Sep 202016
 

"Físicamente fue muy duro, no tuve nada de agua en el coche", cuenta el danés, que aún así pudo devolver a Renault a los puntos

img_6286Lo avisábamos en la previa del gran premio. La exigencia física de Singapur para los pilotos es una de las más elevadas del temporada. Tuvieron que soportar durante dos horas condiciones cercanas a los 30ºC, al 70% de humedad y sin una gota de viento. Y, por si esto fuera poco, para uno de ellos, Kevin Magnussen, el desafío lo fue aún mayor: ¡no pudo beber agua en toda la carrera! Y aún así, el danés se las arregló para terminar en los puntos por segunda vez este año.

Si normalmente se pierden tres kilos de sudor durante la prueba, una de las más largas del campeonato, el de Renault tuvo que superarlos con creces al no ingerir líquidos. "Físicamente fue muy duro, no tuve nada de agua en el coche, así que era bastante difícil. No sé cuál fue el problema, no sé si es que no había agua o la botella falló, ¡pero el equipo me debe una bebida! Al final sólo tenía que quitármelo de la cabeza y seguir adelante", cuenta con sentido del humor en ‘Autosport’.

Una magnífica salida, en la que ganó cinco plazas, y una estrategia perfecta de dos paradas, le permitieron regresar al Top 10: "Tuve un gran comienzo y luego la clave fue la estrategia. Con un poco más de velocidad punta tal vez podríamos haber atrapado al Toro Rosso (Kvyat) y al Force India (Pérez) al final. Pero aún así, estoy muy feliz. El equipo hizo un muy buen trabajo durante el fin de semana y todos se lo merecen". Si su décimo tuvo mérito, sabiendo todo lo que sufrió en su cockpit, hay que multiplicarlo por dos.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)