Mar 042012
 

El diario de Fernando

A Fernando Alonso le falta tiempo. Se le hacen cortas las 24 horas del día. En estas últimas fechas, una jornada se le está uniendo a la siguiente. La Scuderia está  viviendo en la recta final de una de las pretemporadas más complejas de Ferrari en los últimos años y el asturiano, por su parte, está echando el resto en estos días decisivos. Pese no haber rodado aún en Montmeló -comienza hoy- , lleva dos jornadas intensas de trabajo en las que a las ocho de la mañana ya está en el gimnasio -dedica unas tres horas a la preparación física, para luego volcarse de forma total y absoluta en el trabajo con el F2012, marchándose  al hotel a las once de la noche tras doce horas en el circuito.

El asturiano está volcado en todos y cada uno de los detalles en la compleja puesta a punto del F2012, un monoplaza que ha abierto en Ferrari nuevas vías de evolución frente al del pasado año, lo que está obligando al equipo a una brutal carga de trabajo encabezada por el propio Alonso. Y no solo en el circuito catalán. En Maranello, pasa casi tanto tiempo en el simulador como en la cama. En Montmeló, en esta última tanda de entrenamientos, el hotel lo pisa unas pocas horas.

Ritmo frenético hasta para actos promocionales

El ritmo de Alonso está siendo frenético porque además se han sumado diferentes actos promocionales a su trabajo con el F2012,  El Confidencial ha podido conocer parte de su reciente agenda de trabajo, que está siendo realmente trepidante

Ayer, mientras Felipe Massa  rodó en la pista, Fernando completó su rutina física, para a partir de las once, encerrarse con su su equipo durante todo el día para estudiar los datos recogidos con el vehículo del brasileño en el día de ayer, cuya sesión siguió minuciosamente con su equipo. Nuevamente, doce horas en el box para dar su opinión sobre cada una de las 105 vueltas que dio su compañero. Entre medias, incluso sacó tiempo para, junto con Stefano Domenicalli, grabar con su propio móvil a los rivales desde una curva para su posterior análisis.

Ferrari seguía ayer rodando con diferentes sistemas de toma de datos y, a pesar de las voces que ponen en entredicho la competitividad del F2012, la realidad es que el nuevo monoplaza italiano es todavía una incógnita.

Mientras McLaren, Mercedes y Red Bull ya han realizado simulacros de carrera desde los pasados entrenamientos. Ayer, desde el equipo austríaco, Webber apuntaba con cierto optimismo a un programa de pretemporada relativamente avanzado  que está cubriendo gran parte de los objetivos, aunque destacó la importancia de los tres días restantes, por ser los últimos antes de Melbourne La sensación que desprendía ayer el australiano era de contenida satisfacción, aunque también apuntó que esperaba una primera carrera en Australia más igualada que la del pasado año. Desde  Ferrari, de nuevo, la discreción sobre el trabajo de ayer fue prácticamente total.

Vía elconfidencial

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)