Sep 012018
 

Pole del Kimi Raikkonen con Sainz en un excelente séptimo puesto

Kimi Raikkonen ha logrado romper por fin el maleficio de Ferrari en Monza y tras cuatro largos años de dominio de Mercedes tanto en las poles como en las victorias, algunas humillantes y con doblete, se ha adjudicado la pole position, superando a los dos grandes favoritos, Vettel y Hamilton por poco en una emocionantísima calificación del Gran Premio de Italia.

Un duelo espectacular que se vivió en la grada con emoción ya desde la Q2, cuando el 1.19.7 de Hamilton, un segundo más veloz que durante todo el fin de semana, lo devolvió de inmediato Vettel con otro 1:19.7 ligeramente más veloz. Se jaleaban los golpes en la grada como un combate de boxeo entre dos pesados que calcaban sus tres sectores. Aún le dio tiempo a Seb a bajar a 1:19.6, para algarabía aún mayor. Kimi, por detrás, esperaba su momento agazapado y no muy lejos.

En la Q3 final, ya con el sol saliendo en Monza tras una mañana de lloviznas, el desenlace fua apoteósico: Vettel y Raikkonen 1:19.4 a la primera con los mapas motor echando humo, con el público chillando en cada sector púrpura que veían en las pantallas gigantes, pero el K.O. de Hamilton fue feroz: 1:19.3, pulverizando el récord histórico del trazado.

Todo quedaba para el último ‘run’ entre los tres, con la grada electrificada por la tensión. Vettel 1:19.2, nuevo récord, Hamilton 1:19.2, pero no supera a Vettel y… Raikkonen los derrotaba a todos con un impresionante 1:19.1, el mejor de todos los tiempos en esta pista, cuando nadie lo esperaba. Monumental y soberbio, abrazos de su mujer entre lágrimas con el jefe Arribavene y esa sensación de cambio de ciclo flotando en el ambiente.

Carlos Sainz cuajó una soberbia calificación en el día de su 25 cumpleaños, pasó sobrado la Q1 y logró entrar en la Q3 9º con su mejor vuelta, tras cambiar el alerón trasero al del segundo libre y asegurarse que el DRS funcionaba y podía ir a fondo. Al final un excelente sexto para él.

Fernando Alonso obró el pequeño milagro de salvar la Q1 en una sesión tan apretada que ocho pilotos rodaron en 1.21.8, algo impresionante. Fernando tiró de rebufos con Vandoorne y ese pequeño ‘truco’ le permitió ganar velocidad y con eso ser 14º, algo que el belga a su vez no pudo aprovechar en su momento para terminar último la Q1. Fernando fue una décima sólo peor que Sainz que fue octavo, pero luego en al Q2 ya no pudo gozar de esta ventaja por no tener a su compañero disponible y con todo ascendió hasta el puesto 13º y peleando a brazo partido con un viejo conocido como Magnussen y sus peligrosos zig-zags que terminaron por inflarle las narices.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)