May 092012
 

 Treinta años evocando al genio

El 8 de mayo de 1982 sufrió un accidente mortal en Zolder. Su talento, aun sin títulos, le ha hecho ser considerado uno de los grandes de la historia. Gilles Villeneuve  no dejaba indiferente cuando se ponía al volante. Le amaban o le odiaban. Fuera de la pista, la mayoría le adoraba. Educado, tímido, leal, familiar… se transformaba en carrera y en su mente sólo existía la victoria. En su pilotaje no había sitio para vueltas sin exprimir el monoplaza. El príncipe de la destrucción, como le llamaban en Ferrari por su afán de buscar los límites, fue un piloto especial, el rey sin corona de la historia de la F-1. Título que sí logró su hijo Jacques en 1997.

A los siete años, Gilles se sentaba en el regazo de su padre, Seville, mientras éste conducía y soportaba unos gritos que siempre pedían adelantar. Poco después ya lo llevaba él. Eso sí, de pie para llegar a los pedales y ver por el cristal. Después llegó el cortacésped y a los doce descubrió las motos de nieve, donde llegó a ser campeón del mundo. Y, por supuesto, su amor por los helicópteros.

Su vida dio un giro en 1976 cuando en una cita de la Fórmula Atlantic corrió James Hunt, futuro campeón de F-1 ese año. Al acabar, Hunt llamó a Teddy Mayer, jefe de McLaren y le dijo: "Me ha ganado un piloto local. Entraba en las curvas derrapando y se mantenía deslizando el tren trasero sin desviarse de la trazada. No hay nadie en la F-1 capaz de hacer algo así. Tienes que ficharle, no harás mejor inversión en tu vida. Su nombre es Gilles Villeneuve". Mayer le firmó un precontrato y debutó con McLaren en el GP de Gran Bretaña de 1977, pero Enzo Ferrari se lo llevó a la Scuderia.

Su vida en la F-1 estuvo ligada al patrón rojo que le adoraba. Con Ferrari se convirtió en mito. Una leyenda que se resume en el duelo que libró con Arnoux por ser segundo en el GP de Francia 1979, en Dijon. Una batalla de tres vueltas rueda a rueda sin miedo al peligro que ganó, claro, Gilles. En Zolder 82 nos dejó y voló hacia el cielo.

martes, 8 de mayo de 2012

La 'traición' de Pironi le llevó a pasar el límite

GP de San Marino 1982. Los Ferrari de Villeneuve y Pironi lideraban sin oposición tras el abandono de los Renault y la ausencia de Lauda. Para divertir al público, los pilotos de la Scuderia se pasaron un par de veces hasta que en el muro apareció un cartel: 'Slow' (lento). El canadiense entendió como el resto que era el fin del espectáculo y que debían mantener las plazas, pero Didier le pasó en la última vuelta y ganó…

Gilles se enfadó de forma superlativa por lo que tomó como una gran traición del galo y del equipo. Tras dos semanas llegó a Zolder. En los entrenamientos, Pironi le aventajaba en una décima y Villeneuve quiso darle una lección. En el camino se encontró al lento March de Mass. Ambos giraron simultáneamente el volante a la derecha y la rueda delantera del 126C2 tocó la trasera del alemán a 270 por hora. Voló con tal violencia que al estrellarse en el suelo se rompieron los arneses y el cuerpo de Gilles salió despedido contra las protecciones, sufriendo lesiones irreversibles en la cabeza.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)