Feb 072017
 

Con menos ruido  pero ahí está el campeón

Nico Rosberg ganó tres años seguidos al mejor de la historia, Michael Schumacher, le ha levantado un Mundial a otro de los top 5 de la historia, Lewis Hamilton, y no le quitó otro por los pelos en 2014. Con el mismo coche a los dos, que es la unidad de medida de la Fórmula 1.

Como nadie contaba con su padre en 1982 y les robó la cartera a todos, nadie ha contado nunca con Nico, quizás por no ambicionar cinco mundiales, o porque se podía ir cuando quisiera siendo rico desde niño, porque no era el mejor en nada, como dice Fernando Alonso de sí mismo, pero a lo mejor si es de los más brillantes en todo.

Como con eso no se ha ganado el respeto de un 'paddock' siempre británico, y de una Alemania que viene de los siete títulos de Schumacher y los cuatro de Vettel, Nico ha tenido claro que otro año más poco más le podía aportar: algo más de dinero, poco más de fama, muchos problemas y distanciamiento con su propia familia.

"Ganar una carrera, en Mónaco, y ganar un Mundial", resonaba con fuerza en sus oídos, las palabras de su padre desde que le enseñó a rodar en kart en Ibiza, a no tirar del apellido en los equipos mientras iba ascendiendo, a hablar en pista y no fuera. A comportarse como un caballero en la derrota y cerrar la boca a todos cuando ha llegado la victoria.

Vía Marca.com

 

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)