Oct 062018
 

Hamilton camina sobre las aguas y consigue su octava pole de la temporada

Lewis Hamilton ha dado un golpe de efecto, apoyado en las buenas decisiones de su equipo, en el Gran Premio de Japón, donde ha conquistado su octava pole de la temporada. No fue en una demostración de fuerza, ni de velocidad como es habitualmente. Esta vez fue saber estar y experiencia en la Q3, justo al contrario que su gran rival: Vettel-Ferrari.

La lluvia, intermitente, iba y venía en el tramo decisivo de la calificación, pero del estado de nervios de Ferrari habla que salieron con intermedios (de agua), “demasiado conservador”, dijo Vettel, sorprendido ante el riesgo de no aprovechar el asfalto seco cuando Mercedes salió a hacer una vuelta en seco rápida. Apenas duraron una vuelta en pista antes de cambiar. Giro que sí aprovechó Hamilton, Bottas, Verstappen… para cuando Vettel entró y montó gomas de seco no pudo ya cuadrar una vuelta completa, con un pequeño susto que le dejó noveno en el primer ‘run’.

Y como no hubo segundo ‘run’, porque la lluvia sí que llegó, ahí se quedó el alemán. Hamilton y Bottas hicieron lo lógico, salir a asegurar un giro y correr a hacer otro por si les daba tiempo. No les dio por poco, pero es que a Ferrari no le dio ni para la vuelta de lanzamiento. A Vettel se le sigue escapando, bajo presión, las opciones de título mientras que Mercedes y Hamilton (80 poles) parecen caminar sobre las aguas y que nada les afecta.

Sexto y séptimos los dos Toro Rosso que estrenaban la última especificación de Honda en la carrera de casa. El salto adelante es evidente para gozo de los entendidos aficionados locales que celebraron por todo lo alto la gran clasificación del equipo.

En la Q2, salpicada intermitentemente por la lluvia y el sol, cayó Carlos Sainz, que salió justo cuando las gotas se hicieron más grandes. El español sí fue capaz de superar la Q1 al revés que Hülkenberg, que tuvo un fuerte accidente en el tercer libre unas horas antes. De nuevo supera al alemán, que se quedará en Renault la próxima temporada junto a Ricciardo y no el madrileño, que partirá 13º por delante del australiano, muy cabreado y gritando con rabia por los problemas inesperados en su motor Renault que le impidieron dar una sola vuelta en esta tanda.

En la Q1, que tuvo bandera roja por el accidente de Ericsson (Sauber) a mitad de sesión, cayó de nuevo Fernando Alonso, lejos del corte y apenas capaz de superar precisamente al sueco y a su hundido compañero de equipo. Le bate de nuevo, lo que lleva haciendo año y medio, pero es ya poco trofeo para el español, que no va a poder despedirse como desearía en un circuito que le enamora como Suzuka. Hasta Williams ha superado ya a McLaren, aunque caminan de la mano por el precipicio de la indiferencia. Su descuido con la elección de neumáticos es solo otra muestra más de un año tirado hace ya tiempo.

Vía Marca.com
Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)