Mar 032017
 

Así lo afirma su amigo y excompañero De la Rosa 

Foto: Pedro de la Rosa, este miércoles en el circuito de Montmeló.Una conversación a pie de pista con Pedro de la Rosa da para mucho. El aprendizaje adquiere un nivel superi"or cuando, de repente, se une a la conversación Horner y Jos Verstappen.

Llega el McLaren de Fernando Alonso al final de recta. De repente, una enorme apurada de frenada se envuelve en una gran nube de humo. Pedro Martínez de la Rosa sonríe. Luego, sube a la zona cercana que permite controlar el final de recta y la curva cinco, en la parte opuesta. Vuelve Alonso, que de nuevo entra hasta la cocina en final de recta. Ahora es un latigazo impresionante de la parte trasera. A boxes, vuelta lenta a la pista, un nuevo ataque en la curva 1, y otro latigazo que controla con nervio. El proceso se repite con otra cruzada dos vueltas después. “Fernando está pilotando con rabia”, explica Martínez de la Rosa.

[McLaren habla con Renault, el rumor estrella en Montmeló]

Un año más, El Confidencial acompaña al piloto español en Montmeló para recoger sus impresiones pegado al asfalto. En esta ocasión, con el valor adicional de descubrir el comportamiento de una nueva generación de monoplazas. “El McLaren es un monoplaza mucho más nervioso de lo que me esperaba”, sentencia De la Rosa. Parece que no se trata solo del motor.

Javier Rubio y Pedro de la Rosa en plena conversación.

Javier Rubio y Pedro de la Rosa en plena conversación.

"En algo más de cinco minutos lleva varios trallazos"

Tras dos días frustrantes, el McLaren parecía estar en condiciones de rodar más. En el tiempo que De la Rosa sigue a los monoplazas, Alonso está haciendo tandas de cuatro giros como máximo. “He visto trabajar a Fernando al volante más de lo que me gustaría en un segundo día de pretemporada”, explica dando forma a las sensaciones que le dejan observae los giros del McLaren. “Es un monoplaza que vemos muy inestable en la curva uno, y en la cinco. Bloqueando la rueda delantera al entrar en la 1, con esa nube de humo. Y luego con la rueda trasera y el sobreviraje en varias ocasiones al salir de ella…”.

“A Fernando se le nota ya luchando”, explica De la Rosa, quizás en parte por la frustración de haber rodado tan poco hasta el momento. Pero “el coche no parece ir bien y a él se le ve con muchísimas ganas porque ningún otro piloto en la pista está atacando tanto. Aún no he visto a ninguno jugándose las entradas en curva, que es el punto de más débil, buscando dónde está el límite del coche. Llevamos cinco minutos aquí y le han pegado ya varios trallazos”. Al subir la famosa curva 3, Alonso también debía ahuecar.

Como el jinete con el caballo de carreras

“Ya está llevando el coche a su límite en las condiciones actuales", descifra, "élsabe que el coche se le va a ir, pero lo ha hecho tres veces seguidas, y aún así lo provoca, quiere que el coche llegue a ese límite. Y se le nota que lo está haciendo antes que nadie. Porque si lo haces a final de recta tres veces consecutivas viendo los trallazos, es que debes tener mucho control del coche. Esto lo haces una vez.. Lo haces una segunda… Pero a la tercera estás en la grava. Por eso, hacer esto varias veces a final de recta frenando desde 320 km/h… No ha dado muchas vueltas con este coche y ya le ha cogido el límite. Es como un jokey que quiere coger al caballo de carreras fuerte por la brida para dominarle bien”.

De la Rosa, Verstappen y Horner en Montmeló.

De la Rosa, Verstappen y Horner en Montmeló.

De la Rosa matiza que “el coche está todavía en plena puesta a punto. Sales a la pista y si no puedes dar muchas vueltas seguidas como es su caso y has de generar rápido temperatura, a lo mejor el neumático no está en su punto óptimo. A veces las cosas son más complejas de lo que parecen”, apunta para recordar las circunstancias y atenuantes para el MCL32. "McLaren no tiene la fiabilidad aún para hacer un entrenamiento bien estructurado, tienen que hacer cada vuelta sin saber si habrá otra. Fernando es el de siempre, el McLaren, más nervioso de lo que me esperaba con estos neumáticos, el motor Honda se le oye muy parecido al del año pasado”.

"Fernando debe estar enfadado, ¿eh?"

De repente, llega Christian Horner en un ciclomotor para observar los monoplazas y empiezan a charlar. Poco más tarde se une Jos Verstappen, el padre del piloto de Red Bull. Pasa Alonso de nuevo: “Fernando debe estar enfadado, ¿eh?”, dice Horner con una sonrisa al ver al español. Por cierto, tanto este como Verstappen opinan que el Red Bull y el Ferrari están a un nivel muy parecido, aunque parece que el monoplaza italiano lleva menos carga de combustible en estos momentos. Ambos creen que el Mercedes es superior, y también Hamilton respecto a Bottas. Horner también le dice algunas palabras muy positivas sobre Carlos Sainz.

Vuelve De la Rosa. “El Ferrari tiene muy buen aspecto, se le ve ágil en curva, aunque también puede estar rodando con menor carga de combustible. Pero me ha encantado, es muy ágil, pero quizás tengan algunos kilos de menos. Y aún así funciona muy bien”. Pasa Alonso con Sainz pegado por detrás. El McLaren para y se quita de enmedio. “Mira, le ha dejado pasar, Se ha notado, ¿eh?”, dice De la Rosa con una sonrisa, “te das cuenta que es Carlos el que llevas detrás y dices: “Espera que te dejo pasar…”.

"Mercedes exige al neumático más que otros"

El comentarista de Movistar también está haciendo su trabajo. “Esto es fundamental para luego comentar, voy teniendo las cosas más claras”, explica al cabo de un buen rato de observación. Y está impresionado con Mercedes. “Aquí en la curva 1 y 2, aparte del ruido del motor, se escucha el trabajo del neumático, se ve por ello que es el único único coche que está haciendo trabajar el neumático más que nadie. Es cierto que lleva ahora el blando, pero hace sonar el neumático porque lleva una carga aerodinámica grande, le exige a la goma más que cualquier otro. No ha hay que ser un fenómeno para decir que es el coche a batir”.

Pedro observando el paso de los monoplazas.

Pedro observando el paso de los monoplazas.

Al margen del rendimiento de cada monoplaza, ¿qué piensa De la Rosa de esta nueva generación de monoplazas? “Me encantan, a mí me gustan mucho, es un cambio en la buena dirección. Pero sigue faltando sonido. Si le ponemos algún pero, aquí estamos hablando pegados a la pista según van pasando los coches y esto antiguamente no era posible".

"¡Buahh, cómo va el Ferrari…!"

A nivel estético, "viéndoles con el paso por curva se ha tomado la dirección correcta. Lo que no entiendo es porque se ha permitido la aleta de tiburón. Se prohibió en su día porque era realmente fea. El Mercedes es precioso, y el hecho de que no lleve la aleta de tiburón (en el tiempo que rodaba Hamilton en pista) le hace más atractivo si cabe". Sin embargo, De la Rosa insiste. “Echo de menos el sonido, la vibración, la emoción, el chillido de un V8 y, si me apuras, de un V10”.

Volviendo a la estética, “el Toro Rosso y el Mercedes son los que más me gustan”. Sin embargo, hay algún reproche inicial para el monoplaza italiano. “Es cierto que Carlos está haciendo tandas largas, pero en curva se le ve algo inestable. Es una apreciación muy subjetiva. El Mercedes, sin embargo, es espectacular…”. De repente, pasa Sebastian Vettel, y el propio De la Rosa interrumpe él mismo: "¡Buahh, cómo va el Ferrari…!". De bien. Quién sabe que puede pasar este año…

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)