Mar 282017
 

Las claves de Melbourne: ¿Fallo de Mercedes o acierto de Ferrari?

Sebastian Vettel consiguió el triunfo en la carrera inaugural de la temporada 2017 de Fórmula 1 a pesar de, teóricamente, no contar con el vehículo más rápido. ¿O sí?

La temporada de Fórmula 1 comenzó. Una nueva era con unos vehículos más agresivos y más rápidos, pero manteniendo las características mecánicas de la era híbrida, lo que hacía prever una continuidad en el dominio de Mercedes. Sin embargo, ganó un Ferrari, lo hizo sin la aparición de incidentes mecánicos o accidentes, por puro ritmo de carrera y un acierto en la estrategia.

VETTEL – HAMILTON

Pero… ¿Fue un acierto de Ferrari o se limitaron a recoger los frutos del error de Mercedes? Lo cierto es que Hamilton no empezó la prueba con mucha seguridad. A pesar de que el de Mercedes consiguió mantener la primera posición tras la salida, no logró abrir un hueco con el resto de rivales y en este caso no estaba el segundo piloto de Mercedes para protegerlo.

Vettel comenzó a acosar a Hamilton, rebajando sus tiempos por vuelta y poniéndose en zona de DRS. En Mercedes pudieron interpretar esto entendiendo que Vettel estaba matando sus neumáticos, señal de que iba a entrar de forma inmediata. Esto, unido a los mensajes de Hamilton quejándose continuamente de la falta de agarre y el miedo a que en Ferrari adelantaran la parada para intentar ganar posición la conocida maniobra del 'undercut' precipitaron el paso por boxes de Lewis Hamilton en la vuelta 17.

En ese momento surgió la incógnita de si Vettel podría rodar más rápido con las últrablandas usadas que Hamilton con las blandas nuevas, duda que se disipó rápidamente cuando Lewis marcó un 1'27''551 por el 1'28''118 de Vettel, lo que dejaba en una posición ventajosa a Hamilton. Sin embargo, el precipitar la parada provocó que Hamilton se encontrara en pista con el Red Bull de Max Verstappen.

Lo que en 2016 hubiera sido un adelantamiento muy fácil debido a la diferencia entre un compuesto nuevo y uno usado, este 2017 se tradujo en pesadilla para Hamilton. El de Mercedes no pudo hacer nada por consumar el adelantamiento, a pesar de contar con la mejor unidad de potencia de la parrilla y tener disponible el DRS. Vuelta tras vuelta, Hamilton se veía bloqueado rodando en tiempos de 1'28'' e incluso 1'29'' alto mientras Vettel se mantenía en 1'28'' bajos.

Cuando Vettel abrió el hueco suficiente, Ferrari no se lo pensó y llamó a boxes al alemán, seis vueltas después de Hamilton. Todo debía salir a la perfección o la maniobra no habría valido de nada. Y todo salió bien, aunque no por un amplio margen. Sebastian salió justo por delante de Hamilton y también de Verstappen, que no se lo pensó dos veces e intentó meterle el morro mientras Vettel adolecía de neumáticos fríos. Pero el alemán aguantó y no tardó en generar espacio. Para cuando Verstappen decidió entrar a boxes, el hueco entre Vettel y Hamilton era mayor de dos segundos.

Con aire limpio era fácil predecir que ahora sería Hamilton el que comenzaría a acosar a Vettel, justo lo contrario de lo que ocurrió al principio de la carrera, sin embargo, cada vuelta rápida de Hamilton era contestada rápidamente por el de Ferrari, un Hamilton que veía impotente como Sebastian se escapaba décima a décima hasta que amasó una cómoda ventaja de entre seis y diez segundos, esencial para no llevarse ningún susto con los doblados. Vettel condujo a su primera victoria del año mientras Hamilton sufría.

BOTTAS – HAMILTON

Y el sufrimiento fue evidente cuando a final de carrera se vio atrapado por su compañero de equipo, que debutaba con Mercedes en esta carrera, un compañero de equipo que sin embargo no fue capaz de mantener el ritmo de Hamilton al comienzo de la carrera pero que no tuvo los problemas de tráfico que si sufrió el alemán.

En las últimas vueltas de carrera, mientras Hamilton sufría y se mostraba incapaz de mantener el ritmo de 1'27'' bajos, Bottas si podía y comenzó a acercarse peligrosamente a Lewis. Sin duda todas las habladurías surgidas durante el invierno sobre si Bottas iba a estar a la altura de Lewis funcionaron como un excelente catalizador de motivación. Valtteri se fue creciendo vuelta a vuelta, y aunque es fácil pensar que Mercedes no hubiera permitido ningún intento de adelantamiento, al finlandés le bastaba con acabar lo más cerca posible. Bottas se permitió el lujo de marcar su vuelta rápida, 1'26''593, en el penúltimo giro, metiendo un segundo a su compañero de equipo.

La carrera finalizó con Bottas a solo 1,275'' de Hamilton, un Lewis quizás desmotivado al comprobar que no podía alcanzar a Vettel, o quizás con unos neumáticos algo quemados tras forzar la máquina al comienzo del relevo tratando de adelantar a Verstappen. Aunque esto deja un balance de una muy buena carrera del finlandés lo cierto es que Hamilton fue apabullantemente más rápido al comienzo de carrera, con un ritmo de 1'28'' alto mientras Bottas no podía quitarse de encima los 1'29''. ¿Buena carrera de Bottas o mal final de Hamilton?

VERSTAPPEN – RAIKKONEN

No guardará buen recuerdo de esta prueba Kimi Raikkonen. No es plato de buen gusto cuando tu compañero de equipo gana la prueba y tú pasas desapercibido, no estando siquiera cerca del podio. Aunque durante el comienzo de la carrera dio la impresión de que Bottas y Raikkonen podría mantener un bonito duelo, el finlandés de Ferrari no aguantó el empuje de su compatriota y acabaría teniendo un duelo por mantener la posición en lugar de por ganar un puesto.

Dicho duelo fue con Max Verstappen, el piloto de Red Bull que sin Ricciardo en pista, cuesta poner su carrera en perspectiva. Lo que sí es innegable es que Raikkonen tuvo un mejor comienzo que el neerlandés, que fue continuamente más rápido al menos hasta el cambio de neumáticos. Mientras en Ferrari optaron por ir a lo seguro y montaron neumáticos blandos (a pesar de que Kimi había realizado casi la mitad de carrera con ultrablandos) en Red Bull se decantaron por completar las últimas 32 vueltas de carrera con neumático superblando.

Esta decisión no tardaría en dar sus frutos, pues mientras Kimi tenía problemas para alcanzar los 1'27'', Verstappen rodaba plácidamente en ellos e incluso rozaba algún 1'26'' alto. La distancia fue disminuyendo vuelta a vuelta hasta el punto de que se daba por hecho de que se iba a vivir un vibrante duelo en las vueltas finales por la cuarta posición.

Sin embargo, Kimi despertó a tiempo, y en la vuelta 53 comenzó marcó un 1'27'' bajo que cortaba la racha de disminuir la diferencia que había mantenido Verstappen. Incluso Kimi marcaría su propia vuelta rápida en 1'26''538 mientras Max adolecía de problema de desgaste de frenos y decidía levantar el pie, rodando de forma notablemente lenta en las últimas vueltas de forma que lo que estuvo cerca de ser un duelo acabó en línea de meta con una diferencia de seis segundos.

SAINZ – KVYAT – PÉREZ

Carlos Sainz y Daniil Kvyat optaron por estrategias opuestas condicionadas por las diferentes situaciones de carrera. Tras la salida, Sainz logró mantener su posición original mientras que Kvyat cedió ante el empuje del Force India de Pérez, que pasaría acto seguido a atacar a Sainz. Sin embargo, el mexicano no podía con el Toro Rosso y Sainz se mantenía cómodo rodando en 1'30'', en tiempos muy similares a los de Kvyat.

En la vuelta 17, en Force India intentaron hacer el 'undercut' sobre Sainz, que trató de defenderse parando en la vuelta siguiente. Aunque Carlos Sainz volvió a pista por delante de Pérez, al tener los neumáticos más fríos nada pudo hacer por mantener la posición, logrando Pérez su propósito. Mientras, Kvyat, ajeno a esta batalla, se mantenía en pista alargando su relevo con los ultrablandos.

Y lo alargó hasta rozar lo absurdo, ya que a pesar de ser un juego ya utilizado en clasificación, Daniil no paró hasta que completó la vuelta 34 de las 56 a las que estaba programado el Gran Premio, parando además no por que los tiempos decayesen, sino para sacarle más partido al siguiente juego de neumáticos, que por imposición de Pirelli y la FIA, no podía volver a ser un ultrablando. Kvyat, que había logrado ser ligeramente más rápido que Sainz mientras ambos coincidieron en pista con ultrablandos usados y blandos nuevos, entró en boxes para montar neumáticos superblandos.

En ese momento, Kvyat le lograba recortar a Carlos casi un segundo por vuelta hasta darle alcance. El de Toro Rosso no solo tenía ritmo para pasar al piloto español, sino que daba la impresión de poder adelantar cómodamente a Sergio Pérez, motivo por el que en Toro Rosso dieron orden a Sainz de facilitar el adelantamiento a Kvyat. Algo que ocurre en la vuelta 41 y que le cuesta a Sainz dos segundos de tiempo, ya que en esa vuelta en lugar de marcar el 1'29''0 de anteriores giros marcó 1'31'', mientras, Kvyat en 1'28'' medio se lanzó a por Pérez para intentar ganarle la séptima posición.

Desafortunadamente para el piloto ruso, en Toro Rosso detectaron un problema en el depósito de aire comprimido, mandando a Kvyat a boxes para rellenar ese depósito, una parada que dentro de lo malo, solo le costó el no poder luchar con Pérez y el perder la posición con Sainz. Pese al contratiempo, en Toro Rosso no renunciaron a ganarle la posición a Pérez, y tras detectar que Pérez rodaba lento, quizás ahorrando combustible, le pidieron a Sainz que apretara al máximo para darle alcance.

Sainz no tardó en darle alcance ya que incluso llegó a recortar 3'' por vuelta, pero justo cuando Sainz se pegó a su trasera, Pérez volvió a rodar a buen ritmo, pasando de 1'31''5 a 1'28''4, por lo que a pesar de rodar las últimos dos vueltas tras el mexicano, Sainz no pudo siquiera intentar el adelantamiento, menos con Pérez marcando su vuelta rápida en el último giro.

Vía Cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)