Ago 272017
 

Hamilton venció en Bélgica contra un Vettel que le puso en apuros hasta el último metro. Ricciardo se coló en el podio en un día de tensión en Force India y desesperación en McLaren

Lewis Hamilton es un piloto de carreras, pero bien podría ser una auténtica estrella del pop. En las gradas de Spa-Francorchamps, repletas de aficionados holandeses en apoyo a Max Verstappen, le animaban antes de la carrera como si fuera un ídolo de masas. Llevaba los cascos puestos, siempre concentrado en su tarea, pero se venía arriba con los gritos y vítores, como si estuviera en un escenario ante los focos de las cámaras. Era un día importante para él: si ganaba la carrera, recortaría distancias con Vettel en el Campeonato y se reengancharía de lleno a un mundial que de momento nunca ha tenido en las manos. Y sí, aquel Hamilton triunfante que este sábado emulaba a Michael Schumacher volvió a sacar su talento explosivo de encima con una de esas victorias que quedan para el recuerdo. No tanto por lo que significa, sino por cómo puede acordarse de ella si termina ganando el mundial en noviembre.

Vettel se pegó a Hamiton como una lapa toda la carrera. (EFE)
Vettel se pegó a Hamiton como una lapa toda la carrera. (EFE)

Hamilton tuvo que sudar para esta carrera, y el mero hecho de plantear esta afirmación ya habla bien en favor de Ferrari y Sebastian Vettel. El alemán le mantuvo a raya desde los primeros metros, y en ningún momento llegó a escaparse de los dos segundos. A veces era 1.7, otras 1.2, y hasta hubo un momento en el que se emparejaron rueda a rueda tras la mítica curva de Eau Rouge. Pero Hamilton no podía dejar escapar esta victoria, principalmente porque le deja a sólo siete puntos de Vettel en el mundial antes de otra carrera en Monza que también jugará a favor de Mercedes. No obstante, ver a Ferrari así de combativa incluso cuando nada jugaba a su favor deja otra lectura crucial para las ocho carreras que quedan: Hamilton empieza a estar más cerca de ponerse líder, pero Vettel es una sombra constante que no le deja respirar. Si algo ha demostrado esta carrera, por encima de todo, es la tremenda igualdad que va a seguir existiendo entre estos dos pilotos.

 

Pero si la batalla por la victoria ya ha sido de infarto, el resto de la carrera ha dejado momentos caóticos a lo largo de toda la parrilla. Daniel Ricciardo terminó tercero, no tanto porque Red Bull tuviera un gran ritmo, sino por cómo ha aprovechado una maniobra al límite sobre Valtteri Bottas y Kimi Raikkonen para llevarse su sexto podio de la temporada. Los dos finlandeses, con Raikkonen por delante, completaron la cuarta y quinta posición en una jornada estelar para Nico Hulkenberg, sexto con un Renault cada vez más entonado. En esa batalla bien podrían haber terminado los Force India, pero Esteban Ocon y Sergio Pérez volvieron a chocar en pista y frustrar otro resultado brillante. Provocaron el único Safety Car del día, –que a su vez le dió a Vettel más opciones para atacar a Hamilton–. Es ya la cuarta vez que se tocan este año, con Pérez como gran perjudicado después de que Ocon le pinchara el neumático trasero. Las represalias internas parecen ya inevitables.

Alonso se harta de Honda; Sainz brilla

“¿Qué se le pasará por la cabeza a Fernando Alonso mientras su coche no funciona?”, se preguntaban algunos este fin de semana en Spa-Francorchamps. No hizo falta hacer cábalas para obtener la respuesta, él mismo se encargó de transmitirla por la radio mientras le adelantaban varios coches en carrera. “Esto es vergonzoso, vergonzoso”, fue el primer mensaje. “No quiero que me habléis más por la radio”, siguió poco después. La guinda fue contundente. “Va a entrar Vandoorne justo delante de ti”, le dijo su ingeniero. “Es la p**** única forma de adelantarle hoy”, respondió. Que Alonso alzara hoy tanto la voz contra Honda se explica por lo que ocurrió en las primeras vueltas: del 10º lugar donde salía llegó a ponerse 7º en la primera vuelta, atacando incluso a los Red Bull. 10 minutos después, su motor se hundía en las rectas y cayó otra vez fuera de los puntos. Hoy, quizá definitivamente, parecía cristalizarse una unión imposible de Alonso con McLaren… mientras sigan con este motor.

Pero no todo fueron caras largas en el bando español, porque Carlos Sainz se encargó de cumplir con aquella promesa que anunciaba el jueves de que “sólo me valen carreras perfectas a partir de ahora”. La de hoy, indudablemente, encaja con este perfil que describía. Tenía todo en contra, tanto una complicada 13º posición de salida como unas rectas y curvas rápidas de este circuito que mataban a la aerodinámica de su coche. Pero Sainz no entiende de imposibles: se empeñó en hacer una única parada, conservó bien los neumáticos e impuso un ritmo sobresaliente al final que le dejó 10º en meta. A la vista de las circunstancias, un resultado de oro que engrosa su gran éxito personal de este 2017: siempre que acaba una carrera, lo hace dentro de la zona de puntos. Y ahora sí, también cuando todo apunta al desastre.

 

La Fórmula 1 se despide de Bélgica y llega la semana próxima a Italia para cerrar la gira europea. El mundial, apretado en todos sus frentes, cristaliza una batalla cada vez más impredecible entre Hamilton y Vettel. Mercedes ha salvado bien ‘su territorio’ en esta carrera, pero Vettel no se despega ni en los sitios más difíciles para su coche. De algún modo, la misma metáfora que acompaña a Alonso: incluso cuando consigue maquillar las carencias de su coche para luchar con los grandes, resurge la pesadilla del motor Honda. La decisión, que debería llegar en septiembre, empieza a adquirir otra vez tintes claros de divorcio.

Vía Elconfidencial.com

Share

  2 Responses to “Carrerón en Spa: Hamilton aguanta a Vettel y pone picante al Mundial; Sainz puntúa y Alonso ya se harta”

  1. Que lo diga ya, que el año que viene se va a Haas, al menos para hacer algo, porque si sigue con los mierdas de los japos volvera a quedar a la cola de la parrilla.
    He puesto Haas porque ya no está Minardi, que sino…

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)