amigo por estar siempre ahí. Saludos,

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)