Oct 012018
 

De órdenes de equipo, adelantamientos, tetracampeones del mundo de Fórmula 1, pilotos del futuro y claro… Fernando Alonso

¿Lewis is faster than you?

Pues no, no era más rápido que Bottas en esta carrera el campeón del mundo Lewis Hamilton, no salía desde la pole, ni había hecho una excepcional salida, pero…lo cierto es que las órdenes de equipo llegaron y el inglés ganó la carrera. Lo hicieron diciéndole a Bottas donde tenía que dejarse adelantar y todo, sin más historias. Y dando razones al finlandés. No pasa nada, bien hecho, inteligente, a mí no me gusta, pero ahora tienen 50 puntos en el Mundial.

El malo y el tonto

Dijo Toto Wolff que prefería ser el malo de la película el domingo de Sochi que el tonto el domingo de Abu Dhabi. Pues muy bien. Eso está bien, lo que no lo está tanto es esas caras compungidas, esas historias, esos lamentos, ese Hamiltonabrazando a Bottas como si le hubiera pillado un coche a su gato… Toto al fin fue sincero, mire usted, que diría aquel, que Hamilton es nuestro hombre. Y ya está.

Amigo Seb…

Claro que si Vettel hubiera sido aquel que deslumbraba con un escape soplador, digo con un Red Bull, pues la cosa no hubiera tenido historia. Pero a Vettel le pasó Hamilton como un cohete tras dos intentos y aún está buscando el Mercedes del campeón. Eso sí, después antes las cámaras mostraron los neumáticos del coche de su rival y los suyos para que viéramos que de ampollas… ná.

Leclerc y Verstappen, el futuro

Los dos hombres del día, con permiso Mr. Hamilton, porque Leclerc fue el mejor de la serie B y Verstappen remontó mil puestos adelantando a cien mil coches, salía penúltimo y terminó quinto. Puro espectáculo. El año que viene nos vamos a divertir con este par, suyo es el futuro.

El golpe invisible a Sainz

Aunque en ese porvenir soñado también podría/debería/ tendría que estar Carlos Sainz. Con más suerte que en Rusia donde se le ve extraño al madrileño, donde le pasan cosas, como que Sirotkin le destrozase medio coche y él ni se diera cuenta, golpe invisible, hasta que llegaron tres curvas más y vio que el Renault, ya de por sí regular, se volvía inconducible. Rusia. Venga, vámonos a Japón. Ya.

Alonso, qué pena de vasallo…

Y así llevamos años, esperando al buen señor que haga de Alonso lo que realmente es, un piloto de época. Y esperando nos vamos a Le MansIndy o dónde sea porque la Fórmula 1 será recuerdo para el asturiano ya el próximo año, a no ser que vuelva (nunca se sabe). Pero en Rusia el astur no pudo hacer casi nada con un coche tan pobre. Por favor, déjenle un coche bueno, aunque sea para Abu Dhabi

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)